BTS: los soñadores que conquistaron el mundo

Foto: Frank Micelotta/PictureGroup.

BTS: los soñadores que conquistaron el mundo

– Edición 491

Foto: Frank Micelotta/PictureGroup.

Máximos representantes del fenómeno K-pop, los siete integrantes de la agrupación han protagonizado una revolución en las formas de consumo cultural alrededor del mundo, pero también han estado en el centro de una toma de conciencia sociopolítica e identitaria por parte de la generación que conforma el grueso de sus seguidores

El verdadero amor inicia con el amor propio.
—RM (Kim Nam-joon, 김남준)

El 15 de octubre de 2022 el segundo puente más largo de Corea del Sur, el Gwangan (광역시), lució un peculiar tono morado, característico de un grupo de jóvenes que revolucionaron la industria del K-pop. El camino iluminado dirigió a los transeúntes hacia el Busan Asiad Main Stadium, donde esta banda se despidió de los escenarios.

Pero durante los nueve años previos a ese concierto que reunió a más de 100 mil personas de diversas nacionalidades, estos siete jóvenes lograron consolidarse como referentes mundiales de la cultura pop, actores con una fuerte influencia en la economía de su país, iconos de la moda y, sobre todo, se convirtieron en modelos a seguir para miles de simpatizantes alrededor del mundo. La historia que cuentan tiene como ingredientes principales el amor propio y la esperanza; tal es su efecto que, en 2018, la revista Times los nombró “líderes de la próxima generación”. Ellos han redefinido el mundo del K-pop. Ellos son BTS.

Todo comenzó en 2013, cuando grandes nombres de la industria musical surcoreana, de la talla de Psy (Park Jae-sang, 박재상) —autor del éxito “Gangnam Style” (강남스타일)—, BigBang (빅뱅) y Exo (엑소), se disputaban los primeros puestos en los rankings de popularidad, tanto en Corea del Sur como a escala internacional, en espacios como  Billboard Hot 100. Fue entonces cuando siete adolescentes se atrevieron a soñar con compartir y sanar a otros con su música. El camino para convertirse en ídolos estuvo lleno de obstáculos, críticas e incertidumbre, pero según lo han entendido sus ARMY, como se conoce a sus fans alrededor del mundo, el corazón de esta agrupación siempre ha predicado la perseverancia y la superación constante.

Los chicos a prueba de balas

Bangtan significa resistir las balas, bloquear los estereotipos,
la crítica, las expectativas (impuestas).
—J-Hope (Jung Ho Seok)

En junio de 2013, los reflectores centraron su atención por primera vez en RM (Kim Nam Joon), Jin (Kim Seok Jin), SUGA (Min Yoon Gi), J-Hope (Jung Ho Seok), Jimin (Park Ji Min), V (Kim Tae Hyung) y Jungkook (Jeon Jung Kook). Los siete jóvenes integraron la banda BTS, o Bangtan (방탄) Sonyeondan (소년단), cuya traducción al español es cercana a “Los chicos a prueba de balas”.

Su historia empezó como un sueño. Así la describe RM (Rap Monster), el líder de la banda. Convertirse en un ídolo de la música coreana es un proceso meticuloso y extenuante para algunos. Las empresas de entretenimiento, a través del trabajo de scouting que hacen en las calles, o por medio de un sistema de audiciones, deciden acoger como aprendices a adolescentes que entrenan durante periodos de duración variada, que va de uno a diez años. El objetivo es convertirlos en influenciadores de masas; sin embargo, el tiempo de entrenamiento no les asegura que vayan a tener un espacio en los escenarios.

El caso de BTS es extraordinario porque, a diferencia de otras bandas en las que se elige a quienes conformarán la agrupación entre un puñado de aspirantes, Bangtan se formó alrededor de RM, quien entonces tenía 15 años. Se trataba de un joven prodigio que se construía un nombre en la escena callejera del hip-hop valiéndose de sus rimas, junto con ZICO (quien se convertiría en líder de la agrupación Block B): dos adolescentes que compartían el anhelo de ser reconocidos por su arte.

