Volver al inicio

Para aligerarse la existencia (virtual)

La obsolescencia programada nos empuja a adquirir nuevos aparatos que muchas veces sólo son un pretexto para generar ganancias injustificadas a los fabricantes de tecnología. Aquí compartimos algunos consejos para evitar la pesadez digital

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
La web cuenta con diferentes herramientas para hacer más llevadera la acumulación de información.
La web cuenta con diferentes herramientas para hacer más llevadera la acumulación de información.

Si tienes un smartphone, seguramente te ha pasado que sientes que sus aplicaciones se vuelven pesadas, que corren más lentamente... que tardan. La obsolescencia programada nos empuja a adquirir nuevos aparatos que, si bien soportan aplicaciones más complejas, muchas veces sólo son un pretexto para generar ganancias injustificadas a los fabricantes de tecnología. Una forma de evitar esta pesadez digital sin tener que comprar nuevos dispositivos es decidir no actualizarlos. Si nos quedamos con la versión viejita pero rápida, la “insegura” pero ligera, la obsoleta pero ágil, podremos ahorrarnos aunque sea por un tiempo una buena cantidad de dinero. Lo mismo pasa con las computadoras de escritorio y casi con cualquier dispositivo que corra programas. La ilusión de rapidez de los nuevos dispositivos muchas veces es sólo eso: meros espejismos. Además, las primeras versiones de los nuevos dispositivos difícilmente serán las mejores.

Para navegar en internet de forma ligera, algunas veces basta con configurar bien las apps. Por ejemplo, ¿sabías que en Whatsapp puedes decidir si quieres que se almacenen las fotos que te mandan? Antes de que te des cuenta, tu celular podría estar guardando más memes que fotos de tus amigos y familiares.

¿Quieres mandar archivos realmente pesados? Existen opciones gratuitas que viven de la publicidad, pero ya hay tantas que te recomiendo las más seguras: si se llena tu Dropbox, ¿por qué no usar Drive? O mejor, compra una llave usb con la forma más cool posible y regálasela a tu amigo, a quien le podría servir para respaldar información.

 

Redes sociales

Seguir a quienes en realidad no quieres leer engorda tu timeline. Propongo que pongas a dieta tu Facebook, tu Twitter o cualquier red social rechoncha.

Hay algo extrañamente satisfactorio en oprimir el botón “Dejar de seguir”. El peso de lo virtual.

¿Hay gente a la que sigues por compromiso? Silencia su actividad, no es necesario que dejen de ser amiguitos. Aunque si haces eso, te recomiendo visitar su perfil de vez en cuando; no vaya a ser que hablen de ti de forma indirecta para ver si los lees y te descubran. Y si lo hicieran... pues qué pesados.

 

Sistemas de almacenamiento

El precio de un disco duro externo o una llave usb es extremadamente bajo. Almacenar información pesada en ellos para no cargar en nuestros dispositivos con todo, es una buena idea.

Uno de los mejores respaldos de archivos multimedia es el de las redes sociales. Si aceptamos sus políticas de privacidad, a estas empresas les cuesta muy poco almacenar tus fotos —si tenemos en cuenta que viven en buena medida de lucrar con tus memorias.

 

Transferencia de archivos

La nube es un concepto que se aplica a todo lo que tiene que ver con almacenar y procesar información de forma remota. Subir a la nube nuestra información nos permite compartirla de manera eficiente y segura. En vez de adjuntar un archivo, puedes enviar un enlace en un correo. Se acabaron los pretextos de que no se pudo enviar porque estaba pesado, o no se pudo recibir porque estaba saturada la cuenta.

Existen distintos servicios gratuitos y premium y, francamente, no se ve que vayan a parar pronto, pues los dispositivos móviles cada vez están más interconectados, sincronizados y conectados a internet.

 

Correos ligeros

Un par de veces me han preguntado cómo aligerar una cuenta de correo. Y es que, a pesar de que hoy en día los servicios de e-mail ofrecen bastante espacio, hay gente que llena su bandeja. Lo que he aprendido es que los archivos más pesados, los que hay que borrar, son los multimedia: fotos, video, audio. En cambio, los textos pueden ser increíblemente ligeros sin importar su extensión. Por ejemplo, en teoría, en un correo podrías incluir millones de videos sin que éste pesara. En vez de adjuntarlos, súbelos a algún sitio web que los hospede, como YouTube o Vimeo, e inserta sus enlaces en el cuerpo del correo.

 

Procesamiento gratuito

Los procesamientos pesados se los podemos dejar a la nube. Pongamos como ejemplo el caso de YouTube: su servidor convierte en distintos formatos nuestro video una vez que lo subimos, para que tenga el peso adecuado para dispositivos móviles o usuarios con conexiones lentas. Por su enfoque en la movilidad, y no en el procesamiento, una tableta tardaría muchísimo en generar dichas versiones de nuestro video. Otro ejemplo es cualquier red social de hoy al comprimir tus fotos, pues les interesa almacenar la menor cantidad posible de información para ahorrar los costos que se generan al transmitir a los demás usuarios tus archivos, y siempre tienes la opción de descargarlas de vuelta, ya procesadas.

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin