Las tres vidas de ERRE

Las tres vidas de ERRE

– Edición 489

Fotos: Lalis Jiménez

La obra del artista tijuanense se propone ejercer una constante voluntad crítica respecto a la realidad que la propicia: la vida a uno y otro lados de la frontera que separa a México de Estados Unidos

Ésta es la historia de un abogado que se convirtió en artista. En una primera mirada, podría parecerse a la vida de muchos mexicanos: nació en Tijuana luego de que sus padres originarios de Jalisco migraron para allá; estudió la carrera de Derecho, después se fue a Estados Unidos y trabajó en la industria de la construcción.

ERRE, o Marcos Ramírez, lo cuenta de una forma singular. Dice que ha tenido tres vidas: la primera terminó cuando se graduó como abogado, en la Universidad Autónoma de Baja California, en 1982; la segunda fue el periodo de 17 años que trabajó en la construcción en Estados Unidos; y la tercera, ya como artista.

Sabía de sus aptitudes para el dibujo, pero decidió estudiar Derecho por la inclinación que también tenía hacia lo humanista. “El día posterior a que salí de la carrera me di cuenta que el ambiente de mi campo de trabajo no era el que yo quería, me contaminaba mucho. No me gusta tener problemas, soy una persona esencialmente libre. Yo me creo los problemas, los trabajo, los desdibujo y los represento con mi obra”.

Incursionó en la construcción por el gusto de ver cómo se erigían las casas de madera. Esto le dio las habilidades manuales para que sus primeras esculturas estuvieran bien hechas. Aunque no tuviera un estilo definido, eran lo suficientemente buenas y ganaron uno de los lugares en la Bienal Estatal de Escultura.

Este premio fue la llave a otras invitaciones. “Detonó el conjunto de posibilidades y de realidades en las que yo me había convertido; era un personaje al que le interesaban las situaciones humanistas, de libertad, tanto de expresión como de acción, la búsqueda de la justicia, los valores universales y la defensa de los mismos”.

El artista ERRE trabaja con sus otras personalidades: la que tiene entrenamiento en hacer cosas y la del constructor nato. Así es como “este esquizofrénico nació y empezó a producir trabajos que eran diferentes a los demás”.

A estas personalidades se suma su origen tapatío-tijuanense, que es parte de su bagaje. “Cuando me preguntan de dónde soy, digo: Soy tijuanense de origen jalisciense”. Esto le ayuda a entender la frontera a partir de sus costumbres y su raigambre cultural, así como a comprender mejor su propia relación con Estados Unidos.

Postales, bancas de jardín, señales de tránsito y un sinfín de objetos se transforman, en las manos de erre, en preguntas, críticas o denuncias para quien las observa.

“Me interesa que la gente tenga una relación personal con mi obra”, dice al desmenuzar el proyecto de las cartillas oftálmicas: pinturas e impresiones que emulan los instrumentos de medición de la agudeza visual, pero con mensajes que pueden ser desafiantes en lugar de las consabidas letras que hay en el consultorio del optometrista, y cuya intención es que las personas que las leen no se queden indiferentes ante lo que tienen frente a ellas.

¿Todo el tiempo estás observando el mundo desde la perspectiva del artista, o cómo es que surgen la ideas de transformar (resignificar) objetos?

Por lo general estoy leyendo el mundo y tengo que tranquilizarme porque las noticias que activan más mi cabeza son las negativas. A mí, la onda de la guerra me activó. Veo demasiadas noticias y me tengo que controlar: mejor no ver mucho, una vez al día, si no sueño con eso.

Desde un punto de vista relativo a la formación profesional a veces me abandono y creo que tengo una inteligencia tridimensional: no necesito pasar por procesos de dibujo para hacer una escultura.

ERRE cuenta que, por ejemplo, de la pieza monumental Toy an-Horse, el caballo de Troya de dos cabezas, sólo hizo un par de bocetos sin detalles y un dibujo para resolver las cuestiones técnicas; fue suficiente para que sus habilidades como constructor terminaran de hacer el trabajo. “Ya después, como forma de hacerme de dinero, hice 10 maquetas que parecía que eran las maquetas que dieron vida a la pieza, pero fue al revés: la pieza originó las maquetas”, reconoce, pues ésta es la forma en que puede concluir otros proyectos. “Busco la manera de no sufrir mucho económicamente para tampoco estar jodido, porque esa noción del artista jodido me parece absurda y estúpida”.

Escultura monumental de diez metros de altura, dispuesta sobre la línea divisoria que separa dos países. Emula la estética del caballo del mito troyano, con la diferencia de que ésta tiene dos cabezas, una de ellas dirigida hacia Estados Unidos y la otra hacia México.

Toy an-Horse es una escultura de diez metros de altura, realizada en madera cruda, que recrea el concepto del caballo de Troya, sólo que con dos cabezas; al colocarse originalmente sobre la línea divisoria entre México y Estados Unidos, una de las cabezas miraba hacia el norte y la otra, hacia el sur. En el sitio web del artista se lee: “El equino bicéfalo materializó la indiferencia entre los países a pesar de su ineludible relación de codependencia. Asimismo, el aspecto engañoso del caballo troyano reforzaba la idea de que cualquier ‘trampa’ que alguna de las naciones quisiera imponer a la otra, era una trampa para sí misma”.

¿Qué puede detonar en la cabeza de ERRE la concepción de una obra? Todo, incluso su vida familiar. La instalación Playstation, por ejemplo, tiene su origen en las frases de sus hijos cuando jugaban videojuegos. Se trata de una “estructura de madera, similar a un juego de parque de los que se encuentran comúnmente en los jardines de las casas de los suburbios de ciudades estadounidenses. El juego es transformado, a través de trampas, hasta convertirse en un híbrido entre un juego y una estación militar o campo de concentración para prisioneros, en donde el peligro es exagerado, al grado de imposibilitar la utilización del juego”.

“Tenían 14 o 15 años, llegué y se estaban matando entre sí, jugando. Nosotros somos una generación de niños a los que nos enseñaron a jugar con pistolitas, vaqueros contra indios, y qué tienes ahora: una generación con una violencia tremenda”. Entonces pensó en la pieza, que se montó en la Universidad de Madison, Wisconsin.

“Pedí que la invitación dijera que la gente que tuviera niños los llevara. Les pusimos letreros de ‘Alta tensión’, y los niños, cuando llegaron, morían por entrar a jugar, porque ellos no veían el alambre, ni los picos en las plataformas o en las sogas”.

“Al tener a los niños llorando por querer entrar se probaba un poco la idea de la pieza: que ciertos cerebros no están desarrollados para detectar lo tremendamente cruel de la realidad en el mundo, de la guerra”.

Señala que no se trata de quitarles los videojuegos a los niños, sino de acompañarlos para que los entiendan como un juego de eliminación: “No lo pongas como que estás matando a tu hermano, porque se vuelve cotidiano un lenguaje que es terrible”.

ERRE reconoce que en su infancia fue muy vago, incluso “teniendo a los mejores padres del mundo”.

“Logré sobrevivir a una sociedad muy agresiva, muy intensa, en la que todos tenemos un amigo narco, un conocido narco, fuimos a la escuela con los narcos y no por eso somos narcos, pero tampoco por eso dejamos de ser responsables de la problemática”, admite.

El video “La Suburban negra”, incluido en la instalación El cuerpo del delito, aborda precisamente este tema. “En el video soy la víctima, el victimario y el investigador, y lo que hago es eso, tomar responsabilidad en una realidad presente en el país y en el mundo. No asumiendo una culpabilidad, pero sí aceptando una responsabilidad para poder solucionar el problema, y no echarles la culpa a otros”.

La instalación, leemos en el sitio web del artista, “se compone de varias obras relacionadas entre sí, que se refieren a una escena ficticia basada en los crimenes que se cometen a lo largo de la frontera de los Estados Unidos y México. […] Incluido en la instalación está un video titulado‘La Suburban negra’que representa la investigación de un asesinato ficticio asociado a los cárteles de la droga en México. La narrativa del video explora la ambigüedad moral de los tres personajes involucrados, todos desempeñados por el artista: el asesino, el policía y la víctima. En contraste con las películas comerciales sobre la delincuencia violenta y el derramamiento de sangre épico que satura la cultura popular, las personas y la puesta en escena de esta pieza son mundanas, incluso estériles, y reflejan con mayor exactitud la cruda realidad de la guerra contra las drogas. El elemento central de la exposición es una instalación escultórica compuesta de una Chevrolet Suburban, distintos materiales forenses, cartuchos de bala grabados con los nombres de las víctimas de la guerra contra las drogas. […] La radio del coche toca como banda sonora narcocorridos que aluden a la vida real de los traficantes de drogas. El último elemento de la instalación consta de fotografías de los tres protagonistas del video: una falsa reproducción de una ficha de detención del departamento de policía, una imagen que simula ser una identificación de empleado y el fragmento de una cándida fotografía instantánea”.

La Cama Presidencial, 2019. Cama de caoba con un estilo que recuerda a la época colonial. Dos mil clavos de hierro simulan un colchón en forma de mapa topográfico de México. La cama descansa sobre una alfombra ovalada de maíz. El trabajo se realizó durante un periodo electoral crucial para México y sugiere los desafíos que enfrenta cualquier presidente.

Esta tercera vida cumplió un cuarto de siglo, y la Licenciatura en Arte y Creación del ITESO organizó una serie de actividades para celebrar a ERRE, entre las que estuvo el taller “Ejercicio periódico”, que tenía como objetivo buscar pistas para ubicar el camino con estudiantes en el Laboratorio de Artes.

A propósito de este taller, ERRE recordó que impartió clases en la Universidad de California en San Diego y también en CalArts de Disney, aunque no le interesó aplicar para una plaza, en parte porque los talleres son la forma de educación que le interesa, más vivencial, de contacto, que la jerárquica de un maestro.

“Entiendo que es importantísimo que los jóvenes aprendan técnicas y herramientas para desarrollar lo que realmente traen adentro; van a funcionar como generadores de obra, algunos otros se van a convertir en coleccionistas, otros en maestros, con una sensibilidad ya producto del tiempo que pasaron en una clase”.

¿Para qué se necesitan más artistas o arte en el mundo actual?

Porque es indispensable, no se puede vivir sin el arte, no seríamos humanos si no tuviéramos esa manifestación del intelecto humano, es sublime, no podríamos vivir sin poesía, sin música. Creo que sería una experiencia seca.

Es una manifestación natural: ¿quién no baila? Con el primero que empezó a mover el bote y sentir que había un ritmo en la vida, comenzó a salir esta manifestación importante que tenemos; si no, nomás seríamos una máquina de comer e ir al baño, de buscar la supervivencia; no tendríamos una finalidad. No sabemos qué hay más allá, porque, aunque esté en una universidad jesuita, soy agnóstico y no trabajo en relación con eso, trabajo en relación con mi permanencia aquí”. ·

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Encuesta

En Magis apreciamos mucho lo que tengas que decirnos, y por ello te invitamos a responder esta breve encuesta, que nos ayudará a conocerte mejor.

MAGIS, año LVII, No. 489, septiembre-octubre 2022, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de septiembre de 2022.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.