Volver al inicio

Barrios ecológicos

El concepto de calidad de vida, entendido como el bienestar integral de las personas a través de la satisfacción de sus necesidades, está relacionado con el acceso a un medio ambiente sano. Por esto, la prosperidad individual y colectiva no deberá poner en riesgo la fragilidad de los ecosistemas naturales

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

 

Los desafíos de la sustentabilidad se ganarán o se perderán en las ciudades, y esto dependerá en buena medida de la inteligencia de sociedades y gobiernos. Puesto que las ciudades son fuertes consumidoras de energía y en ellas se producen grandes cantidades de desechos, la clave radica, principalmente, en restablecer el equilibrio entre energía y residuos, según el ecólogo Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. Los retos urbanos actuales son la disminución del impacto de las ciudades sobre el entorno y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

Esto implica que si más de 7 mil millones de personas en el mundo viven en ciudades, garantizar el bienestar para sus habitantes requiere transformar las formas de productividad, de consumo energético y de generación de residuos para disminuir el impacto ecológico de las ciudades.

El concepto de calidad de vida, entendido como el bienestar integral de las personas a través de la satisfacción de sus necesidades, está relacionado con el acceso a un medio ambiente sano. Por esto, la prosperidad individual y colectiva no deberá poner en riesgo la fragilidad de los ecosistemas naturales; la calidad de vida deberá ser un derecho ciudadano y no un privilegio de exclusión. Si éste fuera el eje rector que guiara las políticas públicas, se requeriría replantear nuevas formas de gobernanza y participación, así como una revolución en el diseño de la ciudad y de sus infraestructuras de soporte.

Para atender este desafío que implica nuestra condición urbana, algunas ciudades como Portland, San Francisco, Vancouver, Malmö o Estocolmo han apostado a la escala del barrio como el ámbito para acelerar la aplicación de soluciones sustentables. Según el Instituto para la Sustentabilidad de Portland (POSI), el barrio es la célula que tiene una dimensión lo suficientemente manejable para detonar innovaciones en el corto plazo, y lo suficientemente grande como para conseguir un impacto significativo en la ciudad.

Este instituto acuñó el término EcoDistrict (Eco-Distrito) en 2009, como una estrategia para alcanzar metas de sustentabilidad en el corto plazo desde la escala barrial o distrital. Por medio de una participación comunitaria activa, la aplicación de tecnologías innovadoras, inversiones público-privadas y el monitoreo de los resultados, se busca disminuir la huella ecológica de ciudades con un intenso consumo energético. Concretamente, es un acuerdo comunitario para garantizar la sustentabilidad de un barrio a través de la edificación, la infraestructura y los hábitos colectivos, que se apoya en tres ejes: 1) infraestructura y edificios (hardware), 2) educación y comunidad (software) y 3) políticas y financiamiento.

El principal reto de un Eco-Distrito no es la aplicación de tecnologías sustentables (energía, calles verdes, transporte sustentable, gestión de residuos), sino la ausencia de políticas públicas que apoyen este tipo de proyectos. Es por esto que el POSI ha tomado el liderazgo para acelerar la renovación sustentable de barrios como política nacional.

Por medio de la investigación, la creación de redes con distintas ciudades y el diseño de cinco Eco-Distritos en el área metropolitana de Portland, ellos han desarrollado una “caja de herramientas” y un método que incluye la participación activa de la comunidad, nuevas formas de inversión y el apoyo de políticas públicas. Como punto de partida hay ocho áreas en el proyecto del barrio: Desarrollo Equitativo, Salud y Bienestar, Identidad y Comunidad, Accesibilidad y Movilidad, Energía, Agua, Hábitat y Ecosistemas y Gestión de Residuos.

Aunque la realidad de las ciudades mexicanas plantea desafíos muy distintos a los de las ciudades estadunidenses y europeas, en Guadalajara existen muchos barrios con la necesidad (y el potencial) de ser transformados, desde este enfoque, en el corto plazo. Además, la ciudad ya cuenta con gran cantidad de proyectos de escala barrial, de espacios públicos, de movilidad y de ordenación del territorio (proyectosguadalajara.com). Sin embargo, no hay ningún ejemplo de éxito en que se pueda hablar de inclusión, calidad de vida, prosperidad y sustentabilidad. Así que es momento de apostar por un barrio y detonar un nuevo modelo de gestión social por medio de la dotación de espacios públicos, la movilidad sustentable, generación de empleo, gestión de energía y residuos desde la escala de la comunidad. Con la renovación sustentable de un barrio no sólo recuperaríamos la ciudad, sino el optimismo colectivo y lograríamos un pacto ciudadano para cuidar y conservar nuestro ecosistema urbano. m

  • Más reciente
  • Más popular
Foto: pexels.com
Por años hemos valorado las ventajas que nos da ordenar nuestro...
Jueves, Julio 4, 2019 - 10:54
Cientos de cadáveres han sido resguardados en cajas de tráiler. Foto: reporteindigo.com
Para las antiguas tribus nómadas del desierto —que posteriormente...
Lunes, Julio 1, 2019 - 00:30
El pasado 30 de junio comenzó a operar oficialmente la Guardia Nacional. Foto: EFE/Alonso Rochín
Cuando nació la Guardia Nacional, el 28 de mayo de 2019 con la...
Lunes, Julio 1, 2019 - 00:30
Alfonso Hernández, del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción. Foto: L. Ponciano
“Los retos de Jalisco y del Occidente de México son los retos del...
Lunes, Julio 1, 2019 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

Publicidad

Web Diana Martin