Volver al inicio

Contadores: un ajedrez de números

Según el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los contadores estuvieron entre los profesionistas con más oportunidades laborales en 2008, después de los administradores: casi 645 mil.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Tags: 

A Santiago le pagaron 30 mil pesos, de los cuales le debe seis mil a Camila, a quien le compró un contenedor de manzanas americanas. ¿Cuánto dinero le queda? La respuesta parece fácil... Hasta que aparecen en la cuenta el Impuesto al Valor Agregado, el Impuesto a los Depósitos en Efectivo, el Impuesto Sobre la Renta y otros que se contemplan en el catálogo de leyes fiscales que regulan la vida cotidiana de los mexicanos con ingresos. Santiago y Camila necesitan un contador. No son los únicos. “Hay quien afirma que en la vida necesitamos, al menos, un médico desde que salimos del vientre y un contador desde que comenzamos a generar ingresos”, bromea la coordinadora de la carrera de Contaduría del ITESO, Angelina Ortiz García. La diferencia es que en el campo laboral del país no hay tantos médicos ocupados, y miles de los que sí tienen empleo requieren que un profesional les lleve las cuentas. Según el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los contadores estuvieron entre los profesionistas con más oportunidades laborales en 2008, después de los administradores: casi 645 mil. De los que existen, 78.4 por ciento trabaja, y del total, casi siete de cada 10 se dedican a actividades afines a sus estudios. Del ITESO, por ejemplo, egresan 35 alumnos de esta área cada año y la mayoría tiene un empleo remunerado desde el sexto de una carrera de nueve semestres. “Sí, sí —pensarán muchos—, pero para estudiar contaduría se necesita ser un genio de las matemáticas, tener nalgas resistentes, cabeza cuadrada y filia por los espacios cerrados”. La realidad es que no se necesita mucho más de eso que para otras profesiones. “Los contadores saben restar, sumar y dividir, igual que los demás. Lo importante es que saben escuchar lo que les dicen los números, para tomar decisiones adecuadas. Se cree que vivimos sentados tras un escritorio. Falso, falso, falso. Un buen contador entiende los problemas sociales y económicos de su contexto; trabaja en equipo con otras profesiones”, afirma Angelina Ortiz. “El trabajo es de lo más creativo. Tenemos un sistema fiscal complejo y ligado a otros países: una madeja muy complicada que requiere soluciones muy creativas”, explica Luis Ignacio Sánchez Gutiérrez, egresado del ITESO en los años ochenta, uno de los fiscalistas más reconocidos de México y socio de la firma Sánchez Alonso & Compañía, con sede en Guadalajara.

“El que usa mangas de plástico y escribe con un lapicito en un cuadernote ya no existe. Hoy se requiere un gusto por la lectura y la investigación: la legislación fiscal es activa y nunca termina de aprenderse”, dice Leopoldo Velásquez Heredia, también itesiano y contemporáneo de Luis Ignacio Sánchez, especialista en impuestos desde hace 25 años y, desde hace un decenio, director regional de la firma holandesa-estadunidense KPMG, con matriz en Suiza y presencia en 170 países. “Es una profesión de estratega: una de las funciones más importantes es la de [ayudar a los clientes a] contribuir con el gasto público, sin que esa obligación sea una carga insoportable”, apunta Víctor Hugo Rolón Reyes, asesor de 40 contribuyentes.“Es una gran partida de ajedrez contra alguien a quien no estás viendo: la Secretaría de Hacienda. Ambos jugadores conocen las reglas del juego y gana el que las usa mejor. En síntesis, un ejercicio intelectual bastante placentero”, comenta Juan Vázquez Gama, licenciado en letras y socio activo de un despacho de contaduría. De una u otra manera, todos hemos sido jugadores o piezas del tablero de ajedrez. Lo mismo un plomero que puso un local de reparaciones, el colaborador de una revista, una familia que ha decidido poner una tienda de abarrotes, o una trasnacional: todos necesitan la ayuda de un profesional que entienda las reglas fiscales.

