Volver al inicio

Las nuevas startups mexicanas: revolución de tecnología, creatividad y riesgo

Son jóvenes. Su materia prima son las tecnologías de la información y su creatividad. Pertenecen a organizaciones que experimentan con modelos de negocio y desarrollos tecnológicos a una velocidad de vértigo: ensayo y error, ensayo y error. Estos emprendedores del startup creen que la tecnología puede convertirse en la palanca del cambio y del desarrollo del país

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Los jóvenes apuestan cada vez más por el modelo de startup para iniciar sus empresas. Foto: Plewiki/Flickr
Los jóvenes apuestan cada vez más por el modelo de startup para iniciar sus empresas. Foto: Plewiki/Flickr

José Rodríguez nunca sintió un dolor tan intenso como el del año pasado, cuando vio desvanecerse un contrato de 10 millones de dólares con el gobierno federal. Por presentar cotizaciones erróneas, la empresa Modebo, que Jorge dirige y fundó con Marisol Contreras y Antonio Bojorges, quedó fuera del programa Luz Sustentable.

Modebo desarrolla un sistema de monitoreo y control remoto del gasto energético en inmuebles a través de internet y dispositivos móviles como smartphones y tabletas. De haber logrado el contrato, los participantes en el programa de sustitución de focos habrían recibido sensores de consumo de energía eléctrica que prometen ahorros de al menos 30 por ciento. “Fue por falta de idea, falta de estrategia y por no saber de números”, se lamenta el empresario de 29 años. “Era un proyecto a diez años, con un par de meses de salida. Hubiéramos hecho lo que nadie en México: llevar tecnología para el uso eficiente de energía a millones de inmuebles en México”.

El equipo de Modebo forma parte de un movimiento de emprendedores que emerge con fuerza en el país. Son jóvenes creadores de proyectos que pudieran convertirse en negocio. Su materia prima son las tecnologías de la información y el talento creativo; su pan de cada día, el aprendizaje basado en el método de ensayo y error, donde no hay cabida para el miedo al fracaso.

Startup es una organización pequeña diseñada para aprender cómo aprovechar una oportunidad del mercado. En el proceso no saben a quién le venden, no saben qué venden y ni cómo venderlo. Tampoco saben cómo construirlo, pero la organización está optimizada para aprenderlo”, explica César Salazar, socio de 500 Mexico City, subsidiaria local del fondo de capital de riesgo estadounidense 500 Startups.

NuFlick: el cine independiente se vive en línea

NuFlickEn 2009, un equipo de producción de cine independiente comandado por Celeste North realizó el largometraje Sincronía, que narra el drama de una pareja que intenta encontrar la armonía entre el amor y la vida profesional. Lo más difícil no fue hacer la película, sino encontrar las vías de distribución. “Se necesitan espacios más democráticos para la distribución de cine independiente”, asegura Celeste North, quien fundó NuFlick en 2011 como respuesta a la dificultad que tienen los pequeños productores para distribuir masivamente su contenido. NuFlick es una plataforma en internet donde los cibernautas pueden ver producciones cinematográficas que no tienen el respaldo de las grandes casas productoras. Su modelo es similar a Netflix, con una suscripción de 99 pesos al mes, aunque también tiene la opción de ver una sola película por 25 pesos e incluso algunas —como Sincronía— de forma gratuita. La plataforma surgió en 2011, durante el primer Startup Weekend de la ciudad de México, donde resultó ganadora de la contienda. Ese año recibió su primera ronda de financiamiento de 25 mil dólares del entonces fondo de capital semilla Mexican VC, adquirido en 2012 por 500 Startups. El camino de NuFlick ha estado marcado por los cambios, desde el modelo de negocios —en un principio la plantearon como una plataforma de distribución colaborativa y libre— hasta la salida del que era director de tecnología, José Luis Espinoza. Su lugar fue ocupado por Eduardo Vaugler. A finales de 2012, NuFlick transmitió el estreno, en exclusiva, de la película Chalán, del director y productor Édgar San Juan, con el apoyo de Canal 22 y del Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine). También cuenta con un acuerdo con la Cineteca Nacional para distribuir en línea su acervo de películas. La plataforma tiene un catálogo de 80 películas, 15 a 20 estrenos mensuales, 16 mil usuarios registrados y 800 suscriptores. Su objetivo, de acuerdo con Celeste North, es terminar el año con más de 200 películas publicadas y al menos dos mil suscriptores. Contacto: Sitio web: nuflick.com facebook.com/nuflick @nuflick Correo: hello@nuflick.com

Modebo lo vivió en carne propia. Con 10 millones de dólares que perdió con el contrato, la empresa habría llevado su tecnología a ciudades como Nueva York o San Francisco, y después al resto del mundo, según calcula su director general. El sueño no quedó en el olvido, aunque “ahora alcanzar este sueño nos llevará más tiempo”, dice José, quien fue reconocido por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como uno de los diez jóvenes mexicanos más innovadores en 2013.

Ya existen empresas mexicanas de tecnologías de la información, creadas hace varias décadas como emprendimientos, que incluso ya tienen presencia internacional; es el caso de Softek, en el ramo de servicios de tecnología para la industria. Nació en Monterrey en 1982 como una pequeña industria y ahora tiene más de 8 mil empleados en todo el mundo. Grupo Naranya (2002), también de Monterrey, y Ooyala, de Guadalajara (2007), son otros ejemplos.

Pero la creación de startups tecnológicas apenas cobra fuerza en México ahora, impulsada en gran medida por una generación de “emprendedores seriales” —aquellos que fundan una empresa para venderla a una más grande, para después volver a empezar—, el aumento en la penetración de tecnologías de la información y conectividad a internet.

En todo el país ha crecido exponencialmente la celebración de eventos en formato “hackatón”, como HappyDevHouse o Startup Weekend, donde es necesario crear en pocas horas un desarrollo digital que resuelva alguna problemática de la industria, gobierno o sociedad. Iniciativas de fondeo y aceleración de empresas tecnológicas en etapa temprana —como 500 Mexico City, Wayra, de Telefónica México, o BizSpark de Microsoft— han acompañado la conformación del ecosistema de startups, observa Iván Zavala, coordinador de Tecnologías de la Información de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec).

MyCoffeeBox: emprendiendo por el amor al café

MyCoffeeBoxBerenice Ruiz Becerra y Luis Miguel Coutiño Solís se conocieron en una cafetería de Tuxtla Gutiérrez, en una cita a ciegas. En 2012 se casaron y en febrero de 2013, usando sus ahorros para festejar el primer aniversario de bodas, fundaron MyCoffeeBox, una empresa que se convertiría en su proyecto de vida y en una oportunidad para mejorar la calidad de vida de los productores de café de Chiapas. MyCoffeeBox es un club en línea para los amantes del café. Con una suscripción de 149 pesos al mes, los usuarios reciben en su domicilio 500 gramos de café orgánico —tostado y molido o en grano— producido por alguno de los cafetaleros del estado. Cada mes, los suscriptores reciben una clase distinta de café certificado como Producto Orgánico y de Comercio Justo, una postal de la comunidad productora y una artesanía local. “Queremos hacer una ruta del café de Chiapas y que los suscriptores puedan conocer el estado a través del café y un poco más sobre la cultura de las comunidades”, explica el fundador y director general de MyCoffeeBox, Luis Miguel Coutiño Solís. “El café va etiquetado con el nombre de la marca del productor local, contrario a lo que hace un comprador extranjero, que lo etiqueta con una marca de otro país y sólo incluye la leyenda ‘Café orgánico de Chiapas’”, explica Berenice, encargada de las relaciones con los clientes. La empresa compra el café directamente a los productores, por lo que el dinero no pasa por intermediarios. La idea surgió —y ganó— durante el primer Startup Weekend de Tuxtla Gutiérrez, celebrado del 22 al 24 de febrero de 2013 y forma parte de la segunda ronda de inversión de 500 Mexico City, con la que recibieron 30 mil dólares. La firma trabaja con seis colectivos y productores de café; tiene más de 30 suscripciones y ha realizado más de 100 envíos de café a todo el país, y a Estados Unidos, Francia y Argentina. La expectativa es que a finales de octubre tengan 500 suscriptores, crecer la cantidad de productores que proveen el café y, posteriormente, aumentar su oferta con producciones de otras zonas cafetaleras del país, como Veracruz o Oaxaca. Contacto: Sitio web: MyCoffeeBox.mx facebook.com/mycoffeeboxmx @MyCoffeeBoxmx Correo: info@mycoffeebox.mx

“En 2012 pasamos de tener 13 eventos a cerrar el año con 36 encuentros”, afirma Gustavo Álvarez, director de Operaciones de Startup Weekend México, organización que promueve encuentros para desarrollar un prototipo en 54 horas, de los que el ITESO ha sido sede en dos ocasiones. “Tuvimos eventos desde Cancún hasta Tijuana. En este momento hemos tenido 28 y esperamos cerrar con 50, con miras incluso a cerrar el año con 60 eventos para emprendedores”.

Los expertos identifican un mayor desarrollo de startups enfocadas a soluciones móviles, sistemas de cómputo en la nube y análisis de datos para sectores como el financiero, el educativo, el de cuidado de la salud, el de administración de negocios y el de entretenimiento. Estos emprendimientos son considerados de alto impacto por su potencial transformador.

“No están inventando la tecnología, pero están llevándola a un mercado donde las condiciones para traer esas tecnologías no son obvias, a fin de transformar esos mercados”, comenta César Salazar, quien fundó en 2011 Mexican VC, el primer fondo de capital semilla fondeado con recursos de Silicon Valley para proyectos mexicanos, y que fue comprado por 500 Startups en 2012. Hasta el momento se carece de registros oficiales sobre el número de startups mexicanas o el efecto en su ecosistema, como la generación de riqueza o de empleos; sin embargo, las proyecciones son alentadoras. El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), organismo de la Secretaría de Economía encargado del fomento al emprendimiento en México, proyecta que si 60 startups innovadoras y de alto impacto se convierten en grandes empresas en los próximos seis años, el PIB podrá crecer un punto porcentual. “Es un ecosistema muy nuevo con oportunidades bárbaras en México. Los estudiantes ya están buscando emprender en este sector, en lugar de buscar empleo en grandes compañías”, explica Marcus Dantus, director de Wayra México, la academia para startups de Telefónica.

La realidad es que el universo de los emprendedores de alto impacto es muy pequeño. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen alrededor de 4.5 millones de pequeñas y medianas empresas que generan 52 por ciento de los 9.2 billones de pesos del PIB, y 72 por ciento del empleo en el país. El Inadem puntualiza que, de estos emprendimientos, sólo 4 por ciento es de alto impacto.

Enova: del rediseño web al combate a la brecha digital

EnovaLo que empezó en 2007 como un negocio de consultoría y rediseño de sitios web para gobiernos estatales, hoy es una de las iniciativas del desarrollo educativo y combate a la brecha digital más reconocidas por entidades nacionales e internacionales —como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Enova, empresa fundada por Jorge Camil, Raúl Maldonado y Moís Cherem, diseña, construye y opera centros educativos habilitados con computadoras e internet de banda ancha en zonas de bajos ingresos económicos en el Estado de México. Estos centros conforman, a su vez, la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA), donde niños y adultos pueden tomar cursos de computación e inglés tutelados por un facilitador. En 2009, con una inversión de 50 millones de pesos provenientes de recursos federales a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), fondos estatales y municipales, así como apoyos de Fundación Proacceso, y tecnológicos como Google, Microsoft y Dell, lograron abrir los primeros centros educativos en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Toluca y Chimalhuacán. Cuatro años después, en 2013, Enova tiene presencia en 34 municipios, donde funcionan 75 centros educativos, 25 bibliotecas digitales con más de 360 mil usuarios y 115 mil graduados, asegura Jorge Camil. Enova también busca conocer más a fondo a los estudiantes e identificar los problemas que los aquejan. Mediante Mako, un algoritmo de análisis de datos, pueden identificar el grado de asistencia, de deserción y las áreas de mayor aprovechamiento. La idea es que algún día se pueda personalizar el aprendizaje, dependiendo de las características individuales de las personas. “La tecnología te permite personalizar el aprendizaje. Cada quien aprende de distinta forma y con la tecnología podremos desarrollar esas maneras de lograrlo”, asegura el emprendedor. El siguiente paso para Enova será refinar su modelo para expandirlo a otros estados del país y, en cinco años, llevarlo al resto de Latinoamérica. Contacto: Sitio web: enova.mx facebook.com/EnovaMexico @enovamx Correo: contacto@enova.mx

En busca de la innovación

En los últimos tres años, los avances han sido significativos en la consolidación del sistema con más inversionistas de riesgo, aceleradoras y encuentros de emprendimiento, considera Manolo Díaz, fundador en 2010 de Yogome, empresa que desarrolla juegos móviles educativos, y quien prefirió buscar en Estados Unidos las oportunidades de financiamiento y mentoría que no encontró en México.

Pero para llegar al escenario “ideal” para las start-ups todavía es necesario pavimentar buena parte del camino, y uno de los “baches” es la falta de impulso a desarrollos con mayor grado de innovación. Jorge Madrigal, creador de los “hackatones” de aplicaciones móviles Apptualízate y Ciudad Móvil, señala dos acciones urgentes para fomentar la innovación: democratizar las tecnologías y llevar las acciones de emprendimiento, hasta ahora focalizadas en las universidades privadas —como el Programa para la Gestión de la Innovación y la Tecnología del ITESO—, a las instituciones públicas de educación.

“No es una razón tecnológica, aunque lo que promuevo es el emprendimiento de tecnología, sino social. Esto tiene que permitir la movilidad social. México es un país de 120 millones de personas y tenemos que traer emprendedores de la parte socioeconómica de abajo”, comenta Madrigal, quien también es fundador y director de Aventura Capital. “Ya vi 400 veces la misma idea: los archivos médicos, expediente médico electrónico, e-commerce, marketing móvil, salud... todas son iguales. Me gustaría ver más gente tratando de emprender tecnología sin importar el fondeo, y yo me concentraría más en las universidades públicas”, sentencia.

Para Rogelio Martínez, cofundador del fondo de inversión de Grupo Naranya —especializado en desarrollos móviles—, la repetición de ideas exitosas provenientes de Estados Unidos y su adaptación al mercado mexicano también forma parte de la evolución del movimiento, que cambiará tan pronto los emprendedores se enfoquen en resolver “los problemas que le duelen a la sociedad mexicana”.

OPI: del activismo a la información de valor

OPIComo activista en la asociación civil Yo Propongo, Alejandro Maza Ayala encontró un aliado en las tecnologías digitales para impulsar la participación ciudadana en la conformación de políticas públicas. De levantar encuestas con lápiz y papel, el equipo liderado por Alejandro Maza desarrolló un sistema que permite recabar datos en diversos formatos digitales (video, mensajes escritos, redes sociales, sitios web, voz), codificarlos y analizarlos a través de un software para generar información de valor a gobiernos o empresas. Y para llevar este sistema al mercado fundó OPI Inteligencia Participativa.“Todo lo estamos haciendo, no desde el punto de vista de una consultoría, sino como una empresa de tecnología basando todo cada vez más en procesos sistematizados, estandarizados y productos conjuntos para nuestros distintos clientes”, asegura Maza Ayala. OPI creó sus algoritmos y motores de análisis semánticos basados en software de código abierto. Sus programas configuran bases de datos que son almacenadas en internet y analizan en tiempo real la información. La promesa es que, en un plazo no mayor a 72 horas, el cliente estará listo para tomar decisiones.“Hay analistas humanos, pero si hace tres años tres analistas podían analizar cien propuestas diarias, ahora pueden analizar cinco mil”, explica. La Secretaría de Gobernación (Segob), la Secretaría de Salud; gobiernos locales, como el Ayuntamiento de Ciudad Juárez y el Gobierno del Distrito Federal, han sido sus clientes. Como resultado, se ha logrado que 65 por ciento de las propuestas recabadas con el sistema de OPI terminará en una modificación de reglamento, una campaña, una iniciativa de ley o un programa de la iniciativa privada. El caso más reciente es la creación del Programa Integral de Cultura Ciudadana para el Distrito Federal 2013-2018, que busca fomentar valores como el respeto al medio ambiente y a los espacios públicos, la prevención del delito y la tolerancia. También participan en la recolección de datos para el diseño del Programa Nacional de Prevención de la Violencia, a cargo de la Segob. OPI ha logrado ventas de aproximadamente 5 millones de pesos en menos de un año y entre sus clientes también están instituciones privadas como Telmex o Kimberly Clark. Contacto: Sitio web: yopropongo.org facebook.com/yopropongo @yo_propongo Correo: contacto@yopropongo.org

Aumentar las inversiones de alto riesgo

Todos coinciden: en México hay inversionistas y hay dinero. Tan sólo en la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) existen 43 fondos de capital privado y emprendedor que administran más de 8 mil millones de dólares… Pero menos de 15 realizan inversiones de riesgo, asegura César Salazar, de 500 Mexico City.

La razón es una actitud de aversión al riesgo que prevalece en los inversionistas, explica Marcus Dantus, de Wayra México. Asegura que tener una actitud distinta ya ha dado resultados visibles en Estados Unidos: “La Asociación Nacional de Venture Capital de Estados Unidos calcula que en 30 años se ha invertido 0.5 por ciento del PIB en estas compañías, que ya generan 21 por ciento del PIB”.

César Salazar reconoce que el riesgo no es menor. Sus propios cálculos señalan que de una inversión a diez años en un portafolio de diez startups, sólo la mitad generará utilidades a los cinco años y sólo una de ellas dará retornos superiores a los montos de inversión, ya sea por la adquisición de otra empresa, por la recompra de acciones o por el mercado bursátil. “Cuando uno va a levantar capital de los inversionistas, no sólo trata de convencerlos de invertir en un proyecto, sino de invertir en toda la industria”, agrega Salazar.

Según cálculos de la Asociación Latinoamericana de Venture Capital (LAVCA), en México se registraron 21 inversiones de riesgo durante 2012, que alcanzaron los 684 millones de dólares, 49 por ciento más que los 459 millones de dólares del año pasado. Pero sólo 2 por ciento de estos recursos se invirtió en el sector de tecnologías de la información.

 

¿Dónde está el gobierno?

En el ecosistema de startups, el motor de crecimiento está en el sector privado, y el gobierno entra como un impulsor mediante la creación de las condiciones básicas que permitan su desarrollo, pero no es protagonista.

Enrique Jacob Rocha, presidente del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), afirma que desde el gobierno se buscará impulsar el desarrollo de empresas de alto impacto mediante la transformación del sistema de incubadoras que reciben apoyo federal, para que prevalezcan las de alta tecnología.

Actualmente en el Sistema Nacional de Incubación de Empresas se tienen registradas 463 incubadoras. De ellas, 197 desarrollan negocios tradicionales, 246 de tecnología intermedia y sólo 20 se enfocan en la alta tecnología. Con el nuevo esquema, sólo se contemplarán las “Básicas” y las de “Alto Impacto”.

En la convocatoria del Fondo Pyme para 2013 se tiene una bolsa de 355.5 millones de pesos para el fortalecimiento de estas incubadoras; ahí, las de alto impacto podrán acceder a recursos de hasta 8 millones de pesos para repartirlos entre los proyectos que alberguen y las básicas contarán con apoyos de hasta 2 millones de pesos.

Yogome: talento mexicano que floreció en Silicon Valley

YogomeSin boleto de regreso en mano, Manolo Díaz y Alberto Colín emprendieron la aventura a Silicon Valley, en California, y conocida como la región de desarrollo tecnológico más importante de Estados Unidos. Los emprendedores de San Luis Potosí llevaban bajo el brazo a Yogome, un proyecto de desarrollo de videojuegos educativos móviles para niños de entre cinco y diez años que recibió un fondeo de capital semilla de Mexican VC en 2011. Sin embargo, sentían que les hacía falta mayor acceso a financiamiento, los contactos y la mentoría de expertos internacionales para sacar adelante su proyecto. “No teníamos muchas descargas en las tiendas de aplicaciones pero empezamos a conocer gente de la competencia, del círculo de gente que estaba haciendo juegos de calidad, y sólo era cuestión de conectar con alguien importante para acceder a más dinero, a incubadoras y a inversionistas”, recuerda Manolo Díaz, cofundador y director general de la empresa. Y lo lograron. A la semana de llegar a Silicon Valley fueron integrados al portafolio de 500 Startups cuando el fondo de capital semilla de Estados Unidos aún no tenía presencia formal en México. También accedieron a redes de inversionistas que alguna vez trabajaron en grandes empresas como Google o Microsoft. Desde entonces han levantado inversiones por 90 mil dólares y esperan obtener en este año otros 750 mil dólares. Las claves de su crecimiento han sido los contactos y el financiamiento para abrirse puertas entre los inversionistas que están dispuestos a apostar más a este tipo de desarrollos tecnológicos con capitales y acompañamiento en el diseño de estrategias de mercadotecnia, publicidad y diseño del negocio, considera Manolo Díaz. Los resultados son la prueba. Las descargas de sus juegos con temáticas globales, desde Matemáticas hasta ecología y cuidado al medio ambiente, ya han superado las 400 mil, provenientes de más de cien países. La expectativa es que en octubre rompan la barrera del millón de descargas y cierren 2013 con 1.4 millones de juegos descargados en plataformas como Android y iOS, los sistemas operativos móviles más populares en el mundo. Yogome tiene diez empleados, con desarrolladores en Estados Unidos y en el Distrito Federal. Díaz prevé que el próximo año superen las 20 personas, cuando abran sus oficinas en San Luis Potosí, su estado natal. Contacto: Sitio web: yogome.com facebook.com/yogomeheroes @yogomeheroes Correo: hi@yogome.com

También se destinarán 590 millones de pesos del Fondo para la creación y el fortalecimiento de los fondos de inversión de riesgo, conforme esquemas de inversión conjunta. “Agregamos a la mesa subsidios con los que no distorsionamos el mercado, pues se trata de una industria liderada por los privados y por el movimiento del mercado”, agrega Adriana Tortajada, directora general de Programas de Emprendedores y Financiamiento del Inadem.

César Salazar, de 500 Mexico City, considera que estas iniciativas “son el camino correcto”, mas no la panacea, pues el principal empuje llegará cuando se genere una cultura de mayor riesgo por parte de los inversionistas y se les acompañe con asesorías, conexiones y oportunidades en el extranjero para fortalecer la red de colaboración entre las empresas nacientes y los grandes expertos en negocios y tecnología.

“La gente quiere encontrar el Facebook mexicano, pero nadie está dispuesto a invertir en el tipo que está en su dormitorio, creando una red social, sin tener idea de cómo va a generar dinero, que es cuando realmente se crea la historia de éxito”, asegura. “Cuando el Mesías está ahí, nadie cree que es el Mesías. Nadie lo sabe. Probablemente nosotros ya invertimos en esa persona. Yo tengo que creer que es probable que en una de las 30 inversiones que ya hicimos, lo hayamos encontrado; pero nadie lo sabe… Ni siquiera esa persona lo sabe”. m

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
En los últimos tiempos, la economía digital se ha convertido en uno...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
La lucha contra el hambre es un tema urgente en el país. Foto: medios.udg.mx
Faltan 20 minutos para las dos de la tarde y don Joaquín y don...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin