“De izquierda, la Cuarta Transformación no tiene nada”

“De izquierda, la Cuarta Transformación no tiene nada”

– Edición 487

El historiador Jean Meyer en la biblioteca de su residencia en Ciudad de México. Foto: Héctor Guerrero

Presente y en la primera línea de la defensa del CIDE, el historiador y profesor franco-mexicano advierte acerca de lo que considera una ofensiva del gobierno federal contra la educación, la cultura y la investigación científica

Jean Meyer (Niza, 1942),1 uno de nuestros más prestigiados historiadores, autor de La Cristiada (Siglo XXI), obra monumental sobre la guerra cristera; La Revolución mexicana (Tusquets), desmitificadora visión acerca de una lucha por el poder que tuvo poco o nada de revolucionaria; y Yo, el francés (Tusquets), personal ejercicio de reflexividad a propósito de la Intervención francesa en nuestro país, entre más de medio centenar de libros, se ha convertido en el rostro más visible de la defensa del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y, viéndolo en perspectiva, de la defensa de la investigación científica y la educación pública superior en el México de la Cuarta Transformación.

La imposición, en agosto del año pasado, de José Antonio Romero Tellaeche, doctor en Economía por la Universidad de Texas en Austin, como director del CIDE, donde Meyer, doctor en Historia por la Universidad París-Nanterre, es profesor-investigador en la división de Historia desde 1993, lo ha llevado, como ocurrió a finales de los años sesenta, a sostener un lance contra el gobierno.2

En diciembre pasado fue visto en las calles de Ciudad de México respaldando a la aguerrida comunidad estudiantil del CIDE.

“Este asalto al CIDE se suma a la desaparición de fideicomisos y a los recortes presupuestales paulatinos pero sistemáticos, a la destitución de directivos de centros públicos de investigación, al uso de las instituciones gubernamentales para perseguir a científicos considerados opositores. Todas estas acciones, así como la anunciada modificación al Padrón de Posgrados de Calidad —que llevará a la centralización de la asignación de becas para estudiantes de posgrado—, evidencian el interés por controlar y orientar la generación y la aplicación de conocimiento desde sus supuestos ideológicos e intereses políticos”, señala el documento “Defender al CIDE es defender la libertad de la cultura, la educación y la investigación científica en México”, publicado el pasado 23 de enero, difundido en medios y redes y firmado por decenas de académicos, y uno de cuyos responsables es Jean André Joseph Meyer Barth, el provenzal hijo de refugiados alsacianos que llegó por primera vez a México con 23 años, “el francés que se volvió mexicano”, según palabras de Luis González y González, el autor de Pueblo en vilo y su admirado mentor.

 “Saludos a los compañeros del ITESO, institución que quiero mucho”, dice desde su casa en Ciudad de México el autor de El profeta del Nuevo Mundo: Louis Riel (Taurus), su más reciente libro, en esta entrevista realizada por Zoom. Meyer muestra por un momento una breve sonrisa que vuelve aún más expresivo su rostro.

Foto: CIDE

¿Qué implicaciones tiene esta crisis para el estado de la investigación científica y la educación superior en México?

Hay un problema de fondo que nadie había esperado. Y es que, desde el principio del sexenio, el presidente López Obrador —perdón por personalizar, pero el presidente es el jefe de orquesta que da el tono— ha manifestado un desinterés absoluto por la ciencia y la cultura. Cuando uno voltea a ver cuáles son los sectores que proporcionalmente han sufrido más en la famosa “austeridad republicana”, uno se da cuenta de que se trata de la ciencia, la cultura, la investigación, las artes. Los legisladores tienen una gran responsabilidad en cuanto a decidir cómo vamos a convivir, cómo vamos a trabajar; si va a existir la “república universal de las ideas”, donde estén todas las corrientes, o si nos van a imponer un pensamiento único en nombre de una agenda de Estado. Nuestro director espurio —el doctor Romero Tellaeche— nos ha dicho: “Ustedes no son universitarios; ustedes son servidores públicos”. Con ese argumento, hace dos días le prohibió a una colega administrativa, directora de evaluación de los estudiantes, asistir al foro que tuvimos en la Cámara de Diputados. Esto muestra la idea que tienen estas personas de la libertad intelectual, de la libertad de expresión.