Como afirma Luis Ignacio Sánchez, todos conocemos a alguien que necesita los servicios de un contador, porque México tiene leyes imperfectas, confusas, y situaciones sin regulación. “Las leyes suscitan controversias terribles”, añade. Por ejemplo, en teoría, los alimentos no generan IVA, excepto los que están preparados, a menos que estén empacados. “¿Deberíamos pagar impuestos por un sándwich que compramos en el autoservicio? Hay una discusión al respecto”. Otro caso es el de las pizzas para llevar: “Si el dueño del negocio no contrata a un especialista en impuestos, su pequeña empresa podría deber 15 por ciento de sus ganancias de los últimos años”. Otro dato real: gran parte de la economía mexicana se sostiene gracias a las llamadas pequeñas y medianas empresas (PYMES), que en el país suman alrededor de 200 mil, según la Secretaría de Economía (SE). Las más pequeñas aún, llamadas microempresas, son 3.8 millones (Público, 17 de febrero de 2009). ¿Qué tienen que ver esos datos con los contadores? Que quizá, si cada una de esas empresas tuviera un profesional en el arte de saber oír lo que nos dicen los números, el país sería más próspero: “Por desconocimiento, las pequeñas y medianas empresas se mueren y no saben por qué. Venden pero no cobran. Dan empleo, pero la falta de efectivo las asfixia”, lamenta Angelina Ortiz. También es probable que todos conozcamos a alguien que prefiere ahorrarse los honorarios de un contador; un ahorro mal entendido, en opinión de Leopoldo Velásquez: “Mi experiencia es que la pequeña y la mediana empresa carecen de buenos profesionales de la contaduría. El resultado es que, o pagan de más, o pagan de menos. Las pequeñas y medianas empresas necesitan más un contador que los grandes grupos que ya cuentan con equipos de especialistas en tesorería, costos, finanzas”. La coordinadora de Contaduría del ITESO, Angelina Ortiz García, añade que las tendencias —negativas— del mercado laboral son otra razón para que los legendarios contadores sigan con cargas pesadas: en estos tiempos, por lo menos la mitad de los patrones no ofrece una planta a los empleados, por lo que éstos deben cobrar por medio de facturas o recibos de honorarios, o bien los trabajadores tienen más de un empleador para completar la quincena. Pero hoy el campo laboral no se acaba donde empieza la impresión de los recibos de honorarios. En diciembre de 2008, el millonario estadunidense Bernard L. Madoff fue arrestado, acusado de haber hecho un fraude multimillonario. Sus inversionistas perdieron un total de ¡50 mil millones de dólares! Madoff confesó que su negocio era “una gran mentira”. Hace unas semanas, la historia se repitió con Allen Stanford, quien protagonizó un fraude de ocho mil millones de dólares.

Los grandes fraudes son a causa de la manipulación de las cifras para ofrecer a los inversionistas utilidades atractivas, pero irreales. Faltaron contadores auditores que revisaran e hicieran públicas las cuentas de las empresas defraudadoras, y contadores asesores que le abrieran los ojos a las personas que perdieron todo porque no tuvieron la capacidad de saber si lo que les estaban ofreciendo era algo real, coinciden Leopoldo Velásquez, Angelina Ortiz y Luis Ignacio Sánchez. Velásquez, director regional de KPMG, señala que lo bueno del difícil sistema fiscal mexicano es que ha abierto muchos campos: la seguridad social, los precios de transferencia —las operaciones entre empresas del mismo grupo—, los principios internacionales de información financiera: “Para un contador, los idiomas son indispensables: es formidable conocer y estudiar las reglas globales del juego […] Ahora los profesionales deben especializarse, para poder viajar a otros países y asesorar a las grandes empresas”. “Lo que no se vale es quedarse atrás y ser todólogos”, recomienda Luis Ignacio Sánchez, quien confiesa que estudió contaduría porque a su padre le habría gustado ser contador pero su abuelo se lo prohibió. “En honor a mi padre me especialicé y encontré, en los impuestos, un área apasionante y nunca rutinaria”. Hoy, Sánchez Alonso & Compañía maneja 150 cuentas de empresas. Eso sí, aclara, los tiempos ya no son los de su padre: “Los contadores deben especializarse; ya no existe la contabilidad tradicional. Ahora los sistemas de información son más eficientes, pero más complejos”, y más apasionantes. Lo que queda claro, como insiste Leopoldo Velásquez Heredia, es que ni en muchos años, la contaduría pasará de moda: “Mientras existan las empresas, a esta profesión le sobra futuro”. m.

Con el balance a favor En México, las carreras con mayor número de profesionistas ocupados en 2008 fueron: :Administración con 646,600
:Contaduría y Finanzas con 644,800
:Derecho con 524,100 Desde 1999, la cifra de contadores ocupados ha ido en ascenso. :En 1999 había 542 mil ocupados; en 2008 eran casi 645 mil. Fuente:Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

 


De los contadores ocupados:
En 2007 (633 mil contadores ocupados), el sueldo promedio en todo el país era de 9,500 pesos mensuales; del total de los ocupados, 67.9% realizaba actividades afines a sus estudios. La cantidad de nuevos profesionales ha disminuido. Hace 10 años egresaron 33,868 de las universidades públicas y privadas del país, y en el periodo 2006-2007 salieron 25,924. :30% labora en servicios financieros y corporativos. :21% en comercio. :12% en la industria manufacturera. :10% en gobierno y organismos internacionales. :7% en servicios sociales. :20% en otras actividades. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social señala que los sueldos más altos del país son, en primer lugar, los de directores, gerentes y administradores de área o establecimientos, empresas, instituciones y negocios públicos y privados. En cuarto lugar, presidentes, directores y gerentes generales en instituciones y empresas públicas y privadas.

Fuente: Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

  • Más reciente
  • Más popular
La apuesta de la nueva Administración es facilitar la inclusión de los jóvenes al mercado laboral
Como un programa interesante que busca reducir la precariedad laboral...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Cartel para exigir la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Imagen: Clay Rodery
Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Ildefonso Camacho, SJ, explica que buscar el bien de las minorías "es tarea de todos". Foto: Roberto Ornelas
“La teología tiene que recuperar su estatus de ser una ciencia que...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Imagen de la película «Dunkirk», de Cristopher Nolan
La forma más sencilla de determinar qué es original en el cine es...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin