«Las maldiciones en este negocio son bendiciones», de Ángel Ortuño

«Las maldiciones en este negocio son bendiciones», de Ángel Ortuño

– Edición 497

Foto: Cortesía FIL Guadalajara / Marte Merlos

La calculada irreverencia de Ortuño es una trampa: podría haber escrito de muchos modos; quiso, concienzudamente, escribir de este modo. Su audacia, sostenida en vida y obra, no es ejemplar: es única.

El proyecto consiste en tomar nota
de todos los letreros
que el autor pueda ver en puestos de comida o tiendas
de abarrotes.
Luego,
los usará como título para breves
composiciones vagamente melódicas.
Algo así como el tipo que arregla la bocina de su automóvil
para que suene como las primeras notas de
El Padrino
pero luego se enoja y trata de ofender a otro conductor
de extremada torpeza o arrojo homicida, incluso intimidar
a ese estúpido rengo que tarda tanto
en cruzar la avenida.
Nada como usar el claxon
para proferir los cinco sonidos del mayor
insulto local.
Pero el ingenioso sistema que sólo sabe tocar
una melodía
lo impide y la furia
del conductor alcanza lo que en las notas policiales llaman
ira épica.
Entonces va,
y lo mata.
El dinero obtenido se empleará en el sostenimiento
de un asilo para frases célebres.

* * *

Dos antologías publicadas en 2023 dan cuenta de la poesía de Ángel Ortuño (Guadalajara, 1969-2021). Ambas nos traen de vuelta lo voz de un poeta por muchas y diversas razones entrañable. Las recopilaciones —El palacio de las uñas (Impronta / Metrópolis), labor de Carlos Vicente Castro, y el Material de Lectura (UNAM), por Luis Vicente de Aguinaga— nos invitan a seguir los rumbos de una escritura tan singular que puede —y quiere— enfrentar al lector habitual de versos con algo que lo rebasa y lo trastoca. La calculada irreverencia de Ortuño es una trampa, un simulacro en el que no pocos han creído advertir los fundamentos de una suerte de pase de abordar hacia un decir poético desarreglado e imperfecto. Se olvida el conocimiento que tenía de las formas clásicas —la poesía del Siglo de Oro español, por ejemplo— y se privilegia su vocación de irredento iconoclasta, que también lo fue. Este poema podría servir como una muestra de su capacidad para observar en los acontecimientos tan aparentemente comunes y, acaso, banales de nuestra cotidianidad urbana, el palpable desarreglo y la imperfección de nuestras vidas.

Ángel Ortuño podría haber escrito de muchos modos; quiso, concienzudamente, escribir de este modo. Su audacia, sostenida en vida y obra, no es ejemplar: es única.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MAGIS, año LX, No. 497, enero-febrero 2024, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de enero de 2024.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.