Volver al inicio

La rebeldía: The Yes Men

Mientras definimos si lo que hace The Yes Men es arte o activismo, o activismo con arte, ellos han sabido brincar sobre la burocracia, los discursos dobles o las malas intenciones a partir de lo que llaman “laughtivism” (risa-activismo)

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Jude Finisterra habla en la BBC presuntamente en nombre de la empresa Dow Chemical. Foto: theyesmen.org
Jude Finisterra habla en la BBC presuntamente en nombre de la empresa Dow Chemical. Foto: theyesmen.org

Lo de The Yes Men (Andy Bichlbaum y Mike Bonanno) no es el saqueo o el robo de imagen: es una “corrección de identidad” que desenmascara intereses económicos y políticos para volverlos un poco más reales ante sus afectados. Lo de este dúo, que ha trabajado desde principios de los noventa con el colectivo RT Mark (famoso por intercambiar las voces de los muñecos Barbie y gi Joe) y ahora desde un laboratorio con fines activistas, parte de procesos de descontextualización y apropiación, aunque los resultados parezcan más consideraciones políticas que piezas de museo. Su trabajo podría percibirse más como activismo mediante el arte que como acción artística, esa expresión que la crítica de arte Suely Rolnik define como “una acción que convoca sensación, más que percepción”.

Mientras definimos si lo que hace The Yes Men es arte o activismo, o activismo con arte, ellos han sabido brincar sobre la burocracia, los discursos dobles o las malas intenciones a partir de lo que llaman “laughtivism” (risa-activismo). A principios de 2000 aparecieron en la televisión inglesa (desde Francia, para protegerse legalmente) como portavoces de la corporación estadunidense Dow Chemical, aceptando la responsabilidad de la compañía en un accidente en Bhopal, India, y anunciando una compensación billonaria para las víctimas (el 3 de diciembre de 1984, por una fuga de pesticidas en la fábrica de Union Carbide, propiedad de Dow Chemical, resultaron afectadas seriamente más de 600 mil personas y hubo 12 mil muertos). Asombrados, los periodistas en televisión celebraron el suceso y también miles de personas en India. Horas después, Dow Chemical denunció el fraude y negó la existencia de tal compensación. A pesar de esto, los accionistas de la corporación derrumbaron las acciones en la bolsa.

The New York Times según The Yes Men Primera plana de una “edición especial” del diario The New York Times, hecha por The Yes Men. Foto: thetalkhouse.com

En 2007, The Yes Men se hicieron pasar por representantes de ExxonMobil en una reunión internacional de energía en Canadá y presentaron una brillante idea de “reciclaje” de víctimas del desastre climático provocado por las petroleras: velas fabricadas con “grasa humana” que se repartieron y encendieron entre los presentes (realmente eran de cera, con olor a carne quemada). En 2006, en Nueva Orleans, The Yes Men presentaron ante empresas constructoras de casas-habitación un supuesto cambio en la agenda del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano del gobierno: se construirían más casas de interés social, en lugar de continuar con el plan de desmantelamiento de los hogares devastados por el huracán Katrina. Esta acción fue planeada con los vecinos afectados. El 4 de julio de 2009 aparecieron en Nueva York más de un millón de ejemplares de una “edición especial” de The New York Times que anunciaba, entre otras cosas, que los colegios privados abrirían sus aulas sin costo y que el programa nacional de salud beneficiaría a legales e ilegales. Esto causó tal alboroto que el periódico se vio obligado a buscar al colectivo para que confesara la broma.

Todas éstas son acciones de The Yes Men, en dúo o en colaboración con otros activistas con recursos e imaginación. A partir de 2000 se anuncian como The Yes Lab, organización que ayuda y apoya a activistas a crear tecnología y pensar acciones para promover su causa, con sede en la Universidad de Nueva York. Desde entonces funcionan como una red de soporte para otros grupos; por ejemplo, este año lanzaron una campaña creada con el músico Moby, que pedía a los residentes de Los Ángeles, California, dejar de bañarse para economizar el agua equivalente al gasto necesario para introducir al mercado un filete de res. En 2013, junto con una organización mexicana anunciaron, encubiertos con la identidad de la empresa de biotecnología Monsanto, que dejarían de vender maíz transgénico a México.

Si regresamos a Rolnik, para ella los activistas y los artistas comparten los mismos focos de tensión de la realidad y es su tarea interferir entre ellos y la vida pública. Desde esta perspectiva, The Yes Men son un colectivo reconocido, no sólo por los allegados al activismo, sino también por los críticos y teóricos del arte. “Las prácticas artísticas de interferencia más contundentes son aquellas que afirman la potencia política propia del arte”, explica esta autora, y, en este sentido, valdría la pena reflexionar en torno a la verdadera potencialidad de este dúo: ¿es por el mensaje político o es por el proceso artístico que nos seducen? ¿Su intención es la carcajada o el desplante y la provocación, o es su causa? m.

 

Para ver

:: Documental sobre The Yes Men (subtitulado).

:: Sitio oficial.

:: The Yes Lab.

 

En 2012, Jacques Servin (Andy Bichlbaum) estuvo de visita en el ITESO para impartir
un taller junto con Marcial Godoy, integrante del Hemispheric Institute. Aquí puedes leer algo de lo que ocurrió durante la visita.

  • Más reciente
  • Más popular
¿Cómo se siente de estar acá? Muy contento, la verdad, es todo un...
Jueves, Mayo 18, 2017 - 11:25
Volkow es directora del National Institute on Drug Abuse (NIDA), en Estados Unidos. Foto: NIDA/Flickr
Mientras la Segunda Guerra Mundial cobraba fuerza en Europa, León...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
Pieza de La Internacional Errorista, del colectivo Etcétera, Argentina, 2005. Foto: gupoetcetera.wordpress.com
En 1992 el artista tailandés Rirkrit Tiravanija cocinó y sirvió...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30
Scorsese da instrucciones a Garfield durante la filmación.
La gente hace los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola...
Sábado, Abril 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin