Volver al inicio

Castellano es español

Si el tamaño de nuestro lenguaje es el tamaño de nuestro mundo (se dijo en alemán), entonces habrá que ampliar nuestros horizontes sobre el castellano que leemos, hablamos y escribimos

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 

Si el francés sirve para enamorar, el italiano para cantar, el inglés para negociar y el alemán para filosofar, entonces habrá que analizar la función del castellano, ese “español” que Pablo Neruda agradecía a la conquista de América (“se lo llevaron todo y nos dejaron todo, las palabras”), con el que Octavio Paz intentaba hacer llorar, con el que hablaba con Dios San Juan de la Cruz y al que conquistó Cervantes. Si el tamaño de nuestro lenguaje es el tamaño de nuestro mundo (se dijo en alemán), entonces habrá que ampliar nuestros horizontes sobre el castellano que leemos, hablamos y escribimos.
De la historia a la gramática contemporánea. Éstas son sólo cuatro sugerencias para entender y comenzar a estudiar en el castellano. El torrente histórico explicado para apasionados, desde las queridas letras de Alatorre, un tomo de consulta sobre nuestras nuevas palabras a través de la curiosidad de un periodista, el nuevo tomo de seguridades lingüísticas que se asoman desde una de las academias de la lengua más vanguardistas del mundo —la española—, hasta el clásico que no debe faltar en un librero digno de sus palabras: el tomo de Lapesa. m

Los 1001 años de la lengua española. Tercera edición algo corregida y muy añadida

Antonio Alatorre

(Fondo de Cultura Económica, México, 2008)

Este libro no sólo es un básico para conocer la historia de la lengua, también resulta una lectura interesante y hasta divertida desde la pluma de uno de los grandes filólogos mexicanos, que lamentablemente murió hace poco. Del indoeuropeo al uso cotidiano y culto de la lengua con la que se escribió El Quijote, Alatorre narra no sólo la historia del español y sus cambios fonéticos, caligráficos y gramaticales, sino también esos agregados que hacen del idioma un asunto digno de pasión y respeto, con especial atención a los préstamos árabes en nuestra lengua. Un tomo para leer despacito, pero también un libro de referencia fundamental en la biblioteca.

Defensa apasionada del idioma español

Álex Grijelmo

(Santillana, Madrid, 2007)

Grijelmo es uno de los periodistas españoles más entusiastas por su lengua; de él son también los libros La seducción de las palabras y La gramática descomplicada. El título suena a abuelito regañón, pero este tomo es fascinante por la estrategia del periodista que, en lugar de agredir al mal hablante o al mal escribiente del castellano, intenta traducir y reflexionar sobre los neologismos y préstamos lingüísticos acercándose a su raíz, de la canción pop a la tecnología. El fanático de las palabras ternura, susurro y ultramarinos define bien el español: “Rico, tamizado, profundo, musical, histórico, claro, oloroso y resonante”. Un libro para apasionados.

Nueva gramática de la lengua española

Real Academia Española

(Espasa Calpe, Madrid, 2009)

Quizá la estrella de la reciente Feria Internacional del Libro de Guadalajara, un libro de consulta que intenta reflejar las nuevas variantes fonéticas, morfológicas y sintácticas del español “culto” (al menos del “estándar”) para dar respuesta a las nuevas competencias de la lengua integradas a los fondos textuales del Corpus Diacrónico del Español (CORDE) del banco de datos de la Real Academia Española, con casi 500 millones de formas, existencias y variantes del castellano. Cincuenta y cinco capítulos en cuatro secciones para la versión completa (también existe una resumida): análisis gramatical, fonética y fonología, morfología y sintaxis, además de un glosario de términos para los no acostumbrados a las palabrotas de los lingüistas.

Historia de la lengua española

Rafael Lapesa

(Gredos, Madrid, 2008)

Si se busca profundidad, entonces hay que recurrir a los clásicos. Hace más de 50 años se publicó por primera vez este tomo de Rafael Lapesa, quizás el filólogo más reconocido del siglo xx. Esta Historia de la lengua española no sólo analiza los aspectos lingüísticos del idioma: su cualidad más grande es la de entender el español como un reflejo de su comunidad, de lo cotidiano y de la creación literaria (Lapesa es también un excelente apasionado, crítico y teórico de la literatura), así que en cada paso la poesía y la narrativa encuentran un lugar, no como ejemplos, sino como documentos de un idioma vivo. La última edición con agregados de Lapesa apareció en 1980, once años antes de la muerte de su autor. Un clásico.

  • Más reciente
  • Más popular
Foto conmemorativa por los 50 años de la carrera de Comunicación. Foto: Roberto Ornelas
“La historia es de quien la cuenta, y lo que se cuenta, aunque...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Foto: Archivo
Usar software como GoogleDocs no es gratis: pagas con tu información...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Ignacio de Loyola experimentó en el proceso de reconstrucción de sí mismo.
¿Vacío de todo? ¿Sin rumbo ni fuerzas para saber a dónde ir? En la...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30
Pieza Cántico del descenso I, 2014. Foto: Cortesía
Silencio. Recuerdos. Historia. También, en palabras de Cynthia...
Jueves, Noviembre 1, 2018 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin