Volver al inicio

¿Quién soy? Zhu Fadong

Zhu Fadong sabe combinar la potencia del performance para después extender sus lecturas a través de la pintura, la escultura y el dibujo.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Registro de la serie «Esta persona está en venta» (1994). Fotos: wikipedia.org
Registro de la serie «Esta persona está en venta» (1994). Fotos: wikipedia.org

“Yo: una ficción en la que a lo sumo somos coautores. Yo es otro”, cita el escritor Imre Kertész al poeta Rimbaud, buscándose, y es que quizá la respuesta a la pregunta está afuera de nosotros. Sospecho también que la cuestión resulta tan personal e íntima que dudamos que esos otros se pregunten lo mismo. Pues bien, hace 28 años un joven recién llegado a Beijing, desde la provincia de Yunnan, se detuvo allí, en el “¿quién soy?”. Y decidió buscar la respuesta en la razón de su migración, la economía, a través del arte y a partir de los otros.

En 1993, Zhu Fadong comenzó a pintar carteles como los que aparecían en los muros de la capital de China buscando personas perdidas, pero con su fotografía y su nombre, en espera de que alguien se comunicara para darle noticias de él mismo (Anuncio de una persona perdida). En 1994, ayudado por otro joven artista, Xeujun Zhang, recorrió con una chamarra azul las calles de la gigantesca ciudad con un letrero en la espalda: “Esta persona está a la venta. El precio es negociable”, para descubrir no sólo quién era, sino también cuánto valía, y así nació lo que muchos consideran la primera obra de arte-acción (performance) contemporánea en su país. Esta persona está en venta es ya una de las piezas icónicas del arte político actual, y catapultó al joven artista al reconocimiento —primero afuera y después en su propia geografía— gracias al artista Ai Weiwei, quien registró la pieza en su famoso Libro de tapas negras, un compilado sobre arte contemporáneo chino no inscrito, e incluso no tomado en cuenta, en las políticas culturales de su país.

Desde entonces, Zhu Fadong ha dado vueltas y vueltas sobre esta experiencia desde las artes vivas. El artista que nació en un distrito campesino, que se dedicaba a la granja y a la jardinería hasta que se decidió por estudiar arte y migrar a la capital, sabe combinar la potencia del performance para después extender sus lecturas a través de la pintura, la escultura y el dibujo. Todavía, en sus exposiciones por Asia, Europa o América, aparece un nuevo guiño a Esta persona está en venta por medio de la representación escultórica de él mismo multiplicado, o en la exhibición de las piezas que formaron la acción, como su chamarra, su letrero, las fotografías de registro o dibujos y pinturas en representación de varios instantes, como si el tiempo se hubiera detenido allí. Quizás otra metáfora acerca de la permanencia de la duda esencial.

Zhu Fadong  Imagen de la serie Celebridad 48 (2008).

El artista sigue su camino a partir de preguntas básicas, planteadas desde aspectos económicos y representadas a través de los otros, que tienen como resultado serios cuestionamientos culturales, sociales, políticos y económicos. En 2008 presentó Celebridad 48, retratos de Mao Tse-Tung (máximo dirigente del Partido Comunista de China de 1949 a 1976, cuya imagen se volvió un objeto de culto para su propaganda ideológica), compuestos de logotipos de marcas, desde Walmart, Honda, Motorola y Mercedes Benz hasta McDonald’s. Recientemente ha hecho retratos de personajes famosos estadounidenses cuya influencia ya tocó la vida cotidiana china, por medio de técnicas tan exquisitas como la gráfica china zhuanke (que otorga dimensiones hasta formar casi una escultura), o la tinta sobre papel arroz. Entre ellos, se incluye a sí mismo, como parte de un performance en el que se convierte en un collage de logos.

De 1998 a 2015, el artista trabajó en Documentos de Identidad, una pieza diseñada desde otra acción. En 1990, China comenzó un programa de “modernización” urbana y educativa, y una de sus consecuencias fue la imposición de un documento de identidad (ID) que funcionaba como una especie de pasaporte: indicaba el lugar de nacimiento, lugar donde, por ley, se debía permanecer, a menos que se pidiera una especie de visa hasta cambiar de nuevo el id por un costo que oscilaba entre 10 y 40 yuanes, bastante elevado para gran parte de la población urbana. Zhu Fadong diseñó un id alterno para subrayar el dato “lugar de nacimiento” y criticar así una política en la que la migración —que considera un derecho humano— era prácticamente anulada para la población de bajos recursos. Este id se vendía por 50 yuanes, para diferenciarse así como pieza artística de las falsificaciones. Sí. Como todos nosotros, Zhu Fadong no ha dejado de preguntarse ¿quién soy? m.

Para saber más

:: Registro de Esta persona está en venta.

:: Registro del performance Celebridad 48.

  • Más reciente
  • Más popular
Imagen de la película «Temporada de patos», de Fernando Eimbcke
En Así se hacen las películas, el evangelio según Sidney Lumet, el...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
Muthoni está cambiando la vida de muchas mujeres en África. Foto: tuphotos.nsrc.org
Cuenta la keniana Dorcas Muthoni (Nyeri, 1979) que cuando obtuvo su...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
La comida también entra por los ojos. Foto: http://blogs.uab.cat
El universo de la gastronomía no sólo se rige por las leyes de los...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30
Los árboles luminosos echan mano de nano y biotecnología.
Una señal inequívoca de que una ciudad funciona es su sistema de...
Sábado, Septiembre 1, 2018 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin