Volver al inicio

La otra aventura

El hecho es que comenzar a leer un libro equivale siempre a redescubrir lo que Adolfo Bioy Casares, por diferenciarla de la vida, llamó "la otra aventura"

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Portada del libro «Visitas guiadas», de Gerardo Deniz.
Portada del libro «Visitas guiadas», de Gerardo Deniz.

Si la aventura se define por la emoción de internarse en lo desconocido, es de temerse que en un mundo hiperconectado, donde no quedan geografías ignotas y nada escapa a la vista de los satélites, ya no parezca haber empresas verdaderamente desafiantes para los espíritus audaces. Los aventureros que desean sumergirse en las profundidades del océano disponen de cada vez más herramientas, no sólo para llegar más lejos, sino también para asegurarse de que emergerán sanos y salvos, e incluso quien tenga 250 mil dólares a la mano podrá costearse, ya a fines de este año, un viaje más allá de la estratósfera, para tomarse una selfie con la Tierra de fondo. La basura acumulada por las expediciones masivas que escalan el Everest es una prueba flagrante de que las grandes aventuras pueden ser cosa de todos los días —y quizás ya no sean tan grandes

Pero la literatura, para nuestra fortuna, seguirá reservándonos territorios interminablemente nuevos. El tema, desde luego, ha decidido muchas de las mejores historias que han existido en todos los siglos; pero, más allá de los relatos armados con peligros, hazañas, héroes y mundos formidables por descubrir, el hecho es que comenzar a leer un libro equivale siempre a redescubrir lo que Adolfo Bioy Casares, por diferenciarla de la vida, llamó "la otra aventura". Aquí van cinco derroteros para espíritus temerarios.

 

Viaje alrededor de mi habitación, de Xavier de Maistre

Viaje alrededor de mi habitación Xavier Maistre

Confinado en arresto domiciliario, Xavier de Maistre concibió la posibilidad fabulosa de emprender un minucioso periplo por todo lo ancho de su habitación. Durante 42 jornadas tuvo sobrada ocasión de maravillarse por los descubrimientos que fue haciendo. “¡Ánimo, entonces, y partamos!”, insta a sus lectores. “Síganme aquellos a quienes una pena de amor, un amigo ingrato, aíslan en sus viviendas, lejos de la vileza y la perfidia de los hombres. ¡Desdichados, enfermos y aburridos del universo: seguidme! ¡Que todos los haraganes se levanten en tropel!”.

 

A pie, de Luigi Amara

A pie de Luigi Amara

En un tiempo en el que generalmente vamos a pie sólo cuando no tenemos más remedio, el poeta Luigi Amara
—también ensayista que sabe cómo la deambulación sin propósito conviene al género— sale a caminar. Y con eso tiene para confirmar, y recordarnos, que el mundo que atravesamos a toda velocidad todos los días en realidad aún está por descubrirse. Y también para convidarnos a una irresistible intransigencia: “Andar a pie / como forma de resistencia. / Como una declaración continua / de principios. / Un largo no / en el acto de desplegarse”.

 

La vida instrucciones de uso, de Georges Perec

La vida instrucciones de uso de Georges Perec

El millonario inglés Percival Bartlebooth recorrió, a lo largo de 20 años, 500 puertos del mundo, y en cada uno pintó una marina. Sus acuarelas fueron enviadas puntualmente a París, donde un artesano fue fabricando con ellas los quinientos rompecabezas que estarían esperando a Bartlebooth para deshacer el viaje durante los siguientes 20 años. La empresa, de la que no quedarían rastros (cada rompecabezas sería destruido luego de armarse), la cuenta Georges Perec y es una de las aventuras más formidables en este libro pletórico de ellas.

 

Visitas guiadas, Gerardo Deniz

Visitas guiadas, Gerardo Deniz

Gerardo Deniz es un poeta cuyos artefactos frecuentemente son herméticos, crípticos y, sin embargo, fascinantes: aunque planteen a sus lectores auténticas expediciones llenas de peligros (el más grave de los cuales es la incomprensión), algo en ellos nos hace intuir sin falla un prodigio. En el año 2000, Deniz preparó una serie de explicaciones que son, de algún modo, manuales de supervivencia para andar entre sus versos. El libro está por reeditarse, y en cada una de sus excursiones por la poesía de Deniz hay un yacimiento de hallazgos inesperados.

 

Buenos Aires Tour, de Jorge Macchi, María Negroni, Edgardo Rudnitzky

Buenos Aires Tour

Un vidrio sobre el plano de Buenos Aires. Al estrellarse, dibuja ocho líneas que el fotógrafo Jorge Macchi, la poeta María Negroni y el artista Edgardo Rudnitzky aceptan como los itinerarios por los que han de lanzarse a recorrer la ciudad. Se detienen donde han de detenerse: las imágenes, los textos y los sonidos que recogen van siendo proporcionados por el azar: el vidrio roto como una indicación propiciatoria para el descubrimiento inaudito. Un mundo donde es cada vez más difícil perderse (y nos priva, por tanto, de la aventura) precisa acaso de nuevos mapas. Éste es uno bellísimo.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
En los últimos tiempos, la economía digital se ha convertido en uno...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Cada día miles de personas cruzan el país a bordo de «La Bestia». Fotos: Reuters
La fotografía que se proyecta en el auditorio D del ITESO muestra la...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin