Volver al inicio

«(lucy in the sky)», de Laura Solórzano

La propuesta poética de Laura Solórzano es una apuesta a la vez rigurosa y festiva que ha ido decantándose sin perder su brío y las premisas de su carácter

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Foto: Laura Solórzano / Facebook
Foto: Laura Solórzano / Facebook

(lucy in the sky)

 

Mi padre encontrará en el cielo

una osamenta de tierra y un guijarro lascado

Su indudable afecto soportará las andanzas en la arena

y en el brillo de su arqueología, el húmero ileso

 

Para él quedará el secreto de los tiempos

y en el origen del cosmos encontrará la célula

o el núcleo invisible en el macroespacio del viaje

 

Tendrá un tesoro de piedra entre las uñas

Un cráneo de acero como arma consciente

Tendrá en el sinfín del fósil

todo el carbono catorce que pudo algún día desear

El hombre en su tumba infinita

no resistirá el dardo de su duda

 

Habrá visto en la simiente al simio amado

Habrá elegido entre los esqueletos el cáliz cuántico

que en el invierno de las eras

será su verdad.

 

Escribir un poema sobre el padre, sobre todo cuando el padre es un célebre paleontólogo y un hombre de una insaciable curiosidad científica, puede ser un asunto espinoso. Laura Solórzano (Guadalajara, 1961) lo resuelve con gracia imaginando un cielo de bienaventuranza epistemológica, donde el destinatario de los versos pueda, no sólo continuar en la ruta de sus averiguaciones, sino, mejor aún, alcanzar ciertas metas previsiblemente anheladas: “el secreto de los tiempos”, “el núcleo invisible”, “el cáliz cuántico”. El poema forma parte de Nervio náufrago (2011), que, junto con Un rosal para el señor K (2006) y Oración vegetal (2015), forma la trilogía de los libros de poesía recientemente publicados por Laura. No son, por supuesto, los únicos. Su aventura en los territorios de la palabra poética comenzó muy temprano y tuvo en la edición bilingüe, español-inglés, de Lobo de labio / Lip Wolf (2007) uno de sus momentos más extremos, pues su traductora, la poeta Jen Hofer, se vio orillada a inventar dentro de la lengua inglesa un idioma que reprodujera los efectos verbales —sonoros, rítmicos— que, con audacia y tenacidad, Laura Solórzano había buscado en español. Una apuesta a la vez rigurosa y festiva que ha ido decantándose sin perder su brío y las premisas de su carácter. Queda, como invitación a una lectura más amplia, este poema con su título que remite a una canción famosa y nos hace pensar en una complicidad musical entre el padre y la hija. El lector interesado puede descargar de forma gratuita el libro Oración vegetal desde el sitio de Mano Santa Editores

  • Más reciente
  • Más popular
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Cada día miles de personas cruzan el país a bordo de «La Bestia». Fotos: Reuters
La fotografía que se proyecta en el auditorio D del ITESO muestra la...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
Equipo de trabajo de Doctores de la Alegría.
Dos escenas. La primera: en la puerta de la Unidad Asistencial para...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin