Volver al inicio

Contra la mirada adulta

Mantener viva la imaginación, para algunos, más que una fantasía en la que se tenga que elegir entre dibujar o morir, consiste en dibujar o dibujar. Aquí compartimos cinco ejemplos de imaginación y monos. 

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Detalle de una página del libro «Diario de Oaxaca», de Peter Kuper (Sexto Piso, 2008).
Detalle de una página del libro «Diario de Oaxaca», de Peter Kuper (Sexto Piso, 2008).

A los cuatro años, basta trazar una figura irregular con patas para retratar a una persona. ¿Pero a los veintitantos? La soltura de la edad pueril puede habituarse a los convencionalismos y padecer el fracaso ante la mirada adulta.

La ignorancia del método artístico posibilita una habilidad maestra durante la infancia: dibujar a placer nuestras inventivas. Con el tiempo, es necesaria una determinación personal para desentenderse del realismo, de la obediencia a ciertas técnicas y de las expectativas sobre el resultado: algo útil o factible.

Las historietas y las novelas gráficas (impresas o digitales) franquean esos márgenes y permiten disfrutar de una lectura sin un fin provechoso. Imágenes muy simples nos enfrentan de lleno a la manera en que sus autores experimentan el lugar en donde están.

Mantener viva la imaginación, para algunos, más que una fantasía en la que se tenga que elegir entre dibujar o morir, consiste en dibujar o dibujar.1 El cuerpo nos manda señales, es preciso escucharlo. Power Paola, al platicar sobre su exposición en un hospital, dice: “Hay cosas que no tienen una palabra o una significación como normalmente las conocemos... se deben mostrar de una manera más abstracta, no explícita”.

Así, las tiras cómicas nos colocan frente al subtexto político del mundo para mirar más de cerca aquello que nos ha distraído de nuestros propios sentimientos, y garabatear.

 

Virus Tropical

Power Paola nació en 1977, contra todas las probabilidades. “Usted sufre de un virus tropical”, fue el diagnóstico médico del embarazo de su mamá, y se convirtió en el nombre de su novela autobiográfica. Paola Gaviria es una prolífica historietista ecuatoriana que se descubre en sus ilustraciones. Sus libros Virus Tropical y QP (éramos nosotros), publicados por La Editorial Común, relatan las historias de su familia y de su pareja, hasta que ambas se disuelven. Sus proyectos están en su sitio web y en el colectivo Chicks on Comics.

 

Equipaje

“Nunca terminé una carrera porque lo único que quería era dibujar”. Y asentarse. Los padres de Troche (1976) militaron con los tupamaros de Uruguay, por lo que el autor, desde niño, tuvo que enfrentarse al exilio: vivió en Francia, México y Argentina. Solía desayunar leyendo historietas, recuerda, y muchas veces se vio en las dificultades de mudarse de una lengua a otra; quizá por eso titularía su segundo libro Equipaje. Le antecede Dibujos Invisibles, una conmovedora recopilación de viñetas.

 

Lapsos

Inechi ha publicado fanzines, además de reseñas de ilustradores para Vice y Fanzinología Mexicana; vende calcas, ropa y bolsas intervenidas al estilo ochentero. Lapsos, su novela gráfica de ficción psicodélica, trata de un par de amigos jodidos que viven en la Ciudad de México, cuyas azoteas, minibuses y otras dimensiones revelan la respectividad del universo. También editó Hate Soup, de Edwin Sandoval, que documenta e ilustra las atrocidades del narco. No son libros para niños, tal vez tampoco para adultos, pero son reales. 

 

El Sistema

Peter Kuper es magnífico al ilustrar olores, sabores y su preocupación por la guerra, o el cambio climático. Tanto en Ruinas como en El Sistema (ambos en Sexto Piso) se plantean dos trayectos: la migración de la mariposa monarca y la del dinero. En el primero también participamos de los conflictos de un entomólogo gringo en Oaxaca durante el gobierno de Ulises Ruiz; en el segundo, mediante una espléndida sucesión de esténcil y sin texto, Kuper imparte una lección de sociología económica en la ciudad moderna. 

 

Adulthood is a Myth

Los asuntos de la monita que protagoniza Sarah’s Scribbles han conseguido que sus 102 mil seguidores de Twitter se identifiquen con sus anécdotas y que, en Patreon, 351 mecenas le donen mil 268 dólares mensuales. ”¿Cómo convertirse en un dibujante? ¿Cómo me las arreglo cuando estoy triste? ¿Cómo gasto mi dinero?”: son las preguntas que dieron pie a su libro Adulthood is a Myth. Sarah Andersen tiene veintitantos, así que la respuesta es sí, basta con trazar una figura irregular con patas para representarnos. 

 

1. Guillermo Decurgez, Decur, en TEDxRosario: “El niño que se salvó dibujando”.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin