Volver al inicio

Auster y Coetzee: aquí y ahora conversan sobre deportes

Enviar por e-mailEnviar por e-mail

 

Al igual que muchos de nosotros, los escritores Paul Auster y J. M. Coetzee se sienten culpables cuando “pierden el tiempo” una tarde de domingo que la pasan viendo deportes por televisión en vez de estar leyendo “uno de los muchos libros que se apilan sobre la mesa”. Esta confesión de ambos dio pié a que conversaran sobre deportes (entre otros temas) en varias de las cartas que intercambiaron los escritores y que fueron publicadas recientemente con el título Aquí y ahora. Cartas 2008-2011 (en español en forma conjunta por Anagrama – la editorial de Auster y Mondadori, la de Coetzee).

 

El libro recoge la correspondencia entre Paul Auster (1947, Nueva Jersey) y J. M. Coetzee (1940, Sudáfrica) del 14 de julio del 2008 al 29 de agosto del 2011. Auster es uno de los mayores novelistas estadounidenses en la actualidad. Ha vivido casi toda su vida en la zona de Nueva York y en sus novelas y guiones de cine retrata a personajes entrañables de esa gran ciudad como el músico interpretado por Harvey Keitel en Lulu on the Bridge, una peli de 1998. No es gratuito que La trilogía de Nueva York, compuesta por tres novelas Ciudad de cristal, Fantasmas y La habitación cerrada, sea una de sus obras más reconocidas. Por su parte, J. M. Coetzee ha vivido en Sudáfrica, Estados Unidos, Inglaterra y Australia. Ha publicado menos libros que Auster, pero ha ganado más premios, entre ellos el Nobel de Literatura en 2003. Sus obras más reconocidas son Desgracia (1999) y – hasta ahora – tres tomos de su autobiografía: Infancia (1998), Juventud (2002) y Verano (2009). Cada uno tiene su estilo y sus demonios particulares, pero sin duda que ambos novelistas están entre los mejores de la lengua inglesa en la actualidad y comparten el gusto por los deportes.  

Este tema podría sugerir un enfrentamiento o competencia entre los escritores, pero no, más bien sería una especie de juego cordial de inteligencia, humor y curiosidad. Por las palabras que se escriben y especialmente  el tono de las cartas (por cierto, escritas a máquina y enviadas por correo postal a la usanza tradicional)  escritas y enviadas en la a, humor y miento entre Coetzee y  Sudros, siitores y que fueron publicadas recientemente en casestá claro que los escritores son buenos amigos y que se respetan mutuamente. Hay más de una referencia a viajes junto con sus respectivas esposas y una estancia de los Coetzee en la casa temporal de los Auster en Estorial, Portugal.  

 

El origen de su interés por los deportes viene de sus respectivas infancias. Auster jugó de niño, futbol americano y beisbol, mientras que Coetzee críquet y tenis. En la actualidad ambos son seguidores frecuentes en la televisión de los deportas que practicaron de niños. Sin embargo, el significado que tiene para cada uno de ellos es diferente. Auster está centrado en la experiencia estética: “los deportes tienen un elemento narrativo: seguimos los giros y peripecias del encuentro con objeto de saber el resultado final.  Por este aspecto tiendo a  pensar en los deportes como un arte en vivo”, escribió el neoyorquino. Por su parte, Coetzee tiende a ver más la parte ética: “sigo mirando los deportes en busca de momentos de heroísmo, momentos de nobleza. En otras palabras, la base de mi interés no es estética sino ética. Es absurdo, porque del deporte profesional moderno carece de interés por la ética”, respondió. Y Auster buscó conciliar las dos posturas cuando escribió que experimentaba cierto “estupor ante el hecho de que otro ser humano sea capaz de lograr tales cosas, que nosotros (como especie) no seamos únicamente los gusanos que muchas veces perecemos ser sino que también podamos realizar milagros – en el tenis, la música, la poesía, la ciencia -, y esa envidia y admiración se funden en un sentimiento de abrumadora alegría. Y es ahí donde se fusiona lo estético y lo ético”. En este tema no hubo acuerdo, pero en otros las inquietudes fueron muy parecidas cuando se preguntaron del nulo interés que tendría un deporte de competencia entre robots o las razones de que la mayoría de los deportes que atraen multitudes y pasiones en la actualidad se inventaron a  finales del siglo XIX y por tanto lo difícil que sería popularizar un nuevo deporte físico en este tiempo en que el mercado de espectadores está saturado. La conversación entre estos escritores por supuesto que no se limitó a los deportes (ni siquiera a los aspectos que cité anteriormente); reflexionaron y citaron anécdotas sobre la amistad, la poesía, la lengua llamada materna, sus novelas en proceso, la madurez, los libros y muchos otros temas.  Aquí y ahora. Cartas 2008-2011 es un libro que se lee con gusto (tanto por el espectáculo de la inteligencia, como por el hecho de que las cartas están muy bien escritas por estos dos grandes de la literatura), pero al mismo tiempo nos invita a la reflexión.  

elcierzo Categorías: 
0 Comment(s) to the "Auster y Coetzee: aquí y ahora conversan sobre deportes "

Añadir nuevo comentario

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
En los últimos tiempos, la economía digital se ha convertido en uno...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
La lucha contra el hambre es un tema urgente en el país. Foto: medios.udg.mx
Faltan 20 minutos para las dos de la tarde y don Joaquín y don...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin