Volver al inicio

Libros para [¿cuáles?] niños

Esta breve selección no pretende formular un panorama general de los libros para niños en la actualidad, sólo dejar constancia del trabajo de creadores entusiastas que, igualmente, proyectan un enfoque agudo y vivaz de las infancias

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Imagen del libro «Dos conejos blancos», de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng
Imagen del libro «Dos conejos blancos», de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng

La producción literaria dirigida a los niños es el claro reflejo de lo que una sociedad piensa acerca de la infancia. La diversidad de material bibliográfico y propuestas editoriales que en la actualidad se ofrecen en el mercado como “literatura infantil” hace descartar una idea monolítica de quiénes son las niñas y los niños hoy en día.

A juzgar por la cantidad y la variedad de títulos orientados al público infantil, en el presente convive una serie de conceptos sobre dicho sector de la población: desde quienes ven la oportunidad de cautivar a un grupo de consumidores, hasta los que procuran la experiencia estética de sus lectores —personas inteligentes, a quienes ha de verse como pares—.

Entre estos posibles extremos se encuentran las miradas pedagógicas, moralistas, incluso mesiánicas, que siguen percibiendo a los niños como sujetos de adiestramiento cuyo intelecto ha de ser cincelado con la transmisión de conocimiento y de valores de forma unívoca.

Dejando de lado una serie de problemas comerciales, políticos y curriculares que, para su distribución y su promoción, enfrentan los libros que no proponen al lector sino una mirada estética y literaria del mundo, centrémonos en algunos de los títulos que se apegan a esta premisa, para revisar la forma en que autores —escritores e ilustradores— y editores audaces conciben a los niños y a las niñas con quienes comparten este momento de la historia.

Esta breve selección no pretende formular un panorama general de los libros para niños en la actualidad, sólo dejar constancia del trabajo de creadores entusiastas que, igualmente, proyectan un enfoque agudo y vivaz de las infancias.

 

Animales animados, de Jorge Luján, ilustrado por Julia Friese.

Axial Infantil, México

El juego es la forma primordial en la que los niños comienzan a relacionarse con el universo que los rodea; el juego da pie a conocer el derredor y enunciar explicaciones acerca de los fenómenos, además de llevar al límite la realidad. Así la poesía. En Animales animados, Jorge Luján juega con estructuras breves pero de gran sonoridad para explorar la relación de los niños con los animales; a su vez, Julia Friese catapulta el sentido de los poemas con detalladas y sugerentes ilustraciones.

 

Dos conejos blancos, de Jairo Buitrago, ilustrado por Rafael Yockteng.

Castillo, México

Con Camino a casa, Jairo Buitrago y Rafael Yockteng inauguraron una poética en la que lo cotidiano y la sencillez se conjugan con la ética y la profundidad de los sentimientos. Dos conejos blancos es una historia de un viaje, de un traslado que una niña y su padre deben emprender para encontrar mejores condiciones de vida. En la exactitud de las palabras y lo certero de las imágenes, los autores construyen una estremecedora alegoría de la migración humana en un álbum tierno y entrañable.

 

Ella trae la lluvia, de Martha Riva Palacio Obón, ilustrado por Roger Ycaza.

El Naranjo, México

La imaginación es una poderosa herramienta, no sólo para construir mundos alternos en los cuales evocar un espacio idílico en el que todo lo bueno pueda suceder, en medio de la ensoñación, sino también para formular soluciones a los problemas cotidianos. Eso lo saben los personajes de Ella trae la lluvia, que, afectados por el miedo que los adultos tienen a lo desconocido, recurren a las fantasías que el mar despierta para inventar mejores formas de convivir, entre las olas y las sirenas.

 

Elvis nunca se equivoca, de Rodrigo Morlesin, ilustrado por Satoshi Kitamura.

Tusquets, México

Elvis es un perro callejero, fue separado de su madre durante una redada del antirrábico. Tras quedarse huérfano debe aprender a ganarse la vida y a enfrentar los peligros que otros perros y los humanos representan. Elvis es un pícaro contemporáneo que cuestiona la malicia de los otros. Por fin encuentra una familia que al principio no dimensiona el valor de tenerlo. La novela adquiere fuerza al brindarle la voz narrativa al protagonista, que muestra su particular mundo a nivel de banqueta.

 

Cuando a este árbol le salgan flores, de Patricia Barrón Noé, ilustrado por María Elina.

La Caja de Cerillos, México

El diario es una forma de mostrar la intimidad de los personajes, y en la literatura infantil es un recurso al que se acude en un afán de tenderle la mano al lector y buscar su empatía. Cuando a este árbol le salgan flores recurre a esta fórmula para narrar el día a día de la protagonista, una niña que dibuja sus emociones y que con humor cuenta su cotidianidad, que se trastoca cuando le diagnostican cáncer. La candidez de las palabras y lo emotivo de las ilustraciones se entrelazan para ofrecer un álbum respetuoso y profundo.

  • Más reciente
  • Más popular
Allende sigue siendo una cicatriz de la guerra en México. Los...
Jueves, Junio 1, 2017 - 12:38
En un rincón de Shanghái, rodeado por un muro de cemento, se...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
El objetivo es ayudar a menores de escasos recursos para que recuperen la audición y retomen sus estudios.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 360 millones de...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30
Aunque existe un Sistema Nacional de Atención a Víctimas, los avances son pocos
En México, nueve de cada diez personas no denuncian los delitos, y...
Jueves, Junio 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin