“17/02”: Kenia Cano

Foto: Cortesía

“17/02”: Kenia Cano

– Edición 471

Kenia Cano ha obtenido el Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer. Como artista visual, tiene numerosas exposiciones y merecidos galardones. 

De la caja de la proporción de mi alma. De los pedazos, de las visiones y los contrastes. Del contratiempo. Del enderezado bien, del mal y la prisa. De todo lo que no cabe en una contemplación. De este martes que se borrará. De los sabores en la boca secos. De los higos que se acompañan de cordero.

            Nadie escuchó el balido.

            De esas despedidas prolongadas. De lo que hemos querido olvidar, de lo que no podemos. Lo que decimos de mejor modo por incapacidad. De las desproporciones del sueño. De los letreros despostillados y las descomposturas. De las posturas clavadas en el entrecejo.

            Del bramido.

            Del alimento sin pausa en tu oreja. Del rastro vertido. Del rostro que vio la cara del cielo. De aquellos que dices haber amado. De un corte fino de carnes frías. Del prosciutto y el tomate con semillas explotando dentro de tu boca. De los detalles, de los vecinos. Del todo en orden —ella no sabe nada— del reverso de las cartas. De todas las historias a medias. “Que me dejen en paz”. Que te dejes en paz y que te abras, saques tu regla, tu balanza. ¿Tiene esto cierta verdad?

            Quién podría tener miedo de morir. Si los retornos, las medias vueltas, mírame y sostenme detrás. La muerte no tiene sostén, no usa, no amamanta, no serena, no conoce ropa cómoda.

            ¿Tienes miedo de morir?

            Podría matar a este animal: destriparlo. Tripa tras tripa. Trabado misterio en indiscreta proporción.

 

 *     *     *

 

Los poemas que componen el libro más reciente de Kenia Cano (Cuernavaca, Morelos, 1972) llevan como título una fecha. En conjunto, nos transmiten la idea de un álbum —ilustrado con collages de la autora— en el que pueden sucederse los apuntes de una cotidianidad observada con detalle, las visiones de un sueño que comienza a borrarse, las imágenes que atraviesan el cielo de la mente durante una sesión de yoga. Y todo ello en una suerte de calculado vértigo. En este poema, Kenia nos invita a considerar el alma como una caja en la que toda proporción (y aquello que nos es dado y llega a nosotros de manera espontánea) se nivela, como si las cosas mismas aspirasen a una suerte de grado cero, de tabula rasa. Los cinco sentidos se agudizan y participan en la elaboración del poema que desemboca en una súbita reflexión sobre la muerte. Pero, ¿a quién se dirige la voz que establece la insólita relación de los hechos? ¿A ella misma, al virtual lector? Queda, venturosamente, un “trabado misterio”. Kenia Cano ha obtenido el Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer. Como artista visual, tiene numerosas exposiciones y merecidos galardones. El poema que aquí comentamos pertenece a su Diario de poemas incómodos (2017), publicado por la Universidad Autónoma de Querétaro, en la hermosa colección Libro Mayor.

MAGIS, año LVIII, No. 490, noviembre-diciembre 2022, es una publicación electrónica bimestral editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO), Periférico Sur Manuel Gómez Morín 8585, Col. ITESO, Tlaquepaque, Jal., México, C.P. 45604, tel. + 52 (33) 3669-3486. Editor responsable: Humberto Orozco Barba. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2018-012310293000-203, ISSN: 2594-0872, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Edgar Velasco, 1 de noviembre de 2022.

El contenido es responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción previa autorización del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, A.C. (ITESO).

Notice: This translation is automatically generated by Google.