Volver al inicio

Por una mejor atención a las personas en situación de calle

El PAP “Mejoramiento de la calidad, productividad y logística en la Industria Regional” trabajó con la Unidad Asistencial para Indigentes

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
El PAP busca beneficiar a personas que han sido excluidas socialmente. Foto: UPAI
El PAP busca beneficiar a personas que han sido excluidas socialmente. Foto: UPAI

Los conocimientos técnicos y la labor social convergieron en el Proyecto de Aplicación Profesional “Mejoramiento de la calidad, productividad y logística en la Industria Regional”, en el que participaron Susana Llamas Guerrero, estudiante de Ingeniería en Empresas de Servicio, y Yuliana González González y David García Mares Hernández, de Ingeniería Industrial.

Aunque ambas carreras parecen tener un enfoque empresarial, lo cierto es que, a decir de David García, pudieron “llevar los conocimientos profesionales a una instancia social para beneficiar a sectores que se encuentran excluidos, sectores que muchas veces la sociedad no voltea a ver”. Y es que, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), de 2005 a 2016 aumentó el porcentaje de personas en situación de indigencia en México, al pasar de 8.7 a 14.2 por ciento.

Con este escenario como telón de fondo, en el periodo Primavera 2018, los tres estudiantes del ITESO trabajaron con la Unidad Asistencial para Indigentes (UAPI), un programa del Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) que en la actualidad brinda techo, alimento y servicios médicos a 270 personas en situación de indigencia para reincorporarlas a la sociedad.

“De toda la población de indigencia que hay en México y en Jalisco, UAPI atiende a un sector en especial. Cuando las personas ingresan, aquí se convierten en usuarias quienes tienen ciertas características comunes: son personas mayores de 18 años, indigentes, con afectación de sus facultades físicas y mentales y sin lazos familiares”, detalló Susana Llamas.

A mediados de mayo, los estudiantes presentaron los resultados del PAP ante el profesor Juan Pablo Zatarain Hernández, Delia Ramírez Vázquez —coordinadora de la Ingeniería en Empresas de Servicio del Departamento de Electrónica, Sistemas e Informática (DESI)— y Aurelio González, administrador de la UAPI.

Susana Llamas detalló que durante este semestre se enfocaron en los principales procesos operativos de la uapi: el ingreso, la estancia y el egreso de los usuarios. “Nuestro proyecto se enfocó en los procesos que tocan al usuario y el propósito fue optimizar lo que está alrededor de él”.

El producto final, explicó Yuliana González, fue un manual de procesos operativos que busca ser útil para la capacitación de personal nuevo, la estandarización de procesos y que sea la base desde la cual se puedan generar cambios, además de certificaciones o que el modelo de atención se replique en otros estados, por ejemplo.

“Esperamos que beneficie a IJAS y a UAPI y, lo principal, que mejore la calidad de vida del usuario”, dijo Susana Llamas, mientras que Yuliana González enumeró otras propuestas, que van desde la apertura de un voluntariado para apoyar al personal que labora en la Unidad hasta terapias ocupacionales tales como tener un huerto que beneficie a las personas en situación de indigencia y a la institución, así como la organización de las donaciones para que les llegue la ayuda que realmente necesitan.

Además de aplicar los conocimientos adquiridos durante la carrera y el trabajo interdisciplinar que realizaron durante el PAP, los estudiantes destacaron el impacto que tuvo para ellos la experiencia de ir a las instalaciones de la UAPI.

“Te cambia el panorama ver ese tipo de proyectos y saber que como profesionales podemos ayudar; me daré tiempo para pensar qué voy a hacer, no voy a quedarme con que ya puse mi granito de arena”, afirmó Yuliana González.

David García calificó como titánica la labor que se realiza en dicha instancia a pesar de que el trabajo los rebasa, y señaló que “al principio fue impactante llegar a la UAPI y conocer a estas personas y el estado en el que se encuentran, porque parece ser que son lo que la sociedad no quiere ver”.

Por su parte, Aurelio González mencionó que desde hace diez años querían hacer el manual, pero no había sido posible debido a que cuentan con poco personal; en la Unidad laboran apenas 60 personas para atender a todos los usuarios, cuando lo ideal para lograr su rehabilitación son tres profesionales por cada uno. “No importa el estatus, no hay algo que determine la indigencia”, afirmó, y aseguró que nadie tiene garantizado no pasar por  esa situación.

El administrador de la UAPI alabó la labor que hicieron los estudiantes a pesar de la precaria situación  de la Unidad. “Muchas de las personas que vienen a colaborar terminan por no regresar; se necesita corazón, espíritu y humanismo”.

Éste fue el primer semestre que el ITESO colabora con la UAPI desde un PAP. Entre las tareas pendientes está el tener una base de datos digital que facilite la comunicación entre áreas. m.

  • Más reciente
  • Más popular
El PAP busca beneficiar a personas que han sido excluidas socialmente. Foto: UPAI
Los conocimientos técnicos y la labor social convergieron en el...
Domingo, Julio 1, 2018 - 00:30
Federici es autora del libro «Calibán y la bruja». Foto: Adiante.gal
Laura está enojada porque siente que su familia la trata como...
Domingo, Julio 1, 2018 - 00:30
Las pantallas dejaron de ser un entretenimiento para convertirse en herramientas de aprendizaje. Foto: Smart-School
La mirada de Lucía se distrae sutilmente hacia lo que esconden sus...
Domingo, Julio 1, 2018 - 00:30
Corres afirma que la intención es que el dispositivo esté al alcance de la mayoría. Foto: Luis Ponciano
Antonio Rafael Corres Matamoros tiene 25 años trabajando en Cormat,...
Domingo, Julio 1, 2018 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin