EspañolEnglish

Vacío

Foto: Flickr / Kevin Jaako

Vacío

– Edición 449

%%tb-image-alt-text%%

Aunque sea una noción siempre precaria, le tenemos horror al vacío: queremos llenarlo todo. Por eso todo vacío es siempre provisional.

Parece un término más fácil de usar como adjetivo que como sustantivo: para entender que un cuarto, un discurso o un hombre estén vacíos basta imaginar sus contrarios: las cosas, el sentido o la vida que colmen el cuarto, el discurso o al hombre. Y luego retirarlo todo. Queda vacío aquello donde antes hubo algo; está vacío aquello donde podría haberlo. Pero, aunque sea una noción siempre precaria, le tenemos horror: queremos llenarlo todo. Por eso todo vacío es siempre provisional. 

Tal vez por eso sea tan arduo representar su existencia según las ideaciones de la metafísica y las afirmaciones de la física. Y acaso esté más a nuestro alcance, en la vida de todos los días, experimentar el vacío por sus efectos en nuestra emoción y equipararlo con nuestra soledad. Sin embargo, siempre hay algo donde aparentemente no hay nada. Estamos nosotros, para empezar. m.

Vacíos urbanos: qué hacer (y qué no hacer), por Moisés Navarro.

La ópera y los vacíos, por Sergio Padilla.

El “vacío” en la tradición cristiana, por Alex Zatyrka, SJ.

Horror vacui en la pantalla… o en la sala, por Hugo Hernández.

El “ciudadanismo” y sus metáforas huecas, por Héctor Eduardo Robledo.

Entre la costilla y la cadera, por Kaliope Demerutis.

La nada en el laboratorio, por Juan Nepote.

    MAGIS, año LVII, 480, Marzo – Abril 2021, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. +52 (33) 3669-3486.

    Notice: This translation is automatically generated by Google.