Volver al inicio

Nubes

Nunca sabemos cuándo nacen ni cuándo mueren. Seguramente por eso las nubes son el mejor emblema de la eternidad.

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Hace un momento, el azul del cielo se afirmaba con seguridad, hasta con jactancia; volvimos a mirar y, desde luego, aquello era una ilusión: la borra, lenta pero inexorablemente, el rebaño de nubes que no sabemos por dónde llegó. Son cada vez más, cosa que habría parecido imposible cuando salimos de casa. Ojalá hubiéramos traído paraguas.

¿Las nubes se percatan de nuestra presencia? Acaso sólo en aquella imagen de la mala suerte que representa a un individuo perseguido por un nubarrón personal para que le llueva todo el tiempo. Fuera de eso, las nubes no deben de tener muchas razones para ocuparse de nosotros. Están en lo suyo.

Y acaso por eso es imposible advertir en qué momento comienzan a formarse y en qué momento terminan de disiparse. Nunca sabemos cuándo nacen ni cuándo mueren. Seguramente por eso son el mejor emblema de la eternidad.

Seguir las nubes que pasan, por Juan Pablo Gil, SJ

Con la cabeza en la(s) nubes(s), por Yara Patiño

Entre el suelo y el cielo, por Hugo Hernánez

Andar en las nubes: hipótesis, por Héctor Eduardo Robledo

 

  • Más reciente
  • Más popular
El exceso de información facilita la abundancia de datos falsos o alterados. Foto: Adriano Machado/Reuters
Llegó un momento en que desapareció el letrero que estaba pegado en...
Viernes, Enero 1, 2021 - 00:30
Moro Madrid es provincial desde febrero del año pasado. Foto: OCI
El 21 de febrero de 2020, al inicio de la pandemia, la Provincia...
Viernes, Enero 1, 2021 - 00:30
Foto: pixnio.com/
Desconozco cómo sería mi persona sin los libros que me regalaron. Mi...
Viernes, Enero 1, 2021 - 00:30
Imagen de la película «Children of Men»
En las clases de guion que solía acompañar eran frecuentes las...
Viernes, Enero 1, 2021 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

Publicidad