Volver al inicio

Sin moverse del sofá

Al hablar de las aventuras que nos brinda la televisión, debe reconocerse que siempre es reconfortante ver que sean otros quienes se internen en el misterio o en el peligro. Y siempre ha habido programas que se ocupan de aventuras de otro género, no sólo más estimulantes, sino también más cuerdas, e incluso memorables

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
El chef Anthony Bourdain, que realiza el programa No reservations. Foto: The Nasty Bites
El chef Anthony Bourdain, que realiza el programa No reservations. Foto: The Nasty Bites

Al hablar de las aventuras que nos brinda la televisión debe reconocerse que siempre es reconfortante ver que sean otros quienes se internen en el misterio o en el peligro, mientras la prueba más difícil que uno tiene que superar, del otro lado de la pantalla, es maniobrar ágilmente el control remoto o estirarse para alcanzar la cerveza o el tazón con la botana. Tristemente, este gusto ha sido causa de que las producciones televisivas basadas en la aventura entendida como desafío temerario, y hasta insensato, hayan ido demasiado lejos: lo prueban la muerte trágica del “Cazador de Cocodrilos”, Steve Irwin, o la de los investigadores del programa Cazadores de tormentas, cuyo vehículo fue alcanzado por un tornado en plena grabación, y más recientemente, el choque de dos helicópteros en La Rioja, Argentina, que transportaban a los protagonistas del reality-show francés Dropped (diez muertos, entre ellos varios atletas olímpicos).

Afortunadamente, este tipo de programas va perdiendo popularidad —después de todo, para ver las posibilidades más extremosas y descabelladas de la gente basta con sintonizar cualquier noticiero—, y la televisión siempre ha podido ocuparse de aventuras de otro género, no sólo más estimulantes, sino también más cuerdas, e incluso memorables: hay que recordar que, gracias a su proyección como estrella televisiva, el capitán Jacques Cousteau llegó a ser uno de los divulgadores de la ciencia más célebres que han existido.

 

Probarlo todo

El chef Anthony Bourdain, explorador de las gastronomías más intimidantes, ha logrado hazañas tremendas: en una ocasión tuvo que degustar, en Namibia, verrugas de cerdo —no del todo libres de arena y materia fecal—: todavía no acababa de probarlas y sabía ya el malestar que le causarían. “El jefe está ahí, delante de su tribu, ofreciéndote lo mejor que tiene. Muéstrale respeto”, pensaba. “Tengo suerte de estar aquí, de ver esto, de tener esta experiencia”. Su programa Anthony Bourdain. No Reservations está lleno de estas enseñanzas. 

 

El principio del juego

Pablo, Tyrone, Uniqua, Tasha y Austin son cinco amiguitos que juegan, como todos los niños, pero lo peculiar es que sus juegos recrean aventuras procedentes de la historia, de la mitología, de la literatura o del cine. Así, de pronto el jardín donde están se transforma en el Olimpo, o en el apartamento de Sherlock Holmes; son vikingos, reporteros intrépidos, piratas, astronautas, van a la búsqueda del Yeti o se vuelven caballeros de la Mesa Redonda. Pocos personajes de la televisión contemporánea viven tal cantidad de vidas… hasta que sus mamás los llaman para que entren a casa a cenar. 

 

El viaje infinito

La empresa televisiva del astrofísico Carl Sagan marcó a toda una generación de manera imborrable. Cosmos. A Personal Voyage era, nada menos, que la aventura de la humanidad a través de la inmensidad del universo y del tiempo. 25 años después, un discípulo de Sagan, Neil deGrasse Tyson, se propuso hacer otro tanto con la siguiente generación: Cosmos. A Space Odissey aprovecha óptimamente los adelantos de la tecnología para hacer una necesaria puesta al día de la ciencia que busca responder dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos.

 

La mayor aventura

Probablemente nadie ha aprovechado las posibilidades de la televisión para la divulgación del conocimiento como el naturalista inglés David Attenborough. Realizador de una vasta producción documental en la BBC, su asunto general ha sido la vida en todas sus manifestaciones, por todos los rincones del planeta, y mostrada con un ánimo tan emocionante como esclarecedor. Los alcances de la obra de Attenborough le valieron el Premio Príncipe de Asturias en 2009. En YouTube hay una amplia colección de videos de esta aventura descomunal, y también en Netflix está disponible la serie Life

 

Comprimidos de maravillas

El escritor, periodista cultural y divulgador de la ciencia José Gordon presenta uno de los proyectos más originales de la televisión mexicana en los últimos tiempos: Imaginantes, la serie de cápsulas (animaciones primorosamente producidas), que resumen obras, vidas o momentos clave del arte o la ciencia, poniéndolos así al alcance de públicos amplios —el programa se concibió para transmitirse por la televisión abierta—, bajo la premisa de demostrar cómo la mejor aventura es la que puede depararnos nuestra propia imaginación. 

  • Más reciente
  • Más popular
La apuesta de la nueva Administración es facilitar la inclusión de los jóvenes al mercado laboral
Como un programa interesante que busca reducir la precariedad laboral...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Cartel para exigir la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Imagen: Clay Rodery
Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Ildefonso Camacho, SJ, explica que buscar el bien de las minorías "es tarea de todos". Foto: Roberto Ornelas
“La teología tiene que recuperar su estatus de ser una ciencia que...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Imagen de la película «Dunkirk», de Cristopher Nolan
La forma más sencilla de determinar qué es original en el cine es...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin