Otro modelo de vivienda

nuntia01

Otro modelo de vivienda

– Edición 409

Tercera edad, personas con alguna discapacidad física o con problemas de salud a largo plazo, son algunos de los grupos poco considerados por arquitectos y constructores.

Tercera edad, personas con alguna discapacidad física o con problemas de salud a largo plazo son algunos de los grupos poco considerados por arquitectos y constructores. Roberto de Jesús García Martín, académico e investigador del ITESO, asegura que éste es uno de los nichos que invita a la innovación y representa un mercado rentable.

El diagnóstico del arquitecto García Martín es que los desarrolladores de vivienda en México han desatendido a las personas de la tercera edad, a personas con discapacidad física y a otros grupos poblacionales que, en suma, están muy lejos de ser minoría. “Abunda la vivienda genérica, pensada sólo para las masas, el modelo tradicional de familia”, lamenta.

La vivienda, afirma este académico e investigador del ITESO, debe responder a las necesidades del usuario; es un principio que todo arquitecto asume desde los días de formación universitaria. Sin embargo, son muchos los que olvidan el deber social del profesional a la hora de satisfacer la demanda de diferentes sectores sociales.

“Los bancos e instituciones financieras no ofrecen créditos a gente de la tercera edad, por mencionar uno de los grupos desatendidos. Las casas constructoras los descartan de inmediato. A ellos y muchos más relacionados con el sector de bienes raíces se les olvida que son personas que cuentan con recursos como patrimonio en bienes raíces, ahorros, pagos de jubilación y apoyo de hijos en muchos casos”, precisa. Estos usuarios buscan independencia, salud integral, seguridad y convivencia.

Se requieren espacios pequeños o adecuaciones que permitan al usuario tener todo a su alcance, entre espacio y accesorios. En cuestión de salud, García Martín asegura que los materiales deben ser los más sanos y con adaptaciones de acuerdo al cliente, que muchas veces son núcleos sociales y coinciden en peticiones como rampas o escaleras cortas y reforzadas. La seguridad es un tema especial, pues la mayoría de los usuarios pide pocas puertas para evitar la sensación de encierro, a la par de materiales resistentes, ventanales protegidos y dispositivos electrónicos para estar comunicados con el exterior e interior. Punto especial es la necesidad de convivir con otras personas, como los vecinos.

“Un grave problema respecto a la vivienda en México es que no se realiza investigación, porque se cree que no es negocio. Lo que muchos no entienden es que realizar estudios permite identificar la oportunidad de innovación, satisfacer a otro mercado y, por supuesto, que sea rentable para una firma. A eso habría que agregar que entre los sectores poco atendidos, la tercera edad no es contemplada como mercado potencial”, señala García Martín e insiste en que en el país, diferentes generaciones de creativos y usuarios han crecido aferrados a una cultura de vivienda genérica. m.


Tres clasificaciones

Vivienda asistida
Para usuarios que viven solos o en pareja, y requieren constante revisión médica.

Vivienda dependiente
Para personas con discapacidades físicas o complicaciones de salud que obligan la compañía de un familiar.

Vivienda independiente
Para personas de la tercera edad con suficiente capacidad para realizar sus actividades sin supervisión.

MAGIS, año LIX, No. 491, enero-febrero 2023, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de enero de 2023.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.