¿Se puede vivir sin dinero?

sensus-433-vivirsindinero

¿Se puede vivir sin dinero?

– Edición 433

Heidemarie Schwermer (izq) recibe papas rojas frescas y judías verdes de su amiga Edelmut Voskamp (der) que ella misma cosecha en su propio jardín en Wilhelmshaven, Alemania del Norte.

El dinero hace un tiempo que dejó de ser real, como pueden ser reales unos costales de grano o unas cabezas de ganado: se ha convertido en una abstracción tan sofisticada y llena de reglas que su sistema ha comenzado a comerse a sí mismo.

El dinero es producto de la abundancia y no viceversa. Sabemos que en el neolítico los grupos humanos pasaron de la recolección a la agricultura, a tener más comida de la mínima indispensable, y de ahí a la producción de cosas menos necesarias: vasijas, herramientas, ropa, figurillas, dibujos, instrumentos musicales… Entonces, ¿cómo llegamos al Fobaproa, a la debacle hipotecaria de Estados Unidos, al euro griego, al lavado de dinero y a ese 99 por ciento que no es Wall Street?

El dinero hace un tiempo que dejó de ser real, como pueden ser reales unos costales de grano o unas cabezas de ganado: se ha convertido en una abstracción tan sofisticada y llena de reglas que su sistema ha comenzado a comerse a sí mismo. De entre este lodazal de cuellos blancos y conversión de divisas, algunas personas y organizaciones tratan de zafarse del sistema del papel moneda y demostrar que se puede vivir sin dinero.

Heidemarie Schwermer, una mujer alemana de 70 años que ha vivido sin dinero desde hace 17, es la protagonista de un documental (Vivir sin dinero) y la autora de un libro (Mi vida sin dinero) sobre su experiencia intercambiando trabajo directamente por alojamiento, comida, vestido, transporte y cualquier cosa que necesite.

Uno de los grandes inconvenientes del trueque es la improbabilidad de que se encuentren dos personas —con lo que a una y a otra sobra y falta, respectivamente—. Internet parece ser una solución perfecta para este problema, o así lo han creído portales como The Freecycle Network y Giftflow, cuyo propósito es crear una red de usuarios que ofrezcan artículos y servicios de manera gratuita a quien los necesite. Sin embargo, estos proyectos resultan poco eficientes en la práctica, por lo menos en México: los artículos que se ofrecen son en realidad pocos, y la mayoría está tan lejos que las más beneficiadas serían las compañías de mensajería.

De hecho, en términos económicos, el correo es el que gana en las transacciones de otro portal de dádivas, pero especializado en libros: BookMooch. En todo caso, el valor que se capitaliza en esta comunidad no es el monetario, sino la invaluable experiencia de leer un libro, pero regulada mediante un sistema de puntos que registran y exigen que un usuario dé para que reciba. Porque otro problema del trueque es que entre dos bienes es difícil establecer una escala que los equipare y equilibre en la transacción. Sin un parámetro convencional, el intercambio se basaría en la buena fe, precisamente la misma buena fe en la que reposa la sustancia del dinero actual (fiduciario). Así que se puede vivir sin dinero, como lo demuestra Schwermer, pero, a fin de cuentas, ésa no es la cuestión. m

En la web

:: Living Without Money, documental sobre la vida de Heidemarie Schwermer.

:: Historias de individuos que viven sin dinero.

:: BookMooch, red de intercambio de libros.

:: Couchsurfing, plataforma colectiva para viajar sin pagar alojamiento.

1 comentario

  1. No necesito dinero para
    No necesito dinero para vivir, necesito alimento para poder vivir. Quizá con el dinero pueda comprar el alimento, pero de igual forma habría otra forma de conseguir mi alimento.

    Ante las ultimas crisis financieras, la desigualdad social, el desempleo entre algunas cuantas cuestiones, ya no se me hace tan descabellada la idea de vivir sin dinero. Aunado cuando para mi el valor del dinero ha estado perdiendo su significado, ya no es el medio por el cual se intercambian productos, sino que ahora en la dependencia del dinero podremos comprar “todo” con él,incluso, podremos matar hasta por él.

    Me pregunto ¿Se podría continuar con la buena fé en el trueque de objetos y servicios?
    Creo que sería dificil hacer un cambio, pero al menos deberiamos intentarlo.

    Me gusto el articulo y debo mencionar que habemos personas que tratamos de buscar medios alternos al dinero, hay bancos de tiempo, hay trueques, y al menos aqui en GDL va creciendo la Red de Economia Solidaria.

Los comentarios están cerrados.

MAGIS, año LVIII, No. 490, noviembre-diciembre 2022, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de noviembre de 2022.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.