Volver al inicio

“Me llevo amigos, amigas y el cariño de mucha gente”

Luego de seis años al frente del ITESO, Juan Luis Orozco, SJ, terminó su encargo como Rector. En esta entrevista habla de los principales logros de su gestión.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Juan Luis Orozco, SJ, exrector del ITESO. Foto: Carlos Díaz Corona
Juan Luis Orozco, SJ, exrector del ITESO. Foto: Carlos Díaz Corona

Como Rector del ITESO, la preocupación de Juan Luis Orozco, SJ, siempre fue una: “Tratar de servir lo mejor posible a la comunidad universitaria con mi modo de ser”. El pasado 14 de noviembre terminó su periodo como Rector, tarea que comenzó en 2008 luego de ser provincial de la Compañía de Jesús en México. Durante su encomienda como provincial tuvo oportunidad de dar un seguimiento cercano a las obras de los jesuitas, entre ellas el ITESO, en donde identificó retos en áreas académicas y administrativas. Con esto como antecedente, conociendo el aprecio que tenía la comunidad universitaria por su campus, sus valores y su ambiente, Orozco apostó por que se hablara más del nivel académico de la Universidad. Por eso, en seis años se amplió la oferta educativa con trece nuevos programas de estudio (nueve carreras y cuatro posgrados); además, se construyeron cuatro nuevos laboratorios  y se ampliaron otros espacios del campus. “La Universidad sigue cuidando su campus bello y sustentable, y creo que elementos como la segunda parte del domo (con el nuevo gimnasio) y la ampliación de cafeterías, abonan al clima laboral. Esas obras no son sólo para los alumnos, sino para la comunidad universitaria”.

Durante su gestión como Rector, Orozco se dio a la tarea de institucionalizar los criterios para la contratación de profesores. “[Hoy] sí es más fuerte el ITESO en su nivel académico. Sobre todo, en la cuestión de tener criterios más claros, más exigentes y colectivos para la contratación de personal, administrativo y académico. Esto ha traído como resultado un mejor profesorado, más capaz”, señala.

¿Qué otros cambios impulsó, por ejemplo, en el tema académico?

En la cuestión académica yo digo que impulsé algunas cosas, aunque las cristalizaron otros. Impulsé estructuras y una manera de dar forma a los Proyectos de Aplicación Profesional (PAP) para que se convirtieran en una forma de vincularnos con la sociedad civil, con el gobierno en los diferentes niveles, las empresas, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), teniendo siempre a la vista a los más necesitados, directa o indirectamente. Se buscó una vinculación más fuerte entre alumnos de diferentes carreras, para que aprendan a trabajar interdisciplinarmente, como va a ser el día de mañana.

¿Cómo se trabajó el tema de la vinculación con empresas?

Se trabajó desde el Centro Universidad Empresa (CUE) en el apoyo a las micro y mini empresas buscando, con la participación de alumnos, maestros y consultores del mismo centro, dar vida y sustentabilidad a ese tipo de empresas, porque son las que dan empleo a 85 por ciento de la gente en Jalisco y, sin apoyo, son empresas con alto grado de desaparición.

En otra línea, desde el Centro para la Gestión de la Innovación y la Tecnología (CEGINT) se impulsó el apoyo y la incubación a nuevas empresas de alta tecnología.

 

El ITESO ha trabajado mucho el tema de la movilidad, ¿cuál era su principal preocupación?

Era y sigue siendo, porque no está resuelta del todo, la seguridad del más indefenso, del más numeroso y, al mismo tiempo, como siempre, el más pobre, como es el peatón, la seguridad del que usa el transporte urbano o el transporte en bicicleta. Ahí nos quedan asignaturas pendientes.

En la misma línea de los temas de interés social, Juan Luis Orozco señala como uno de los principales problemas el crecimiento de la violencia, asunto que dificultó la internacionalización de la universidad. “Muchos países no quieren entrar al intercambio por el temor, a veces desmedido, al clima de violencia en México. Digo desmedido porque hay índices de mayor violencia en Nueva York, Los Ángeles o Chicago, que aquí en Guadalajara”.

En cuanto a la economía, el exrector señala que las reformas hechas el año pasado eran necesarias, pero faltan mecanismos de operación congruentes y detalla que, por ejemplo, es indispensable mejorar la calidad educativa del país, cosa que será imposible si está en manos de organizaciones como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). “Mientras esté secuestrada, la educación no va a mejorar, es carísima y de mala calidad”, afirma.

Juan Luis Orozco, SJ, exrector del ITESO

Apoyos económicos a estudiantes: 100 millones de pesos y en aumento

En 2008, los apoyos económicos a estudiantes ascendían a 175 millones de pesos, cifra que aumentó de manera progresiva hasta sumar 275 millones de pesos en 2014 gracias a una mayor eficacia en la administración de recursos y a la responsabilidad que han tenido estudiantes y padres de familia.

“La Universidad tiene que buscar fuentes alternativas de ingresos, que sean independientes de la colegiatura de los alumnos, para sostener su desarrollo y crecer el número de becados. Hay mucha gente que no tiene la capacidad económica, pero que merece estar en una universidad seria, de calidad y con los valores que transmite el ITESO”.

¿Qué retos tiene la comunidad universitaria del ITESO?

Los alumnos tienen que seguir creciendo. Primero en su compromiso de formación académica y tomarse la cosa en serio desde el primer día de clases. Eso supone dedicarle tiempo a laboratorios, a libros, a la biblioteca, a trabajos serios en equipo.

Queda el reto también de una formación humana completa, integral, que le dé sentido, color y calor a su vida, que los enseñe a ver la realidad de su país y no sólo la propia. 

¿Cuáles son los retos que tiene el siguiente Rector?

Queda impulsar y trabajar mucho en lo relacionado con organizar y estructurar el tema de vinculación y trabajar en la internacionalización, además de ampliar las fuentes de ingreso de la Universidad.

Para los académicos, el reto es mejorar la calidad de la investigación. Yo creo que una universidad requiere investigación, pero no cualquiera: tiene que ir de acuerdo con las necesidades estructurales de la región y del país, de una forma transdisciplinar, como va la línea de los programas formales de investigación, que tienen que ser también con resultados más tangibles y en tiempo.

¿Qué se lleva de la Universidad?

Me llevo muchos amigos y amigas, el cariño de mucha gente. Me llevo muchos aprendizajes y la satisfacción de haber tratado de servir a la Universidad. m.

  • Más reciente
  • Más popular
Allende sigue siendo una cicatriz de la guerra en México. Los...
Jueves, Junio 1, 2017 - 12:38
El objetivo es ayudar a menores de escasos recursos para que recuperen la audición y retomen sus estudios.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 360 millones de...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
Aunque existe un Sistema Nacional de Atención a Víctimas, los avances son pocos
En México, nueve de cada diez personas no denuncian los delitos, y...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
"Me di cuenta de que me encantaba la ciencia pero me gustaba más la parte humanística", afirma
Si me preguntan por Jimena Canales, responderé que es una...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin