Colores profundos de Chéri Samba

Me gusta el color, 2003

Colores profundos de Chéri Samba

– Edición 485

Me gusta el color, 2003

En las pinturas de Samba siempre hay colores y personajes que participan en escenas variadísimas; el heroísmo cotidiano es su objetivo desde que comenzó a pintar

El artista Chéri Samba redescubrió los colores para el mundo desde África. Para él, llamar negros a las personas de su país, el Congo, es un error: “Hay ciertas personas que creen que no tienen color. Para ellas, la ‘gente de color’ son los negros. Yo no soy de color negro, sino marrón”, matiza Samba. “A los que no tienen color uno no puede verlos, serán invisibles… ¿Qué mosca les picó para no poder ver la realidad?”.

En ese cambio de perspectiva para mirar los colores de la realidad radican el espíritu rebelde y la originalidad de sus pinturas, llenas de amarillos, azules, rojos, rosas, verdes. Ante su cuadro J’aime la couleur (Me encanta el color), donde el cuerpo y la cabeza de un hombre se elevan en espiral, como la mondadura de una manzana, mostrando así sus colores internos y externos, Chéri Samba, en entrevista por la exposición Art/Afrique, reconoce: “Hice esa espiral para pedir a la gente que tenga conciencia, que reflexione, que su mente dé la vuelta para que vea que el color nos envuelve; la invito a redefinir la noción de color que nos inculcaron. No hay blancos ni negros, busquemos otros nombres”.

El pequeño Kadogo, 2004

Chéri Samba, dibujante desde pequeño, vio la luz en Kinto M’Vuila, en 1956, pero nació al arte en 1972, en la avenida Kasa Vubu de Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo), adonde emigró para trabajar como pintor de anuncios. Kasa Vubu es reconocida desde hace décadas por sus hábiles creadores de imágenes, en cuadros y muros, dispuestos a ayudar a los clientes a vender un servicio, como una peluquería, o un insecticida eficaz y muchos otros productos.

Desde el principio de su carrera como pintor en diversos talleres, el artista gustó al público, tanto que pronto pudo independizarse y crear su propio espacio en 1975: “Taller del Gran Maestro de la pintura popular Chéri Samba”, un nombre que, dicho en francés, lengua oficial del Congo (donde hay varios idiomas nacionales), suena a estrella famosa: Sherí Tsambá.

Un niño mayor, 2010

En su sitio oficial se dice que las pinturas del artista congoleño, en este periodo, “revelan su percepción de la realidad social, política, económica de Zaire [antiguo nombre del país], exponiendo todas las facetas del día a día en Kinshasa. Sus telas ofrecen un continuo comentario sobre costumbres populares, sexualidad, sida y otras enfermedades, desigualdades sociales y corrupción”.

El estrellato y la fama llegaron muy pronto a su puerta, donde comenzaron a agolparse los clientes, y también los expertos de arte, quienes dieron a conocer a Samba en Europa y otros continentes por medio de exitosas exposiciones, como Los magos de la Tierra, en el Centro Georges Pompidou. Su obra se ha exhibido o se puede apreciar en la Fundación Cartier; el Museo Guggenheim, de Bilbao; la Bienal, de Venecia; el Museo Nacional de Arte Africano, de Washington; y el Museum Ludwig, de Colonia, entre otras instituciones internacionales.

El empleador y el empleado, 2013

El crítico de arte Tony Godfrey, en La pintura hoy (Phaidon, 2010) sitúa a Chéri Samba en el capítulo “Pintura histórica”, en el que incluye a grandes figuras como Fernando Botero, Anselm Kiefer, Neo Rauch y Cy Twombly, y afirma que el heroísmo cotidiano es su objetivo desde que comenzó a pintar. “Un centenar de pintores creaban cuadros tópicos de pequeño formato reciclando imágenes de los medios de comunicación, intentando denunciar de manera velada al régimen autocrático del presidente Mobutu. La paradoja y la ironía, por consiguiente, formaban parte integrante de su obra”.1

En las pinturas de Samba siempre hay colores y personajes que participan en escenas variadísimas. En su cuadro Le renoncement à la prostitution (La renuncia a la prostitución), una mujer congoleña vestida de verde, sentada en su casa frente a un caldero, rechaza mantener relaciones sexuales con un hombre que le ofrece dinero desde el umbral de la puerta. En la imagen aparece el texto de lo que le está diciendo: “Vengo para hacer lo que tú y yo siempre hemos hecho juntos. Hoy traigo mucho dinero para que puedas llenar tu caldero, si cooperas conmigo”.

Godfrey cita a Samba y lo interpreta: “‘Pinta lo que conoce la gente, pinta su vida. Crea pinturas donde las personas puedan reconocerse’. En ello radica para él la fuerza de la pintura popular, en que tiene raíces. Sus obras tempranas incorporan mucho texto, tanto en francés como en el idioma autóctono. Cuando alcanzó la notoriedad en el mundo occidental, su obra cambió de manera inevitable. Él sostenía que no había abandonado su objetivo, sus mensajes: ‘Los demás pintan sólo para complacer la vista, mientras que a mí me interesa decir algo. En cualquier caso, mi deseo es crear cosas bellas con un mensaje subyacente’”.

La esperanza te mantiene en marcha 2, 1997
  1. Tony Godfrey, La pintura hoy, Phaidon, 2010, pp. 234-235.

Para conocer más

:: Web oficial.

:: Obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

:: Entrevista.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Encuesta

En Magis apreciamos mucho lo que tengas que decirnos, y por ello te invitamos a responder esta breve encuesta, que nos ayudará a conocerte mejor.

MAGIS, año LVII, No. 489, septiembre-octubre 2022, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de septiembre de 2022.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.