RM audicionó como solista para la compañía Big Hit (hoy conocida como Hybe) y Bang Si-hyuk, el director general, se comprometió a crear una agrupación que acompañara su talento. Al comienzo, RM formó parte de una banda de seis raperos, pero afortunadamente para su destino, la agrupación se desintegró, lo que orilló a Bang Si-hyuk a reclutar a más personas. El primero en llegar fue SUGA, quien inicialmente firmó con Hybe como productor musical y no fue sino hasta que el CEO de la compañía lo convenció que Min Yoon Gi aceptó dejar las bambalinas para rapear frente a las cámaras.

Los grupos de K-pop se caracterizan porque cada miembro tiene un rol específico que debe cumplir. En el caso de Bangtan, la integración del resto de los miembros tuvo el propósito de satisfacer las necesidades de la industria. J-Jope, bailarín del grupo, llegó tras ser botado por JYP Entertainment; Jin, un recién graduado de la preparatoria, fue reclutado en la calle por su apariencia física; Jungkook, con tan sólo 14 años, causó gran impresión en varias empresas como JYP y Cube Entertainment tras su participación en un reality show llamado Superstar K, pero eligió Hybe porque su sueño era trabajar con RM; V fue a la audición de Big Hit a acompañar a un amigo, pero él resultó elegido; a Jimin, por su parte, desde pequeño le interesó el baile, y a los 16 años audicionó para Hybe, convirtiéndose en el aprendiz con menor tiempo de entrenamiento, tan sólo un año.

Hoy en día, BTS es conocido por ser la banda de K-pop más grande de la historia de la industria musical, con más de 873 mil copias de álbumes vendidos en el primer trimestre de 2022; además, ha sido la primera banda de música coreana nominada al premio Grammy. Pero este grado de popularidad no lo alcanzaron de la noche a la mañana; de hecho, el éxito de los intérpretes de “Dynamite” (2020) no llegó sino hasta cuatro años después de su debut, tras presentarse en los American Music Awards, acontecimiento que les permitiría posicionarse dentro del mercado estadounidense y dominar la industria del retail a escala internacional.

Kim Hong-Ji / Reuters

Un comienzo atropellado

[…] tienes miedo de dejar la escuela, ¿verdad?
Crece, sólo eres palabras, tienes una mentalidad frágil, niño.
¡Para! Pregúntate: ¿alguna vez lo has intentado lo suficiente?
—“No More Dream” (2013)

Bangtan Sonyeondan debutó con la canción “No More Dream”, del álbum 2 Cool 4 Skool, composición que dibujó tensiones entre la sociedad coreana y los intérpretes. Su estética, inspirada en la corriente occidental del hip-hop, así como la letra de la canción, que desafiaba lo establecido y buscaba empoderar a las juventudes a seguir sus sueños, no fueron recibidas con el éxito que se esperaba. De manera desafiante, la canción inicia con dos preguntas: “¿Cuál es tu sueño? ¿Tu sueño es sólo eso?”.  A lo largo de la letra se desarrolla la idea de que los adultos suelen imponer en los adolescentes un estilo de vida determinado por la permanencia finita en una zona de confort: un estilo de vida sin espacio para los cuestionamientos, casi de autómatas.

En una sociedad que prepara a sus niños y jóvenes por más de 12 años para el Suneung (수능), el examen de ingreso a la universidad, la pieza debut de BTS generó rechazo por parte del público y limitó el consumo de sus canciones. A esto hay que agregar que el pop coreano en 2013 no era cercano al hip-hop, más bien era una mezcla de música electrónica (como el éxito “Gangnam Style”).

El choque cultural de ese primer single se convirtió en la pesadilla de los siete chicos. La presión de tener una segunda oportunidad para impresionar al público surcoreano los orilló a tomar una postura pública: “El hip-hop sigue siendo una minoría en el K-pop y hay muchos muros por tumbar para que se convierta en algo popular”, declaró entonces RM. “Mantendremos nuestra música ligera y fácil de digerir para que el público pueda acercarse y no se sienta extrañado”.

