Volver al inicio

Se buscan ingenieros

Las carreras de ingeniería se encuentran entre las mejor posicionadas y mejor pagadas en México, debido al crecimiento de las industrias de alta tecnología, alimentos, bebidas e infraestructura.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail

Han pasado trece años desde que el ingeniero Jorge Vázquez Murillo egresó de la universidad. Entonces, la industria de alta tecnología en el occidente del país se limitaba a la manufactura. El diseño de productos —el área que le interesaba— no era alternativa, por lo que decidió salir de México en busca de mejores opciones de desarrollo. La situación ha cambiado. Jorge Vázquez, gerente de producto en Continental, pertenece a la generación que luchó para que las grandes compañías voltearan a ver a los ingenieros mexicanos como creadores de soluciones. “Siempre ha sido una carrera redituable, pero en los últimos años, además de ser rentable ha crecido en opciones de desarrollo creativo para los mexicanos”. A Gabriela Ramos Leal y Alan Led Collins Rivera, ingenieros electrónicos por el ITESO, les ha tocado vivir las bondades de la situación actual, aunque cada uno ha enfrentado sus propios dilemas: Gabriela se asoció con un compañero de estudios para fundar Tecnología Zerta, una empresa de dispositivos de innovación médica; Alan trabajó en el desarrollo de videojuegos, se desempeña en Freescale y provee soporte técnico para la tecnología de comunicación inalámbrica ZigBee. A diferencia de otras carreras que en este momento ofrecen panoramas saturados o mal remunerados, las ingenierías viven un momento especial gracias al crecimiento de la alta tecnología, los avances en transformación de materiales y el desarrollo urbano de las ciudades. “Los jóvenes no se dedican a la ciencia o la ingeniería simplemente porque no saben las enormes oportunidades que hay; además no sólo es altamente satisfactorio desde el punto de vista intelectual, sino porque se resuelve un problema real de la sociedad”. Mario Molina-Pasquel Henríquez Ingeniero químico y premio Nobel de Química MAGIS 382 “Las ingenierías son carreras de mucho esfuerzo, pero muy bien reconocidas en el país y en el extranjero. Los sueldos van desde 1,800 hasta ocho mil dólares y siempre con la oportunidad de crecer tanto en responsabilidades, aprendizaje y proyección, como en sueldo”, asegura Ricardo Gómez Quiñones, presidente en occidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti). Luis Manuel Barroso, coordinador de ingeniería civil del ITESO, confirma el horizonte: “Siempre habrá trabajo para los ingenieros y por fortuna, por las aportaciones a la calidad de vida, todo parece indicar que serán bien remunerados. En cuestión de ingeniería civil en México, el presidente Felipe Calderón ya confirmó que el sexenio [2006-2012] será de infraestructura. Al margen de eso, todas las ciudades del mundo exigen planeación, proyección, construcción, evaluación, mantenimiento y rehabilitación. Son muchas las que crecieron sin contar con un plan adecuado y en los errores del pasado surgen oportunidades de trabajo”. La situación geográfica, afirma, ha situado al ingeniero mexicano promedio como uno de los favoritos de las grandes firmas trasnacionales, sea en ingeniería civil, química, mecánica o electrónica. “La mayoría de las veces las personas no aprecian las obras [carreteras] porque van a alta velocidad. Pero cuando te paras puedes disfrutar estas bonitas obras. Eso es lo que más me gusta de mi trabajo”. Óscar Alcaraz Lafarga Ingeniero civil, constructor de puentes y carreteras MAGIS 397 Historias de emprendedores Gabriela Ramos egresó de ingeniería electrónica del ITESO en 2004. Su primer trabajo fue en la firma Pegasus Control, dedicada al diseño y manufactura de bombas de gasolina. Después, con un compañero de la universidad, creó a Sinapsis, un aparato para ayudar a la regeneración celular de las personas. Ese proyecto escolar se volvió una solución innovadora, útil para enfermedades como la diabetes, que ahora se aplica en el IMSS y en otras instituciones. Después se integraron a la incubadora tecnológica del ITESO para fundar una empresa. “Ha sido difícil y no. La parte más noble ha sido encontrar puertas abiertas de instituciones médicas, investigadores internacionales e instituciones públicas para presentar las propuestas; existe mucho interés. Lo difícil en su momento fue aprender a sacar adelante todas las tareas, obtener el capital y saber administrarlo”, relata. “Aprender a vender ideas ha sido clave, eso es algo que no siempre se enseña en el aula, se aprende en el oficio”. Alan Led Collins Rivera, quien también está en el proceso de crear una empresa con un par de socios, considera que su generación se encuentra en un momento que promete cambios importantes en la industria. “El país se encuentra en una posición ‘privilegiada’, somos vecinos del país que culturalmente afecta los intereses del mercado tecnológico, y somos un país ‘de costo accesible’, es decir, es más efectivo pagarle a tres ingenieros mexicanos que a uno de origen europeo o estadunidense. El mundo ya se dio cuenta que hay talento en este país y lo mejor de todo es que somos autodidactas. Por fortuna (y en desventaja al mismo tiempo) somos lo suficientemente cost effective como para que empresas que definen el rumbo tecnológico mundial, continúen apostando”. “No se puede hablar de un mundo que no sea autosustentable. Tenemos que pensar en que si usamos diez litros de agua, se los tenemos que devolver a la tierra e incluso darle más; si no, el mundo se acabará. La biotecnología juega un papel importante en este proceso”. Laura Mendoza Ingeniera química, Inventora del Año 2007 y fundadora de Unima Bioseguridad Integral MAGIS 401 Pueblo tecnológico Roberto Osorno Hinojosa, jefe de la Oficina de Sistemas de Información del ITESO, asegura que Guadalajara se ha convertido en una especie de pueblo tecnológico, pues en los últimos años se ha incrementado el número de firmas que abren centros de diseño en la región. “Los sueldos varían, pero todos los panoramas en las diferentes industrias relacionadas son muy positivos. Además, un egresado colocado tiene la oportunidad de lograr incrementos de hasta 40 por ciento”. Osorno atribuye la gran demanda de ingenieros a la convergencia que existe entre las diferentes ingenierías en favor del avance de la tecnología. “En estos momentos, las industrias están enlazadas: eso une a las ingenierías y amplía los campos laborales. En el pasado, los automóviles eran sólo máquinas de transporte y los únicos lujos eran el estéreo y similares. Ahora comprenden una serie de servicios que integran a varios sectores. Lo mismo ocurre en dispositivos de telefonía celular y demás servicios”. En esto coincide José Orozco González Aréchiga, coordinador de la carrera de Ingeniería Química en el ITESO: “A estas alturas, está claro que las ingenierías están más que relacionadas. Para los ingenieros en química, siempre habrá trabajo porque será indispensable la transformación de materiales para realizar cambios físicos y químicos”. Orozco considera que países como Estados Unidos cometieron errores al centrar su interés en la contratación de personal para diseñar plantas o centros de creación, y subestimaron el reclutamiento de suficientes profesionales para su operación. También señala que la demanda laboral tiene lugar en todos los sectores y que no sólo es posible comenzar a percibir un sueldo en la etapa de estudiante avanzado, sino incluso comenzar una trayectoria en una empresa trasnacional. Los académicos coinciden en la existencia de sobredemanda de ingenieros. Las razones son varias. Por un lado, está el crecimiento de la industria de alta tecnología, dependiente del movimiento de las grandes economías, que ha crecido notablemente en los últimos años, explica Osorno Hinojosa. Por otro, como señala Cuauhtémoc Aguilera Galicia, coordinador de la maestría en Diseño Electrónico del ITESO, existen mitos sobre los programas de las carreras que alejan a los estudiantes: “En México, las ciencias exactas como las matemáticas son impartidas con cierta deficiencia que genera pavor o de-sencanto y con esa impresión caminan muchos. Opciones como las ingenierías son descartadas por algunos que sienten interés, pero el miedo a las matemáticas, física y materias similares, les hace correr”. “Las ingenieras ambientales están teniendo presencia en las empresas, pero sobre todo se ha visto su posicionamiento en las instituciones de gobierno, donde se toman las políticas públicas”. Javier Clausen Silva Maestro en ciencias en Hidrogeología y Geología MAGIS 383 Existen puntos que las instituciones educativas y los estudiantes aún deben resolver para aprovechar al máximo las ventajas de los actuales y futuros ingenieros. “Es irónico que a pesar de estar tan cercanos a Estados Unidos, el nivel de inglés entre los jóvenes egresados sea inferior al que tienen los profesionales de India”, dice Gómez Quiñones. El presidente de la Canieti en occidente asegura que éste es uno de los puntos más débiles: “Podemos rechazar al mejor promedio o al mejor candidato si no domina el idioma. Las universidades privadas están trabajando muy bien este aspecto, pero sólo representan 20 por ciento de su población. Lamentablemente en las instituciones públicas aún es un tema rezagado, y es preocupante, pues ahí surge la mayoría de ingenieros de diferentes áreas”. El idioma es un aspecto clave en una profesión de exportación: “Desde que comienzan a estudiar, los futuros ingenieros no sólo saben que viajarán constantemente o bien, que las oportunidades podrían surgir en cualquier zona, ciudad o país. Lo mejor de todo es que asumen ese papel y no les genera conflicto, todo lo contrario, es uno de los atractivos de las carreras”, agrega Aguilera Galicia. En su opinión, los vínculos de las universidades con las empresas han dado paso a la constante exportación de egresados. Los expertos concluyen que aunque Estados Unidos se ha convertido en el principal cliente de nuestro país, Israel, España y Nueva Zelanda ya voltean a México. Han encontrado en el ingeniero mexicano a un creativo capaz de ofrecer autonomía y, al mismo tiempo, trabajo en equipo para resolver problemas tecnológicos y adaptarse al movimiento de las economías, del que dependen los avances de cada industria. m. 14% más estudiantes mujeres que hombres en bachillerato en México 95% presencia masculina en las carreras de ingeniería 2 de cada 10 ingenieros en México son mujeres posición de ingeniería industrial entre las carreras con mayor demanda 6,173 egresados de carreras de ingeniería en Jalisco 4º lugar de Jalisco en el mapa nacional de egresados de ingenierías Fuente: Canieti

  • Más reciente
  • Más popular
La apuesta de la nueva Administración es facilitar la inclusión de los jóvenes al mercado laboral
Como un programa interesante que busca reducir la precariedad laboral...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Cartel para exigir la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Imagen: Clay Rodery
Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Foto: Cortesía @metaforafipq
Aquí yazgo, subterráneo, lánguido, durmiendo en las góndolas como los...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30
Imagen de la ópera «Stiffelio»
En el mundo de la llamada música clásica y de la ópera es común...
Viernes, Marzo 1, 2019 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin