Espacios para el espíritu

¿Existen espacios laborales para el desarrollo del espíritu?

Espacios para el espíritu

– Edición 467

¿Existen espacios laborales para el desarrollo del espíritu?

La estructura social, en particular la laboral, no siempre es favorable para poder vivir los deseos más profundos que habitan en el corazón humano; por eso dentro de nosotros pervive el impulso de querer ser y hacer el bien a los demás

José David lleva seis meses en su nuevo trabajo y extraña sus responsabilidades anteriores. Las prácticas de la nueva empresa lo incomodan. Siente que no es él, que esa nueva estructura laboral lo obliga a vivir de una manera que continuamente le hace cuestionar su sentido de vida. Está buscando una forma de encontrar armonía en lo que hace. Se siente atrapado, asfixiado, porque no puede renunciar; es necesario colaborar con los gastos familiares y cumplir una serie de compromisos adquiridos.

En el fondo, se pregunta si es que existen espacios laborales propicios para experimentar cómo el fruto de su trabajo contribuye a alcanzar eso que le produce inquietud. Su espíritu reclama un espacio donde crecer. La experiencia de la asfixia es un deseo de otro aire, por eso ha iniciado un proceso interior que lo lleva a darse tiempo para sentir, y, en esta dinámica interna, encontrar alivio.

Este nuevo dejarse llevar lo coloca delante de una nueva realidad: es necesario recrear espacios para que nuestro espíritu encuentre condiciones para desenvolverse. La estructura social, en particular la laboral, no siempre es favorable para poder vivir los deseos más profundos que habitan en el corazón humano; por eso dentro de nosotros pervive el impulso de querer ser y hacer el bien a los demás. Notar ese deseo es signo de salud espiritual.

¿Cómo lograrlo? Junto con otros. Ahí radica la buena noticia: podemos modificar, construir con los otros esos ambientes. Si queremos modificar el espacio que habitamos, son necesarias muchas manos dispuestas a intentarlo: es un asunto colectivo. El camino no será sencillo.

Ponernos de acuerdo es doloroso. Por ello, la clave no está en la comodidad de mi ritmo, de mi espacio. La flecha del tiempo apunta hacia un horizonte distinto que trasciende nuestros límites: un nuevo nosotros. Para subir la montaña en compañía y poder respirar el aire fresco que deseamos, hace falta dejar atrás el estar a la defensiva y permitirse el escuchar a los otros.

Así inicia una travesía del espíritu que desea hacerse concreto. Dejar de ser víctimas de la estructura social para empezar a ser autores de otra realidad. Ésta es una posibilidad de la libertad humana. Este reclamo de libertad es tan ordinario que a diario estamos, sin darnos cuenta, tratando de alcanzar ese lugar que anhelamos. Sin embargo, la trampa está en creer que podemos hacerlo solos. La ideología del individualismo, su gran ego que mira con desdén de arriba hacia abajo, nos nublará la mirada.

Por ello, un nuevo corazón es necesario. Uno que oriente nuestras acciones y que sea consecuente con las necesidades de un proyecto compasivo, que acoja al otro en cada paso. La brújula que nos orientará es el valor de la fraternidad. Es un regalo de la vida experimentar que nuestro conocimiento y nuestra virtud nos ayudan a vivir esa experiencia del espíritu.

Esta nueva aventura que iniciamos nos hace parte de una longeva tradición que ha buscado, desde hace siglos, habitar el mundo desde lógicas diferentes. Hay tiempo y hay espacio.

    MAGIS, año LVII, No. 481, mayo-junio 2021, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de mayo de 2021.

    El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

    Notice: This translation is automatically generated by Google.