Volver al inicio

El cine también es cuestión de clases

En un iluminador estudio que no tiene desperdicio, “Perfil de la audiencia audiovisual actual y futura”, la Comisión Europea propone cinco categorías que, si bien surgen del público del Viejo Continente, aplican al de todo el mundo. Aquí se las compartimos

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Con diferentes propósitos, los productores, distribuidores y exhibidores de películas —pero también los académicos que las analizan y estudian su recepción, o los críticos y los comentaristas— hacen una segmentación de los espectadores: por edad, sexo, ingresos económicos, origen racial, frecuencia de asistencia, preferencias por géneros cinematográficos, etc. En un esquema industrial, estos parámetros son claros y son considerados desde la concepción del proyecto, lo mismo por los guionistas que por los realizadores. En Estados Unidos, los estudios diseñan encuestas, forman grupos focales o miden las reacciones en los previews del target destinatario y llegan, incluso, a modificar las películas antes de su estreno comercial.

En esquemas menos rígidos, los criterios pueden ser más vagos, pero no menos tangibles. Así, se habla de espectadores cinéfilos y ocasionales; los primeros tienen nociones de lo que van a ver (el autor y su propuesta); los otros —aun si asisten con asiduidad— son legos atentos a los éxitos del momento, o ven lo que hay en el horario que tienen libre. El crítico Javier Porta Fouz, editor de la revista argentina El amante, habla de un público masivo (niños, adolescentes y jóvenes adultos) que ve “películas acontecimiento”, y de un público mayor de 50 años, que es más abierto.

En un iluminador estudio que no tiene desperdicio, “Perfil de la audiencia audiovisual actual y futura”, la Comisión Europea propone cinco categorías que, si bien surgen del público del Viejo Continente, aplican al de todo el mundo:

 

Adictos a las películas hiperconectados

Jóvenes urbanos de entre 16 y 25 años que ven toda clase de películas, a menudo en dispositivos digitales. Son “fans del cine” activos y buscan información acerca de la oferta más reciente; tienen buen conocimiento de lo que les interesa, promocionan y publican en las redes sociales. Son consumidores naturales del cine europeo; tienen una cultura profunda y ecléctica. Los más firmes exponentes de esta categoría llegan a ser considerados como adictos. Aquí cabe 24 por ciento de los consumidores.

 

Selectivos con prisa de películas independientes

Adultos activos de entre 26 y 50 años, con pocos hijos o ninguno. Tienen ingresos promedio y un grado educativo alto; trabajan en actividades intelectuales, en particular en la academia. Viven en áreas urbanas y tienen acceso a las mismas salas que los adictos, pero menos tiempo libre. Se informan en medios especializados y seleccionan las películas que verán. Confían más en su propio juicio que en el de los demás. Si se pierden alguna cinta, la buscan en dvd. Suman 22 por ciento.

 

Amantes de blockbusters comerciales

Ven sobre todo blockbusters estadunidenses. Viven en áreas menos urbanizadas y tienen pocas opciones de acceso a salas cinematográficas. Son trabajadores de rango medio con ingresos limitados. Como el precio importa, prefieren ver televisión. Se definen a sí mismos como amantes del cine, como los adictos o los selectivos. No les gusta el cine europeo y consideran que tiene un estándar menor que el estadunidense. Prefieren las películas de acción y aventura. Aquí hay 16 por ciento.

 

Observadores ocasionales de hits

Procuran poco el cine y otros productos culturales. Ven televisión, leen libros y navegan mucho por internet, pero están menos interesados en los periódicos y en el cine, que es caro y no siempre hay salas cerca de sus casas. Por lo general son jóvenes semiurbanos o rurales que van a la escuela. Como todos los europeos, ven más cine estadunidense, pero tienen interés en el cine europeo y de otras latitudes, cuya calidad pueden apreciar. No son consumidores comprometidos. Integran 21 por ciento.

 

Indiferentes a las películas

Viven alejados de las actividades culturales, con excepción de la televisión y los juegos de video. A menudo son jóvenes o viejos con poca educación y con escaso poder adquisitivo. En su mayoría viven en áreas rurales o semiurbanas con pocos servicios y equipos. Sólo unos pocos se definen como fansdel cine y uno de cada cinco dice que no le gusta. Muestran interés por las comedias y las películas de acción, sobre todo blockbusters estadunidenses. Ni siquiera procuran las películas piratas y no saben cómo escogen las cintas que ven. Aquí se ubica 16 por ciento.

 

¿Qué tipo de espectador eres?

:: 23 tipos de espectadores según el caricaturista Albert Monteys.

:: Espectadores de cine, según Javier Porta Fouz.

:: Reporte completo de la Comisón Europea (introducción y descargable).

:: Martin Scorsese, una clase de espectador y la educación audiovisual.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
La lucha contra el hambre es un tema urgente en el país. Foto: medios.udg.mx
Faltan 20 minutos para las dos de la tarde y don Joaquín y don...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin