Volver al inicio

Los más grandes conciertos de rock

Las cintas mencionadas a continuación permiten atestiguar la evolución que el rock ha tenido como espectáculo masivo.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Fueron The Beatles los primeros en abandonar clubes nocturnos y teatros de mediana capacidad para presentarse en un estadio deportivo, tal como lo hicieron en 1965, como parte de su gira por Estados Unidos, en el Shea Stadium de Nueva York, cuando fueron escuchados por una audiencia récord de 55 mil 600 histéricos seguidores, para ese entonces. Diez años más tarde, The Rolling Stones realizaron en Estados Unidos el tour que cambiaría el concepto con el que hasta ese momento se organizaban los conciertos masivos, instaurando una novísima experiencia en la que, a la par de la ejecución musical, otra serie de ingredientes entró en juego. Charlie Watts, el baterista del grupo, y el diseñador de escenarios Robin Wagner crearon una estructura en forma de flor de loto que sustentaría las presentaciones de la gira de promoción del álbum It’s Only Rock and Roll. Una parafernalia de juguetes, como el dragón chino que escupía confeti o el falo inflable que montaba Jagger sobre el escenario, además del imponente juego de luces y la troupé de músicos que los acompañaban en ciertos momentos del concierto, crearon una atracción nunca antes imaginada. Pero quizá lo más propositivo que el grupo encontró en este rediseño fue el hecho de que los amplificadores colgaran de la estructura del escenario, y así sacarlos de la tarima donde entorpecían la movilidad de los músicos, permitiéndole al público tener una mejor perspectiva del suceso. El costo final de la producción alcanzó una cifra imbatible para sus días: 1.6 millones de dólares. Ése fue el comienzo de una revolución que ahora inspira a muchos otros músicos. Las cintas mencionadas a continuación permiten atestiguar la evolución que el rock ha tenido como espectáculo masivo. m

 

The Wall Live in Berlin

Roger Waters

(Mercury, 2003)

La imbatible gira que Roger Waters ha hecho desde 1984 con su espectáculo The Wall, basado en el álbum de Pink Floyd —el grupo del que fue parte—, ha recorrido el mundo sofisticándose en cada nueva edición. En la actualidad es un evento multidisciplinario que incluye proyección de imágenes en grandes pantallas led, sofisticadas figuras inflables y un despliegue tecnológico alucinante en todos sus aspectos, con sus potentes composiciones como hilo conductor. Este video lo captura en una presentación histórica en el célebre Muro de Berlín.

 

Rock the Nation Live!

Kiss

(Image Entertainment, 2005)

Desde la segunda mitad de los años setenta, el estrambótico cuarteto estadunidense —cuya popularidad incluso generó la elaboración de figuras de juguete de cada uno de sus miembros— ha puesto especial atención en sus espectáculos en vivo, en los que combina la creación de imponentes escenarios y un arsenal de recursos impresionante, entre los que se incluye fuego, sangre y humo, como si se tratara de uno más de aquellos estridentes espectáculos de circo romano, sólo que con rock amplificado a todo volumen.

 

Pulse

Pink Floyd

(Sony 2006)

Pink Floyd mostró siempre obsesión por las nuevas tecnologías, en un principio por aquellas inherentes a la creación musical, y más tarde por las que dieron a sus presentaciones en vivo un sello vanguardista. Este video que los capta durante la gira del álbum The Division Bell, en Londres, en 1994, es un clásico: Floyd presentaba una pantalla redonda a sus espaldas, que luego colgaba sobre su cabeza, y sorprendentes luces de láser, además de una enorme bola de espejos suspendida sobre el público, entre otras atracciones, con el fin de establecer un clima de ensueño para sus canciones.

 

The Biggest Bang

The Rolling Stones

(RST Concerts, 2007)

A través de los años, Mick Jagger y Keith Richards han seguido experimentando con los formatos de sus directos. Este material da testimonio del fenómeno de popularidad que han creado alrededor del mundo, en conciertos realizados en Austin, Río de Janeiro, Japón, China y Buenos Aires, entre 2005 y 2006. Para esa gira, el grupo construyó un escenario del tamaño de un edificio de seis pisos y utilizó una pantalla de gigantescas dimensiones. Su actuación en Río, en la playa de Copacabana, se televisó  en todo el mundo y se estima que convocó a un millón y medio de personas.

 

360 At The Rose Bowl

U2

(Interscope, 2010)

U2 ha crecido en sus espectáculos a pasos agigantados, pero también ha buscado preservar cada uno de éstos en materiales audiovisuales de calidad insuperable. Más allá de la imponente estructura en forma de garra creada por Bono, Mike Williams y el afamado diseñador Mike Fisher, cuyos montaje y desmontaje requieren ocho días de trabajo, llama la atención el despliegue técnico realizado con la dirección de Tom Krueger: 27 cámaras HD capturando con detalle cada uno de los instantes de un concierto cuya duración, paradójicamente, es de sólo dos horas en promedio.

  • Más reciente
  • Más popular
Foto: Cortesía Rocío González
Materia gris envuelta en rojo latiendo bajo la tensa piel que soy que...
Miércoles, Mayo 1, 2019 - 00:30
En su tesis, Calderón ofrece una alternativa ante el Brexit. Foto: Cortesía
Jessica Calderón se enamoró por completo de la Universidad de...
Miércoles, Mayo 1, 2019 - 00:30
Castillo de Villandry. Foto: Wikimedia Commons
Hemos despreciado el valor de la vegetación. El desarrollo urbano y...
Miércoles, Mayo 1, 2019 - 00:30
Rojo llegó a México como refugiado durante la Guerra Civil Española. Foto: Luis Ponciano
Hablar de Vicente Rojo no es poca cosa. La trascendencia que han...
Miércoles, Mayo 1, 2019 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin