Volver al inicio

Una granja en la azotea

¿Y si, en lugar de poner ahí todo lo que no cabe dentro de la casa, usamos las azoteas para cultivar alimentos en huertos urbanos?

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Los cultivos en las azoteas van ganando terreno en muchas ciudades. Foto: brooklyngrangefar.com
Los cultivos en las azoteas van ganando terreno en muchas ciudades. Foto: brooklyngrangefar.com

Hay ideas que son tan buenas que parece incomprensible que a nadie se le hayan ocurrido antes. ¿Las azoteas sirven para todo lo que podrían servir? Tendederos de ropa, quizá terrazas o asoleaderos, lugar para los tinacos… y frecuentemente para dejar ahí triques que ya no cupieron en la casa. ¿Sólo eso? ¿Y qué tal si se utilizan para cultivar lo que nos comemos?

Una vista aérea de Brooklyn, Nueva York, evidencia los alcances que está teniendo esta idea al llevarse a la práctica: en las azoteas de cada vez más edificios pueden verse las extensiones de los cultivos que están transformando el paisaje e impulsando esta forma de agricultura urbana con todas las ventajas que representa, y que suman ya más de una hectárea.

Surgida en 2010 sobre el techo de un edificio de siete pisos, la empresa Brooklyn Grange trabaja en la construcción de granjas en azoteas a partir de un modelo sustentable con el que se busca producir vegetales orgánicos para el consumo de las comunidades que así tienen un acceso más directo a ellos, sin intermediarios. También han establecido apiarios sobre los techos de más de 30 edificios de la zona, y, para aprovechar la belleza natural de los espacios que han ido transformando, los mantienen abiertos para diversas actividades, como clases de yoga, fiestas e, incluso, bodas.

Este modelo contempla también un programa educativo mediante el cual se asesora a quienes quieren crear su propia granja en la azotea, brindando servicios e insumos para su mantenimiento. “Pero, en el fondo, somos una granja, y cultivar alimentos nutritivos y deliciosos es nuestra pasión. Hacerlo en Nueva York es nuestro sueño”, se lee en el sitio web de Brooklyn Grange. “Creemos que la comida debe ser fresca, y no permanecer en un contenedor durante dos semanas […] De eso se trata: de sentarnos en nuestra granja, admirar el atardecer sobre el horizonte de la ciudad, comer un tomate dulce y maduro y recordar que así es la vida de verdad”.

Como también pasa con las buenas ideas, el ejemplo ha cundido, y ya está materializándose en otras grandes ciudades, como Hong Kong, Holanda y Alemania. En Estados Unidos funciona el movimiento Tejados Verdes para Ciudades Saludables, que busca articular las iniciativas ecológicas, arquitectónicas, urbanísticas y económicas que permitan hacer un aprovechamiento óptimo de espacios que, como las azoteas, hasta hace poco eran subutilizados. m.

  • Más reciente
  • Más popular
La comida también entra por los ojos. Foto: http://blogs.uab.cat
El universo de la gastronomía no sólo se rige por las leyes de los...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
Imagen de la película «Temporada de patos», de Fernando Eimbcke
En Así se hacen las películas, el evangelio según Sidney Lumet, el...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
Muthoni está cambiando la vida de muchas mujeres en África. Foto: tuphotos.nsrc.org
Cuenta la keniana Dorcas Muthoni (Nyeri, 1979) que cuando obtuvo su...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
Una forma de transformar los colores opacos de nuestra existencia es...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin