Volver al inicio

Probióticos desarrollados con el sello de la casa

Raquel Zúñiga y Laura Arias, investigadoras del ITESO, desarrollaron un medio de cultivo eficiente y económico para enriquecer productos alimenticios con microorganismos benéficos para la salud

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
El nuevo cultivo es más eficiente que el que se usa actualmente. Foto: Luis Ponciano
El nuevo cultivo es más eficiente que el que se usa actualmente. Foto: Luis Ponciano

Están presentes en toda clase de alimentos: bebidas, chocolates, yogures, alimento para animales, panes, fórmula para bebés o barras de cereal. Se trata de las bacterias probióticas, ingrediente principal precisamente de los alimentos que contienen microorganismos vivos que, si se consumen en las cantidades adecuadas y de manera regular, cumplen una importante labor en el cuerpo humano ayudando a evitar enfermedades, fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la digestión y hasta prevenir y combatir ciertos tipos de cáncer.

Dos investigadoras del ITESO han perfeccionado un nuevo medio de cultivo, más eficiente que el que actualmente maneja la industria alimentaria. “[Durante un año] nos dedicamos a ver cuáles eran los nutrientes y las condiciones que necesitaban esos microorganismos [cepas] para poder crecer de una manera más óptima y menos costosa”, explica Raquel Zúñiga, doctora en Biotecnología de Alimentos y académica de la carrera de Ingeniería de Alimentos del ITESO.

Ella y su colega, Laura Arias, eligieron un par de microorganismos para trabajar: el Bifidobacterium animalis y la Lactobacillus plantarum. El éxito de la investigación ha sido tal que ya han solicitado la patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial con el nombre de “Composición de medio de cultivo para favorecer el desarrollo y crecimiento de los microorganismos probióticos Lactobacillus plantarum y Bifidobacterium animalis”.

El suero de leche, un producto nocivo para el medio ambiente que los productores de queso y otros lácteos suelen desechar en enormes cantidades, fue la base del medio de cultivo creado por Arias y Zúñiga, quienes contaron con la colaboración de José Pablo Torres, investigador adscrito a la UdeG. “Éste es un medio de cultivo más sencillo, económico y diseñado específicamente para cada una de las dos cepas”, dice Zúñiga.

El medio de cultivo forma parte del proyecto del nuevo biorreactor que han diseñado académicos del Departamento de Procesos Tecnológicos e Industriales de la universidad; ambos proyectos contaron con fondos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y se espera que en un par de años ya tengan su patente en orden y la industria pueda aprovechar al máximo ambas invenciones.

Tanto el biorreactor como el nuevo medio de cultivo representan lo que se puede obtener cuando universidades y gobiernos invierten tiempo y dinero en la investigación científica multidisciplinaria, un rubro insustituible para los países en desarrollo, como México. m.

  • Más reciente
  • Más popular
Allende sigue siendo una cicatriz de la guerra en México. Los...
Jueves, Junio 1, 2017 - 12:38
El objetivo es ayudar a menores de escasos recursos para que recuperen la audición y retomen sus estudios.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 360 millones de...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
Aunque existe un Sistema Nacional de Atención a Víctimas, los avances son pocos
En México, nueve de cada diez personas no denuncian los delitos, y...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
"Me di cuenta de que me encantaba la ciencia pero me gustaba más la parte humanística", afirma
Si me preguntan por Jimena Canales, responderé que es una...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin