Volver al inicio

«l’escalade», de Anaïs Abreu D’Argence

En el poema que aquí presentamos, la poeta toma como punto de partida una obra de la artista francesa Gina Pane, ejemplo del body art más extremo, que en los versos de Anaïs se nos ofrece como un irrenunciable tránsito en pro de un despojamiento material y espiritual

Enviar por e-mailEnviar por e-mail
Antetitulos: 
Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Gina Pane, 1971

no para llegar más alto

ni siquiera para llegar

sólo para subir

 

para escalar

alejarse de todo

lo que por su orientación

o

sentido de gravedad

se quedó abajo

 

desprenderse

de toda la raíz invisible

que le da al cuerpo

el aplomo: el peso

     el dolor de esa fuerza

     en un espacio

     establecido

 

avanzo

podría sentir

cómo se queda en cada escalón

un poco de la nieve

del estiércol

de las vacas

de mi carnero que nació

muerto por el frío

 

subir así sin anclarse

sangrar por esos clavos

rehusarse a ese escozor

 

escalar

alejarse de esto

sin llevarse nada encima

ni la nieve

ni el estiércol

ni el pasado

ni la muerte fría del carnero.

 

*      *     *

 

En los años recientes, Emiliano Álvarez y Anaïs Abreu D’Argence (Ciudad de México, 1982) han demostrado que la supervivencia del libro como objeto es cosa asegurada. Al frente de La Dïéresis. Editorial artesanal, Anaïs ha tenido la creatividad indispensable para hacer libros en los más variados soportes: cajas de té, costureros, relicarios y hasta un especiero en miniatura donde poemas y sutiles muestras de especias conviven en transparente armonía. No existen límites para su imaginería editorial. El libro, pareciera decirnos, es un objeto susceptible de metamorfosearse al infinito. Poeta y artista visual, Anaïs nos entrega en su libro más reciente, Lo que se pudo ver (2020), una colección de estampas que aluden al ejercicio plástico de diversos autores; pintores (Rothko, Sorolla), fotógrafos y cineastas (Salgado, Angelopoulos); fotografías tomadas por ella misma, escenas urbanas y el testimonio de una herida en la selva (“El etnógrafo”). En el poema que aquí presentamos, la poeta toma como punto de partida una obra de la artista francesa Gina Pane, Action escalade non-anesthésiée, en la que se trata de subir una escalera de acero preparada con púas erizadas y a la que sube descalza. Un ejemplo del body art más extremo, que en los versos de Anaïs —una escalera verbal— se nos ofrece como un irrenunciable tránsito en pro de un despojamiento a la vez material y espiritual. Los editores de la Universidad Autónoma de Querétaro le han hecho justicia a este libro y a su autora, publicándolos en la colección Libro Mayor, una de las más bellas aventuras editoriales de nuestro país. .

  • Más reciente
  • Más popular
De izq. a der. Carmen Ruiz Velasco, Diana Solangel, Georgina López, Mariana Espeleta y Carmen Díaz
Los contextos nacional e internacional demandan que las instituciones...
Domingo, Noviembre 1, 2020 - 00:30
Fotograma de la serie Fleabag
Una mujer joven, guapa, inteligente y sin prejuicios se abre paso en...
Domingo, Noviembre 1, 2020 - 00:30
Lo alarmante no es tanto que Gregor Samsa haya despertado convertido...
Domingo, Noviembre 1, 2020 - 00:30
Modelo de la propuesta de micro mercados barriales en Perú
La catástrofe, una vez más, ha desnudado las debilidades de las...
Domingo, Noviembre 1, 2020 - 00:30

sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

Publicidad