Para entender la relevancia del CIDE, un centro educativo relativamente pequeño que cuenta con unos 150 profesores y atiende a una comunidad de 500 alumnos repartidos en dos sedes, Meyer expone que fue creado en 1974, en el marco de la crisis internacional provocada por el golpe de Estado de Pinochet a Salvador Allende y cuando varios países latinoamericanos tenían dictaduras militares, con el objetivo de formar servidores públicos de alto nivel en Economía, primero, y en Ciencias Sociales algún tiempo después, acogiendo a destacados profesores que salieron de estos países.

Pero para comprender cuál es el talón de Aquiles del CIDE y del resto de los centros públicos de investigación sin autonomía institucional en México, hay que remontarnos al gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000), cuando, sin consulta de por medio, fueron puestos bajo la jurisdicción de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el rango de empresas descentralizadas o paraestatales.

Estudiantes de las primeras generaciones del CIDE. 1976.

La reciente rebelión de los estudiantes, cuyas protestas llegaron no sólo a las redes sociales y a los medios de comunicación, sino también a las cámaras de Diputados y Senadores, pusieron el foco de atención en el cide. Pero, como contextualiza Meyer, antes del CIDE han sido afectados otros centros, sólo que no había habido un escándalo de estas proporciones.

“Es un problema nacional”, sostiene el historiador, “y la única solución sería borrar esa decisión funesta del gobierno de Zedillo, de hacer de nosotros paraestatales”.

Pero como “no hay mal que por bien no venga”, el autor de Rusia y sus imperios (1894-1991) (FCE) se muestra optimista. Dice que el ataque al CIDE ha unido a la comunidad universitaria en su conjunto. “Como se pudo ver cuando fuimos al Senado y a la Cámara de Diputados. Tanto los administrativos como los trabajadores y los estudiantes asombraron a los senadores y a los diputados por su calidad intelectual, la claridad de su ponencia y el vigor de su reclamo”.

¿Qué sigue para ustedes en este activismo?

Mantener el contacto, intentando conservar el apoyo universal —con la sola excepción del diario La Jornada y los canales televisivos del Estado— de los medios de comunicación, para, uno, tener informada a la sociedad civil de la amenaza, de lo que está pasando.

Dos: seguir en la lucha jurídica. Por primera vez un juez ha aceptado recibir la petición de amparo que presentaron los estudiantes. Este juez le exigió a la directora del Conacyt —María Elena Álvarez-Buylla, doctora en Ciencias por la Universidad de California en Berkeley— publicar las actas de la sesión donde se hizo de manera ilegal el nombramiento de Romero, así como publicar la protocolización de dicho nombramiento. Aquí vemos los límites de nuestra democracia: la directora del Conacyt hace lo que quiere. Un juez le había ordenado hace tiempo respetar al Foro Consultivo Científico y Tecnológico, que ella canceló de un plumazo. La Comisión Permanente de Ciencia y Tecnología citó también a Álvarez-Buylla para que fuera al Congreso a hablar sobre la situación del cide. Ella no ha ido, ni va a ir. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó al Conacyt dar a conocer el financiamiento del Foro que ha suspendido en los dos últimos años. [Álvarez-Buylla] no ha hecho caso; contesta que no tiene ninguna obligación de dar información “reservada”. ¿Dónde está entonces la transparencia? ¿El presupuesto es información reservada? Al rato nos va a decir que es un problema de seguridad nacional.

Y tres: el que es nuestro pan de cada día: la resistencia. La resistencia en el cide mismo, que implica perfección absoluta y completa en la labor docente. Tenemos que sacar adelante a nuestras generaciones de estudiantes. Ellos son nuestra prioridad.

Foto: Alexa Herrera

Esta resistencia de la que hablo consiste en parar a cada instante al director (Romero Tellaeche), cada vez que transgrede las reglas —y lo hace todos los días—. Él ha pretendido crear una división de Historia del Desarrollo Económico, ¿por qué no? Pero un director del CIDE no puede crear, así como así, una división. Tiene que pasar por el consejo académico; presentar un proyecto. Además, no parece que tenga tanto apoyo económico del Conacyt. Porque para crear una división se necesitan plazas [académicas]. Y como no tiene las plazas, entonces [a Romero Tellaeche] se le ocurre pedirles a los directores de división del cide su solidaridad, su generosidad, y que cada una ceda una plaza para este propósito. [Romero Tellaeche] agredió, hostigó, a un estudiante del cide, que en los pasillos contestó a su saludo diciéndole: “Buenas tardes, señor director espurio”. Inmediatamente, el señor, que es de mecha corta, explotó; mandó llamar a sus tres achichincles, no digo sicarios, no digo bodyguards, pero casi. [Mandó llamar también a] dos policías y al abogado del CIDE. En total fueron siete adultos contra un estudiante. Lo interrogaron; le exigieron que diera su nombre, su tarjeta. El rector le gritó que era un porro de la Universidad de Guadalajara, cuando es un estudiante nuestro de toda la vida. El estudiante va a levantar queja, por cierto. Ésta es la vida cotidiana en el CIDE [desde la llegada de Romero Tellaeche a la dirección]. Entramos en un túnel, en una larga noche, que va a durar dos años por lo menos. Hasta el principio de la próxima campaña electoral presidencial.

¿Qué es lo que ustedes están pidiendo? ¿Cómo esperan que se solucione esto? ¿Con la restitución del anterior director?

No, no. Romero llegó para quedarse, eso lo supimos desde un principio. La mayoría de los colegas no lo quería creer, pero un colega informado, economista, amigo de Urzúa, el exsecretario de Hacienda, que, como la mayoría de la gente en el CIDE, había votado por Morena, por López Obrador, nos dijo que la decisión [de poner a Romero Tellaeche en la dirección] vino de Presidencia. Curioso, no sé por qué el presidente se interesó por el CIDE.

Meyer abre un paréntesis para contar que el anterior director del CIDE, Sergio López Ayllón, doctor en Derecho por la UNAM, renunció porque creía que la hostilidad de la directora de Conacyt hacia el cide se debía a motivos de índole personal. Las transferencias de dinero para el centro no fluían, Álvarez-Buylla no le contestaba el teléfono.

“Creo que [López Ayllón] cometió un error porque no presentó su renuncia a la doctora Álvarez-Buylla, sino al presidente López Obrador. Es cierto, como somos paraestatal, es el presidente quien ratifica los nombramientos. Pero el presidente siempre le pregunta al Conacyt. En este caso, como la renuncia le llegó primero al presidente, éste le habló a un historiador amigo suyo, Enrique Semo, del grupo del Foro de São Paulo —articulación de movimientos y políticos latinoamericanos de izquierda (forodesaopaulo.org)—, para ofrecerle la dirección del CIDE. De manera muy responsable, Semo, que ha tenido problemas de salud, le dijo: ‘No puedo, gracias, pero te aconsejo a un amigo economista de El Colegio de México, José Antonio Romero’. El presidente nunca lo había visto, pero le hizo caso. Y luego Lorenzo Meyer, profesor de El Colegio de México, también le confirmó al presidente que él era el candidato ideal.

“Por cierto, a Lorenzo Meyer lo acaban de nombrar consejero de Pemex. Lorenzo Meyer hizo su tesis sobre la nacionalización del petróleo, pero para ser consejero de Pemex tiene tanta calificación como yo. Pero, bueno, [cuento esto] para decir que son relaciones estrechas que explican el nombramiento de Romero; una decisión presidencial que ratificó la directora del Conacyt. No fue decisión de ella. Por eso sabemos que Romero no se va a ir. Si renuncia será por razones personales, porque se aburrió o  porque se cansó de que los estudiantes no lo saluden, o porque un día amanezca el cide tapizado de caricaturas de él donde lo llamen ‘espurio’. Pero si no, se va a quedar. Va a ser muy desagradable durante dos años. Y nuestros problemas de orden económico, no por culpa de él, sino de la “austeridad republicana”, no se van a resolver… Por ejemplo, no pudimos comprar libros. Tuvimos que cerrar cantidad de suscripciones de revistas. Tuvimos que cancelar el acceso electrónico a sistemas que son fabulosos para la investigación. […] Por otro lado, uno no entiende por qué, en lugar de volver a contratar a la compañía privada de seguridad que cobraba 5 millones y medio de pesos al año, [la administración a cargo de Romero Tellaeche] contrata a la Policía Federal, que cobra 7 millones. Con ese millón y medio restante hubiéramos podido comprar libros y suscripciones. Entonces, ni modo. Vemos que van a ser dos años muy desagradables, pero vamos a resistir”.

¿La consigna es, entonces, aguantar hasta que termine el sexenio?

Sí, la esperanza es que, aunque el próximo presidente sea de Morena, no persista en esta ofensiva que, insisto, va más allá: el cide es la punta del iceberg. Es lo que se ve. Pero la ofensiva contra la cultura, contra la ciencia, contra la investigación, como bien lo ha manifestado el doctor Antonio Lazcano —crítico acérrimo de la gestión de Álvarez-Buylla en el Conacyt—, esa ofensiva, que es propia del gobierno actual, terminará con el próximo gobierno, cualquiera que éste sea. Entonces es cosa de paciencia. Como le dijeron al Quijote en la cueva de Montesinos: “Paciencia y barajar”. Y es lo que estamos haciendo.

Manifestación afuera de las instalaciones de Conacyt. Foto: Así las cosas.

Para muchos ciudadanos, las medidas de esta índole son decepcionantes, teniendo en cuenta que por primera vez tenemos un gobierno de izquierda en México. Desde su perspectiva de historiador, ¿cómo ve a la llamada Cuarta Transformación?

Pues, perdonando, de izquierda no tiene absolutamente nada, más allá de ciertos resabios ideológicos leninistas-estalinistas. Yo sé que el calificativo de “populista” no es muy claro, pero en este caso creo que es la única definición posible que se le puede dar. Es decir, una demagogia autoritaria, un despotismo, absolutamente nada que ver con la izquierda democrática. Cuando leía hace un par de días que la secretaria de Educación anunció el cierre de las escuelas de tiempo completo me quedé azorado. Esas escuelas, además de que daban educación como todas las escuelas —podemos poner en duda el nivel o la calidad de esa educación en general—, alimentaban a cuatro millones de niños, a quienes, de un día para otro, se les cancela esa ayuda, con justificaciones absurdas, como que necesitan reparaciones estructurales o que los baños hay que reconstruirlos, o que quién sabe qué. Desde luego, hay que reparar lo que haya que reparar, pero dejar sin alimentación a cuatro millones de niños que muy posiblemente son de familias muy modestas, eso no puede ser de un gobierno de izquierda. No sé, no hay calificativo. Ni es derecha ni es izquierda, sino que sencillamente es una brutalidad. Y para mí eso es muy simbólico. Es como cuando se cerraron las estancias infantiles en nombre de la lucha contra la corrupción. Insisto, eso no tiene nada que ver con la izquierda.

Decimos que la educación es clave para el desarrollo de la sociedad y para remediar los problemas que nos aquejan, pero en México sigue pendiente un debate serio sobre la educación pública. ¿Qué opina sobre esto?

Hace muchos años, México recibió un premio de la UNESCO por el éxito de sus campañas de alfabetización. Hemos perdido la brújula. Porque nuestro problema ha sido la destrucción de la educación primaria, que en una época en México fue muy buena, pero ha dejado de serlo por razones políticas, cuando el pri, de la manera más demagógica del mundo, se apoyó en un sindicato prácticamente único, que abrió la puerta a todas las corrupciones posibles e inimaginables. Eso, destruir al profesorado, al gremio de los maestros, acabó con la calidad de la educación. Ése es el problema de fondo de México. La educación primaria son los cimientos del edificio. La educación superior, al final, puede volar sola, como un satélite. Pero la nación no puede salir adelante sin una buena escuela primaria. Insisto, ése es el tema. Pero es un tema político. .

