Volver al inicio

Medallero operístico

Podemos referirnos a los cantantes de ópera como verdaderos atletas de la voz y proponemos algunas medallas de oro —para seguir en tono deportivo— a cinco cantantes que ocupan un lugar indiscutible en el Olimpo de los dioses operísticos.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Ahora que estamos en año de Juegos Olímpicos, podemos constatar que los cantantes de ópera tienen varias semejanzas respecto al desempeño de los atletas de las distintas disciplinas deportivas. En el campo del llamado arte lírico se habla y se califica a los intérpretes a partir de categorías como potencia y amplitud del registro vocal, desarrollo del talento, resistencia física, capacidad de concentración y memoria, agilidad, amplitud de repertorio, constancia, disciplina y un sinnúmero de cualidades que se acercan, con sus respectivas distinciones, a los parámetros que se utilizan para calificar a los deportistas de alto rendimiento.

Así como sucede en el deporte, los cantantes que pasan a las páginas doradas de la historia operística son aquellos que logran conquistar el más alto estrado del pódium gracias al desarrollo de las características antes descritas, hecho que los hace merecedores del reconocimiento de la crítica y les permite obtener contratos con las casas discográficas, además del aplauso del público diletante que llena los más importantes teatros del mundo.

Es así que podemos referirnos a los cantantes de ópera como verdaderos atletas de la voz, por lo que proponemos algunas medallas de oro —para seguir en tono deportivo— a cinco cantantes que, por sus logros en varias y distintas categorías, ocupan un lugar indiscutible en el Olimpo de los dioses operísticos. m

 

María Callas, soprano

María Callas 100 Best Classics  (EMI Classics, 2007)

Muchos críticos coinciden en que la ópera tiene un antes y un después en el arte de María Callas (1923- 1977). En varios aspectos, la Callas podría ser considerada merecedora del oro: por su presencia escénica y dramática, así como por su musicalidad. Pero aquí habrá que reconocerle una capacidad poco vista en la historia de la ópera: su amplio registro vocal, ya que interpretó papeles propios de una mezzosoprano, como Carmen, así como otros que exigen dominio virtuoso de la coloratura propia del bel canto, como en El barbero de Sevilla.

 

Franco Corelli, tenor

The Very Best of Franco Corelli  (EMI Classics, 2003)

Franco Corelli (1921-2003) se lleva la medalla de oro en la categoría de mayor potencia y control vocal. A lo largo de una carrera de más de dos décadas dejó constancia del enorme volumen y de la ductilidad de su voz en óperas como Turandot, Carmen, Aida, Il Trovatore y Andrea Chenier, por mencionar algunas. Su enorme capacidad técnica le permitió llevar su canto desde el atronador agudo hasta el más delicado de los susurros. Estos atributos, junto a su seductora figura en los escenarios, lo hacen uno de los cantantes paradigmáticos del siglo XX.

 

Plácido Domingo, tenor

The Essential Plácido Domingo (Sony, 2004)

La carrera de Plácido Domingo (1941) acumula más de cinco décadas de éxitos y permanencia en los más importantes escenarios operísticos del mundo, hecho que de suyo sería motivo suficiente para equipararlo con algún récord olímpico. Pero lo que sin duda le hace merecedor de un reconocimiento áureo es la gran cantidad de papeles que ha interpretado a lo largo de su carrera: ¡más de 120! Por si fuera poco, también ha incursionado en los terrenos de la dirección orquestal y la dirección de las compañías de ópera de Los Ángeles y Washington.

 

Cecilia Bartoli, mezzosoprano

The Art of Cecilia Bartoli  (Decca, 2002)

Cecilia Bartoli (1966) es reconocida por su impresionante capacidad técnica para afrontar los más complejos y exigentes escollos escritos para cantantes femeninas en el terreno de la coloratura, lo que la hace merecedora de la presea dorada en este género. Si bien su voz no es demasiado potente, sus habilidades vocales la han llevado a conquistar los más importantes escenarios operísticos del mundo, y su arte ha permitido el rescate y el conocimiento de una amplia gama de composiciones cuya complejidad las había sepultado en el olvido.

 

Juan Diego Flórez, tenor

Bel Canto Spectacular (Decca, 2009)

El peruano Juan Diego Flórez (1971) es una de las figuras más reconocidas y cotizadas en el mundo de la ópera hoy en día. Es poseedor de una impresionante agilidad vocal que lo hace el intérprete ideal de los complejos roles para tenor de las óperas belcantistas surgidas de la pluma de compositores como Rossini, Bellini o Donizetti. En este caso es justo entregarle el oro por los brillantes y perfectos agudos que logra —ya sea del famoso “do de pecho” o incluso notas más agudas—, a los que llega en plenitud de volumen y firme densidad sonora.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
En los últimos tiempos, la economía digital se ha convertido en uno...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Cada día miles de personas cruzan el país a bordo de «La Bestia». Fotos: Reuters
La fotografía que se proyecta en el auditorio D del ITESO muestra la...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin