Volver al inicio
					
					
		    		
                                        

54 horas para emprender

Podría pensarse que el espíritu de un evento como el Startup Weekend sería altamente competitivo, con celos sobre las propias iniciativas y una preocupación entre los asistentes por ver si alguien “se roba” una idea. Pero más bien sucedió lo contrario: todos estaban dispuestos a colaborar, a preguntar, incluso con miembros de otro equipo.
Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Era viernes. Llovía. Y en los pasillos del edificio T, un grupo de 80 desconocidos, que habían llegado de varias partes del país —programadores, diseñadores, empresarios—, cabildeaban informalmente antes de que empezara el Startup Weekend Guadalajara. ¿Qué haces, en qué eres experto, qué clase de idea tienes? Todos venían con el ánimo de sumarse a un experimento de emprendimiento exprés en áreas de tecnología.

El evento, celebrado en el ITESO del 24 al 26 de junio, se basa en la metodología de la organización Startup Weekend, una iniciativa sin fines de lucro afincada en Seattle que se propone desarrollar prototipos y planes de negocio tecnológico en 54 horas. Ese mismo fin de semana, mientras se celebraba la edición Guadalajara, había eventos similares en otras ciudades del mundo, como Río de Janeiro, Las Vegas, Copenhagen, Munich y Berlin, entre otros.

El primer paso es elegir qué ideas valen la pena. Y se hace de manera sencilla: cada persona tiene un minuto —cronometrado— para proponer su idea. Luego se vota por las mejores y se forman equipos para desarrollarlas. El abanico de opciones que se presentaron fue amplio: un servicio de videoconferencias en la nube (que funciona exclusivamente en servidores, pues), una red social para amantes de los perros, un traductor de caracteres chinos, un generador de tiras cómicas para iPad, un simulador de bolsa de valores para otras startups (o sea: empresas tecnológicas emergentes), un programa para calcular impuestos, un sistema de encuestas en línea para comparar las propuestas de candidatos políticos. En total se propusieron 48 ideas. Se eligieron doce.

Podría pensarse que el espíritu de un evento así sería altamente competitivo, con celos sobre las propias iniciativas y una preocupación entre los asistentes por ver si alguien “se roba” una idea. Pero más bien sucedió lo contrario: todos estaban dispuestos a colaborar, a preguntar, incluso con miembros de otro equipo. Porque en el emprendimiento de internet —y esa parece ser una de las lecciones en un evento así— la clave no está en la originalidad, sino en la capacidad para resolver con eficacia un problema.

Me recuerda el debate que plantea la película Red Social, de David Fincher, sobre el desarrollo de Facebook —esa inmensa startup. Cuando los gemelos Winklevoss demandan a Mark Zuckerberg por “robarles una idea”, el creador de Facebook responde en una de las audiencias con sus abogados: “¿Si alguien hace una buena silla le debe dinero a todos los que habían hecho una?”. Y si hago referencia a Facebook es porque los asistentes a este evento pertenecen a la misma generación —esos jóvenes que usan camisetas de videojuegos, zapatos de colores y que siempre llevan consigo consigo laptops, celulares de última generación, tablets, cámaras de video. Geeks, pues. Los nuevos amos del mundo, pues.

Para el domingo en la tarde, después de jornadas extenuantes de trabajo —algunos asistentes consideran que parte de la emoción del evento consiste en no dormir—, los proyectos tenían que presentar sus resultados ante el jurado: Alberto Flores (representante de Ooyala en Guadalajara), Carlos Mondragón ( co-fundador de iKiGamming), Jorge Zavala y Victor Reyes (fundadores de MexicoInnova). Sólo tenían cinco minutos. Cronometrados.

El proyecto ganador fue Contabot.com, un desarrollo encabezado por Vladimir Horby (@vladhorby) que responde a uno de los problemas planteados en uno de los reportajes de Magis: a los trabajadores independientes (o freelance) y las empresas pequeñas les resulta muy caro llevar su contabilidad en orden porque contratar a un contador es muy caro. Contabot.com permitiría calcular las declaraciones a Hacienda; además, alertaría sobre desequilibrios en la cuenta y procesaría estadísticas sobres los costos e ingresos del usuario.

El jurado valoró que Contabot era un proyecto redondo: resuelve un problema real, con un mercado potencial enorme; está bien ejecutado técnicamente y tiene un plan de ingresos viable, con esquema de pagos escalonados dependiendo del número de movimientos que se realicen al mes.

El equipo ganó el derecho a que dos personas asistan durante un mes a un boot camp en el Sylicon Valley, en San Francisco, California, para desarrollar a fondo el prototipo que ahora idearon.

Otros dos proyectos tuvieron una mención especial: Diseña tu Bunsen, una divertida aplicación para diseñar tiras cómicas basadas en los personajes del comic de Jorge Pinto, y PlayVC, el simulador de bolsa de valores para startups.

Para ver más fotos de la Startup Weekend Guadalajara puedes dar clic aquí.

  • Más reciente
  • Más popular
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Cada día miles de personas cruzan el país a bordo de «La Bestia». Fotos: Reuters
La fotografía que se proyecta en el auditorio D del ITESO muestra la...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

 

Web Diana Martin