Foto: Héctor Guerrero

Notas al pie
1. Sobre su lugar de nacimiento, si fue en Niza o en Aix-en-Provence (como manejan algunas fuentes), contesta: “Nací en Niza el 8 de febrero de 1942, en las horas más negras de la Segunda Guerra Mundial. Mis padres se fueron a Aix seis meses después, el día que no encontraron ni cerillos ni sal en esa hermosa ciudad que sufría de su situación geográfica: al fin del ferrocarril, por lo tanto los trenes llegaban vacíos y la gente pasaba hambre. Así que me siento aixois”.
2. Meyer fue expulsado del país en 1969 por publicar un texto en el número de mayo de la revista francesa Esprit, señalando al gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz como responsable de la represión del Movimiento estudiantil de 1968. “Me aplicaron el 33 en julio de 1969”, cuenta Meyer, aludiendo al artículo de la Constitución que suele esgrimirse como amenaza contra los extranjeros que el régimen en turno juzga indeseables. “Regresé, de cierta manera, ilegalmente [en 1972] porque la medida no se canceló sino en 1977, gracias a don Jesús Reyes Heroles, secretario de Gobernación. Me preguntó entonces por qué no tomaba la nacionalidad, puesto que mi esposa era mexicana”. En 1979 Meyer se naturalizó mexicano.

6 comentarios

  1. Gracias Gerardo. Preguntas puntuales y a un tiempo abiertas. Lo que dice Meyer ya corre en los “pasillos” pero que lo diga él, resulta escalofriante. Que la primaria sea el cimiento de una nación es una apuesta que hicieron en primer mundo y este régimen lo está rematando. Saludos.

    1. Gracias por tu comentario, José Javier. Se antoja una entrevista a fondo con el historiador Meyer, y con otros especialistas, sobre el tema. Saludos.

  2. He estado atento a lo que sucede en el CIDE, me da gusto como ex ITESIANO que se le haya dado cobertura. Y si, este gobierno (como algunos anteriores) parece que quiere mantener a la poblacion ignorante y manejable, sumisa. Seremos capaces de reaccionar?

  3. “…Es decir, una demagogia autoritaria, un despotismo, absolutamente nada que ver con la izquierda democrática..”. Y el Señor nacido en Niza y que ha vivido de México desde 1972 ¿Qué propone?, porque la crítica desde la comodidad de su casa, es muy fácil cuando no se tiene la responsabilidad de sacar a flote a un país abandonado por más de 30 años? Ya es tiempo de aportar positivamente y dejar de estar criticando por haber perdido privilegios de gobiernos anteriores. Es tiempo de pensar en el bien común y dejar de estar solo al interés personal.

    1. “…Desde luego, hay que reparar lo que haya que reparar, pero dejar sin alimentación a cuatro millones de niños que muy posiblemente son de familias muy modestas, eso no puede ser de un gobierno de izquierda…”. Leticia, me parece que esta frase del artículo se refiere al bien común, velar por los intereses de todos aunque no sean de nuestra familia o grupo de amigos. Por otra parte, el que una persona haya nacido fuera de México no le quita el derecho a opinar, se le llama libertad de expresión. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario “…Ya es tiempo de aportar positivamente…”. Me gustaría saber cuál es tu aportación. Gracias.

  4. Agradezco que se le de cobertura a este incidente en la revista pues como bien menciona el Dr. Meyer tiene transcedencia nacional en el ámbito universitario, cultural y de investigación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Encuesta

En Magis apreciamos mucho lo que tengas que decirnos, y por ello te invitamos a responder esta breve encuesta, que nos ayudará a conocerte mejor.

MAGIS, año LVII, No. 489, septiembre-octubre 2022, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de septiembre de 2022.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.