Las críticas trascendieron el mensaje de la canción y también se centraron en el aspecto físico de los Bangtan. Argumentos como “No son lo suficientemente bellos para ser ídolos” casi provocaron la salida de J-Hope, rapero y bailarín del grupo; incluso dentro de la misma industria, productores y cantantes los tachaban de tener poco talento, mientras los fandoms de otras bandas los acusaban de plagio por utilizar conceptos visuales y vestimentas similares a los de artistas ya posicionados, como Exo y BigBang.

En 2016, Big Hit comunicó el rebranding del significado detrás de las siglas BTS para aligerarlo de su connotación bélica: Beyond The Scene  (Más allá de la escena). No obstante, el ideal de seguir velando por los valores de la juventud siguió presente, así como la idea de que “las generaciones de personas jóvenes no se conforman con lo dado, sino que de forma continua progresan y avanzan, más allá de lo que la realidad les presenta”.

Miembros de la banda surcoreana BTS, el 24 de septiembre de 2018, durante un evento en la sede de la ONU para lanzar la campaña juvenil de UNICEF “Generation Unlimited”, cuyo objetivo es promover la educación, la formación y el empleo. Foto: Yonhap / EFE.

Poder de las masas y comunidad en línea

La desaprobación social del primer sencillo tuvo estragos en el ámbito mediático, ya que la promoción del grupo se vio truncada en medios tradicionales que obedecían a estereotipos y prejuicios. En este panorama incierto, Bang Si-hyuk, director general de Big Hit, aprovechó la oportunidad que ofrecían las plataformas digitales como YouTube y Twitter para acercar de manera orgánica el mensaje de amabilidad y compasión que la agrupación quería transmitir a sus fans.

Lo común es imaginar que una vez que debutas como ídolo has alcanzado el éxito. Pero la verdad es que, a partir de ese momento, todo se convierte en una lucha por la supervivencia. BTS tuvo una ventaja, y es que ya en sus comienzos, en 2011 y 2012, dieron de alta sus cuentas de Twitter (47.8 millones de seguidores) y YouTube (72.1 millones de seguidores). Esa presencia les permitió conectar con seguidores de todo el mundo, de tal forma que el septeto fue pionero en la construcción de su marca por medio de las plataformas digitales. Lo lograron  compartiendo con sus fans los “detrás de cámara” de sus proyectos, sus pensamientos y todo aquello que los inspiraba para la creación de su música. También comenzaron con lo que hoy es una práctica común en la industria musical, los “en vivo”: espacios en los que, cada semana, alguno de los miembros de la banda, o todos juntos, se conectan para platicar con los internautas.

La relación de Bangtan y sus seguidores podría describirse como la de unos amigos que, aunque no se ven, se sienten cercanos a través de la música. Los ARMY entienden la relación como un espacio seguro en el que se permiten estar en contacto con sus emociones y ser conscientes de que sentir es válido, en todos sus matices. Los integrantes de BTS siempre han apostado por mostrarse lo más auténticos posible, porque reconocen su condición de superestrellas, pero también el hecho de que son personas.

Fanáticos estadounidenses de BTS bailan antes de un concierto durante la K-Con 2014. Foto: Mark Ralston / AFP)

Estabilidad y Ola Coreana

¿Es posible un mundo sin BTS? La respuesta es sencilla: sí, pero no sería igual. La fama de la banda, en cierta medida, se debe al fenómeno conocido como la Ola Coreana (한류): la forma en que Corea del Sur busca penetrar mercados internacionales con un estilo único, vendiendo la idea de que cualquiera puede obtener un poco de su cultura a través del consumo masivo de música, películas, series, productos de belleza, entre otras cosas.

Al establecer nuevas formas que los ídolos tienen de crear comunidad con sus seguidores, BTS influyó también decisivamente en la manera en que los fanáticos generan, por su cuenta, cercanía con los artistas. Plataformas como V-Live, una aplicación que permite videollamadas en tiempo real, fueron clave para que millones de fans percibieran a los chicos Bangtan como amigos cercanos, en lugar de figuras inalcanzables.

La estabilidad de BTS como banda llegó en 2015, con el lanzamiento del álbum The Most Beautiful Moment in Life, Part 1.  Por primera vez pudieron competir contra figuras como BigBang y 2ne1, además de posicionarse en listas de popularidad internacionales. “Dope” y “I Need You” fueron las canciones que reforzaron el mensaje esperanzador de los integrantes. La perseverancia les permitió llegar lejos, pero siempre estuvieron acompañados por sus ARMY.

¿Qué significa ARMY?

ARMY es el acrónimo en inglés para “Adorables Representantes MC para la Juventud”, seguidores de BTS. Es el ejército de soñadores que busca el bien común y, sobre todo, reconoce que los grandes cambios son posibles a través de la unión y las pequeñas acciones.

La prueba más grande de compromiso entre fans y artista ha sido el apoyo incondicional que la banda surcoreana recibió tras lanzar su campaña Love Myself27 con UNICEF, en la que no sólo se recaudaron 3.6 millones de dólares, sino que además inspiró la creación de la organización no gubernamental One In An ARMY, compuesta por voluntarios alrededor del mundo que buscan ayudar a otras organizaciones con la recaudación de fondos.

El poder de los ARMY no se limita a realizar obras benéficas, sino que también se extiende a la materialización de posturas políticas. BTS se ha caracterizado por tener un sentido de responsabilidad frente a causas sociales. Esa influencia ha permeado en la organización sistemática de sus seguidores en espacios digitales como Twitter y TikTok (55.2 millones de seguidores).

En 2020, durante la campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en medio de la pandemia por la covid-19 y ante una crisis mundial de atentados contra los derechos humanos, la sociedad civil se organizó para hacer escuchar su voz. Un ejemplo es Black Lives Matter. Este movimiento logró posicionarse durante semanas en la opinión pública, y atrajo a personalidades como BTS, quienes junto con One In An ARMY lograron donar dos millones de dólares.

La organización de los ARMY también permitió sabotear el evento en Tulsa, Oklahoma, durante el rally electoral de Donald Trump en 2020. Fue a través de Twitter y TikTok que los cibernautas se organizaron para hacer frente a una de las figuras más disruptivas en cuanto a cuestiones de equidad, derechos humanos y salud pública de los últimos años. Un montón de videos y tweets comenzaron a surgir en redes sociales, invitando a reservar boletos para el mitin del entonces todavía presidente estadounidense. El resultado: un estadio vacío y el empoderamiento de cientos de miles de personas menores de 25 años que habían descubierto una nueva forma de hacer oír su voz.

Activistas de la ARMY de BTS protestan contra el cambio climático en el Centro Internacional de Convenciones de Sharm El-Sheikh, durante la Cumbre Climática COP27, en Sharm el-Sheikh, Egipto, en noviembre de 2022. Foto: Mohamed Abd El Ghany / Reuters.

El segundo milagro de Corea del Sur

En 1953, al finalizar la guerra de Corea, la nación que terminó ocupando la mitad sur de la península era inestable, corrupta y extremadamente pobre. La estabilidad llegó con el Milagro de Corea, un periodo en que las autoridades apostaron por invertir en la educación, abrir fronteras y priorizar la exportación de productos de las industrias química y metalúrgica. Este antecedente permitió la creación de las empresas chaebol (재벌), que son los grandes conglomerados empresariales de Corea del Sur, como Samsung, Hyundai y LG, que aportan 60 por ciento del Producto Interno Bruto del país.34

La popularidad de los chicos Bangtan los ha llevado a ser embajadores de las grandes compañías coreanas. Un ejemplo fue la colaboración con Samsung, que extendió el fulgor púrpura a ciudades como Nueva York y Londres, con una campaña para el celular Galaxy Z Flip 4, que giraba alrededor de la idea “Desdobla tu mundo”. La estrategia consistió en citar a los seguidores de la banda y a los simpatizantes de la marca en lugares como Times Square, en Nueva York, y Piccadilly Circus, en Londres, para celebrar juntos el lanzamiento del nuevo dispositivo y presenciar el tráiler promocional, una pieza construida en primera persona con los miembros de BTS interpretando su éxito “Yet to Come”, en el que afirman que es posible desdoblar el mundo propio de distintas maneras —al igual que puede hacerse con el teléfono–.

Los siete chicos Bangtan, además de ser performers talentosos, han propiciado la influencia de su cultura en los públicos internacionales. Se convirtieron en pioneros de una transformación del consumo cultural que trajo consigo la apertura de las barreras del lenguaje y de las tradiciones. Su efecto ha sido tan grande en su país que el gobierno surcoreano desarrolló métricas especiales para los ingresos producidos por los ídolos y, de acuerdo con Park Chan-Wook, líder del área de investigación cultural en el Instituto de Turismo de Corea del Sur, BTS genera un estimado de 5 mil millones de dólares al año para el país asiático; economistas estiman que, de 2014 a 2023, Bangtan habrá contribuido a la economía surcoreana con 29.4 miles de millones de dólares, más que lo recaudado durante las Olimpiadas de Invierno en Pieonchang en 2018.

Una de las demostraciones recientes del impacto que tiene la banda fue el concierto Yet To Come in Busan, que ayudó a Corea del Sur a competir para ser la sede de la Expo Mundial 2030. BTS se ha reconfigurado para ser referente de la cultura actual y, más importante, convertirse en inspiración de miles de jóvenes que, como ellos, creen que los sueños pueden convertirse en realidad cuando existen la disposición y la perseverancia, incluso en los momentos más desoladores. 

¿Y ahora qué sigue?

En junio de 2022, los intérpretes de “Life Goes On” anunciaron un descanso de los reflectores para enfocarse en sus carreras como solistas y cumplir con el servicio militar obligatorio. Previamente, en 2020, el Parlamento de Corea del Sur aprobó lo que se conoce como la Ley bts; una extensión que permitió a los artistas continuar con su gira mundial Permission to Dance para que se enlistaran 20 meses antes de cumplir 30 años, en lugar de 20 meses antes de cumplir 28.

Jin, al ser el miembro con más edad (29 años, edad coreana), será el primero en enlistarse, tras finalizar la promoción de su sencillo “The Austronaut”, colaboración con la banda inglesa Coldplay. La pausa tras nueve años de carrera será inevitable, pero no sin antes disfrutar de los proyectos solistas de cada uno de los integrantes. Por lo pronto, J-Hope ha revelado un lado rockero nunca antes visto, en su álbum Jack in The Box, y Jungkook —el más pequeño del grupo— lanzó el sencillo “Dreamers”, que interpretó en la inauguración del Mundial de Futbol en Catar. En tanto, RM acaba de dar a conocer su más reciente proyecto, Indigo, álbum colaborativo que explora su vida en los últimos cuatro años.

Foto: Lee Young-ho/Sipa USA

Nos vemos en 2025

La clave detrás del éxito de BTS no está sólo en su talento musical, sino también en su capacidad de contar una historia en la que se muestre empatía con millones de personas a través de distintos formatos. Plataformas como YouTube, Twitter y V-Live les permiten alimentar una narrativa llena de esperanza en tiempos difíciles. Desde su debut, estos artistas han construido un mensaje creíble a través de sus canciones. Es una banda que se permite hacer críticas sociales, hablar sobre las dificultades de ser una persona y de los prejuicios a los que cada ser humano está expuesto. Si bien Bangtan no inventó el hilo negro, lo que sí ha hecho es crear un espacio común para miles de personas que sueñan con un mundo mejor y más equitativo. RM, Jin, SUGA, J-Hope, Jimin, V y Jungkook todavía tienen mucho por demostrar. Esta pausa grupal no marca el final, sino el comienzo de una nueva era con más música y, sobre todo, con un mensaje más maduro; porque, a final de cuentas, los siete adolescentes que en 2013 tuvieron el sueño de compartir su música con el mundo nos han enseñado a imaginar otras posibilidades, así como la importancia de aprender a amarse para amar a los demás, y que eso puede transformar la realidad para que sea más empática y segura para todos.

9 comentarios

  1. Excelente nota! Yo soy ARMY desde el 2018 y me llena de orgullo que sean reconocidos y promocionados por su mensaje, talento y empatía

  2. Qué artículo tan precioso, informado y respetuoso!! Gracias por darle a la comunidad Magis una probadita del impacto de BTS 💜

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MAGIS, año LIX, No. 491, enero-febrero 2023, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de enero de 2023.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.