Volver al inicio

De audaces expedicionarios musicales

El universo inagotable de la música puede dividirse de muchas maneras, pero una de ellas es la que identifica a exponentes que se ciñen a un estilo y le dan continuidad, frente a otros que buscan modificarlo, innovarlo.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Frank Zappa
Frank Zappa

La música ha representado desde siempre un territorio inagotable para la aventura. Trátese del género que se trate hay, inevitablemente, una frontera que permite trascenderlo, ir más allá de sus límites establecidos. Eso sin considerar todo lo que también puede arrojar la fusión: el intercambio entre un estilo y otro con el fin de alcanzar nuevos e impensados horizontes sonoros. El universo inagotable de la música puede dividirse de muchas maneras, pero una de ellas es la que identifica a exponentes que se ciñen a un estilo y le dan continuidad, frente a otros que buscan modificarlo, innovarlo. Es a estos últimos a quienes reconoceremos a continuación. Seguro que nombres como Edgard Varese o John Cage pudiesen incluirse en una lista que resultaría interminable. Lo mismo podría decirse de camaleones como David Bowie o Miles Davis, que se han reinventado a sí mismos gracias a la experimentación,  a causa del deseo temerario de no querer ser siempre los mismos. O bien de quienes por medio del conocimiento nos han llevado a vislumbrar parajes rítmicos que nos resultan tan exóticos como emocionantes. Y en este caso habría que dar crédito a figuras como Ry Cooder, Damon Albarn o Peter Gabriel, arrojados corsarios en la vasta geografía musical que nos rodea. Aquí, cinco ejemplos que argumentan a favor de la idea de que en la música siempre hay caminos ignotos por descubrir.

 

Frank Zappa

Zappa fue un iconoclasta que hurgó en cuanto estilo musical le vino en gana. Si bien a lo largo de su productiva carrera se concentró en el rock, lo mismo incursionó en la música formal y se aproximó al jazz a través de una obra que además resulta innovadora por su irreverencia, su sarcasmo y su agudo sentido del humor. Su legado va de discos que son medulares en el desarrollo del rock —sobre todo los que hizo junto al grupo Mothers of Invention en los años sesenta— hasta expediciones más de corte orquestal como The Yellow Shark, que grabara junto al Ensamble Moderno.

 

Tom Zé

El osado brasileño inició su carrera marcado por el tropicalismo, pero muy pronto tomó un giro inesperado al encaminarse hacia un territorio de total reinvención, que marcó un camino para seguir a muchos en la música brasileña. En su álbum Estudando a Samba jugó con las estructuras de sus canciones, haciendo que éstas desafiaran toda lógica y toda tradición. Otra de sus locas iniciativas quedó registrada en el álbum Jogos de armar, para el que creó un par de instrumentos: enceroscopio y buzinorio. Ejemplos de una obra en general marcada por un extravagante espíritu lúdico.

 

Brian Eno

Pocos cerebros han influido de forma tan determinante en la música contemporánea como este británico, quien lo ha hecho desde distintos ángulos: la composición, la producción, la tecnología e incluso el arte multimedia. Se inició en la música clásica. Fue parte de Roxy Music, grupo estandarte del glam rock. Inventó la música ambient. Innovó en las técnicas de grabación. Influyó en el sonido de Bowie, Talking Heads y U2, entre otros tantos. Su inagotable llama experimental volvió a encenderse en 2014, para darnos dos discos soberbios hechos con Mark Hyde de Underworld.

 

Björk

Paulatinamente, los intereses artísticos de la compositora islandesa se han trocado a favor de una obra que siempre sorprende por su imaginación y su impulso hacia la aventura. Del rock que caracterizó a The Sugarcubes, el grupo que le dio fama, ella se inclinó como solista por una electrónica que ha devenido en experimentación pura, como sucede en su álbum Medulla, un disco instrumentado con los sonidos de su cuerpo. Vulnicura, de 2015, sintetiza los muchos recursos que hoy utiliza y que exhiben el abierto espectro sonoro por el que ha aprendido a moverse.

 

Matthew Herbert

Entre los aportes ejemplares de este productor inglés está el de samplear los sonidos de la realidad para utilizarlos como materia prima de sus trepidantes piezas electrónicas. Considerado uno de los aventureros más extremos de los beats generados digitalmente, Herbert estudió música formal a temprana edad. No obstante, su interés por las tecnologías de punta lo llevó a descubrir el universo musical inclasificable que nos ha legado en una gran discografía. En 2010 recompuso la Décima Sinfonía de Mahler para el afamado sello Deutsche Grammophon. Así suele gastárselas.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin