Volver al inicio

Camera Lúcida

28/01/2012 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,929)

En el origen fue el cine. Y en el origen del cine fue Georges Méliès. Y en el origen de La invención de Hugo Cabret, el libro, está la pasión de Brian Selznick por el cine y la figura de papá Georges, el padre de la ficción cinematográfica. Martin Scorsese leyó el libro en una sentada, y “fue una de esas experiencias…”. La película que ahí nació (y en cuya producción participó Johnny Depp) no es menos. Es una de esas experiencias que sólo el cine puede proveer: sueños a plena luz.

            La invención de HugoCabret sigue los pasos de Hugo (Asa Butterfield), un chamaco que vive solo en una estación de trenes parisina. Un mal día, mientras trata de robar un ratón mecánico de una juguetería, es atrapado por su propietario, papá Georges (Ben Kingsley). Éste le quita al niño un cuaderno que es muy importante para él y, para recuperarlo, ha de trabajar para el juguetero. Hugo necesita piezas para hacer funcionar a un autómata que puede escribir, y del que espera un mensaje de su padre. Mientras tanto, conoce a una ahijada de papá Georges, Isabelle (Chloë Grace Moretz). Ella tiene una llave que sirve para dar cuerda...

27/11/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,954)

 

 

Del jueves 17 al sábado 19 de noviembre estuve en Colima, Colima. Fui invitado a participar, como jurado, en la cuarta edición del Festival de cine y video documental Zanate. Aunque esta es la primera vez que asisto, el festival no me era desconocido; tenía testimonios de primera mano (de primera voz, pues) sobre las particularidades de las funciones, las expectativas que levanta y las reacciones que genera: participantes y organizadores me habían comentado la calidez con la que los colimenses reciben al documental y sus creadores. Ganas no me faltaban, pues, para apersonarme en las sedes del evento. Este año pude asistir, y pude constatar, de primera vista, el entusiasta acogimiento que el público, abundante y diverso, proporciona al género que hoy por hoy enaltece al cine mexicano.

            Zanate abre cuatro secciones en competencia, todas con premios económicos. Al Gran Premio Zanate aspiran largometrajes nacionales; hay también un apartado en el que se ubican cortos y mediometrajes, otro para producciones colimenses, y el último congrega entregas universitarias; el premio del público se ofreció por primera vez en esta edición.

En la primera categoría participaron cinco producciones que están entre lo mejor que pudimos ver este año: El cielo abierto (2011) de Everardo González, Agnus Dei...

22/10/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,867)

Este año el Festival Internacional de Cine de Morelia rinde homenaje al húngaro Béla Tarr, “el cineasta contemporáneo más importante”, según la directora del evento, Daniela Michel. Se exhiben aquí cinco largometrajes del europeo (cuya filmografía, entre ficciones, documentales y cortos, es conformada por 15 títulos), cuatro de los cuales se proyectan por primera vez en México –entre ellos Sátántangó, que dura 450 minutos).  El europeo presentó en el arco del festival el que no sólo es su más reciente largometraje, sino el último: Tarr ha anunciado su retiro del cine, y El caballo de Turín (2011), que se llevó de Berlín el premio de la crítica internacional (FIPRESCI) y el Oso de plata del Gran Jurado, es su testamento. Monumental testamento, es justo añadir.

            Tarr es un director inclasificable, casi un género en sí mismo. De acuerdo con el norteamericano Gus Van Sant es “uno de los pocos directores auténticamente visionarios”; y la obra del húngaro, además, representa una influencia importante en su trabajo. (Algo similar reconoce el mexicano Carlos Reygadas, quien también viajó a Morelia y contribuyó a que la visita del maestro fuera posible.) Por lo general Tarr renuncia a la causalidad y al relato en tres actos: sus películas ofrecen más que historias,...

21/10/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (2,560)

 

Los largometrajes de ficción mexicanos que compiten en el Festival Internacional de Cine de Morelia, en el que sólo participan óperas primas o segundas películas, se inscriben en un paisaje similar al que no ha dejado de verse en el festival de Guadalajara desde hace algunos años. Abundan las propuestas “contemplativas”, en las que seguimos con una lentitud, a menudo pasmosa, a personajes más o menos miserables. Parece  que los jóvenes cineastas nacionales creen que la lentitud es una virtud en sí misma; es cierto que hay películas notables en las que el asunto abordado adquiere densidad, entre otras cosas, de la mano de la lentitud (y aquí en Morelia hemos podido constatarlo en la filmografía de uno de sus máximos exponentes: Béla Tarr), pero primero hay que tener un asunto, y mucho me temo que no es el caso de la mayoría de las ficciones que compiten por acá. Peor, la vacuidad de muchas de ellas se acentúa con la lentitud: uno tiene insufribles minutos para darse cuenta de ello. Entre las películas que proponen este ritmo y arrojan pobres resultados están: Los últimos cristeros (2011) de Matías Meyer, en la que un grupo de cinco cristeros (a los que los contamos una y otra y otra vez: parece que el espectador tiene la tarea de pasar lista en cada escena, lo que no está...

17/10/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,408)

 

Uno de los principales atractivos del Festival Internacional de Cine de Morelia es la inclusión en su programa de películas que participaron en diversas secciones del Festival de Cannes. En la edición de este año aparecen, entre otras (y entre las que he podido ver): la ganadora de la Palma de Oro, El árbol de la vida (The Tree of Life, 2011), el quinto y más reciente largo del norteamericano Terrence Malick; La piel que habito (2011) de Pedro Almodóvar y Le Havre del finlandés Aki Kaurismäki, que se llevó el premio de la crítica internacional (FIPRESCI). (La gran ausente, es imperioso consignarlo, es Melancholia de Lars von Trier.) En mayor o menor medida los tres realizadores son fieles a sus constantes y estilos. Pero los resultados no necesariamente alcanzan las alturas de entregas previas.

            Fiel a su costumbre, Kaurismäki encuentra a sus personajes en el margen. Ahora viaja al puerto normando de Le Havre, filma en francés y registra las vicisitudes de un exvagabundo hombre mayor que trabaja como bolero y comparte la vida con una inmigrante que habla con fuerte acento. En su vida aparece, sin buscarlo, un ilegal chamaco africano y, lejos de entregarlo a la policía, le ofrece hospedaje y...

12/08/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (2,860)

Las primeras imágenes de Medianoche en París (2010) conforman un prólogo que emula al de Manhattan (1977). No se escucha la voz de Woody Allen, pero sí la música que acompaña y acompasa una serie de postales de las calles y edificios emblemáticos de París (y si el de la cinta neoyorquina culminaba con el metro desfilando tras el Yankee Stadium, aquí lo hace frente a la Torre Eiffel). El resultado sabe más a auto homenaje que a homenaje a París, pero aun así, de esta forma, la Ciudad Luz ofrece un inicio luminoso.

El argumento sigue los pasos de Gil (Owen Wilson), un americano en París que llega con su prometida y sus prometidos suegros. Él se gana la vida haciendo “trabajitos” para Hollywood, pero quiere renunciar a eso y ser, como Hemingway y Fitzgerald (y García Márquez y Vargas Llosa y…), un escritor en París. Pero su futura esposa sólo piensa en la boda mientras dedica su presente a un odioso amigo (odioso para él, se entiende). Entonces Gil se refugia en la ciudad de los años veinte, y cada medianoche departe con Hemingway  y Fitzgerald, pero también con Gertrude Stein, T. S. Elliot, Dalí, Picasso y Buñuel, entre otros. Y sus aventuras por el pasado le aclaran el presente y le iluminan el...

23/05/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,704)

 

No he visto The Tree of Life, la ganadora de este año de la Palma de Oro del Festival de Cannes, que concluyó ayer. No me extrañaría que fuera una obra maestra, una más de Terrence Malick (si bien es cierto que para algunos críticos y periodistas no lo es, y que hubo otras cintas unánimemente celebradas, como Le Havre de Aki Kaurismäki). Menos me extraña que una película norteamericana gane el máximo galardón de este festival, pues desde  que se entrega la Palma (1975), diez películas de ese origen la han obtenido. Todavía menos me extraña cuando, como sucedió este año, el puesto del presidente del jurado fue ocupado por alguien del mismo origen. Porque para ser exactos, ésta es la quinta ocasión que sucede algo similar:

 

Año     Película                      Director                     Presidente del jurado

 

1976    Taxi Driver                 Martin Scorsese          Tennesse Williams

1980    All That...

14/05/2011 | Enlace permanente | 0 Comentarios | Lecturas (1,687)

El fracaso de la vida conyugal, estadísticamente al alza, no deja de ofrecer constantes pretextos al cine. Consumación desencantada del día (o los años) después de la comedia romántica, la separación de los amantes que juraron amarse en las buenas y en las malas es un asunto tan doloroso como poco original. Por eso es pertinente comentar la apuesta que Derek Cianfrance hace en Triste San Valentín (2010), que rompe corazones rompiendo la linealidad del relato romántico. Me explico.

 

 

            Apenas inicia Triste San Valentín y ya asistimos al deterioro de la relación de Cindy (Michelle Williams) y Dean (Ryan Gosling): entre el cansancio de la primera por el exceso de trabajo y el enojo del segundo por la fuga del perro, queda en medio espacio para el amor por la pequeña Frankie. Luego asistimos al mismísimo día en que se conocieron, al romance, a los episodios que llevaron al matrimonio, alternados con el presente que sigue su curso hacia el futuro. Así, mientras el calor...

05/05/2011 | Enlace permanente | 2 Comentarios | Lecturas (4,156)

 

En su libro Así se hacen las películas, el realizador norteamericano Sidney Lumet propone una categorización de las películas de acuerdo a lo que éstas persiguen y consiguen: “Algunas películas cuentan una historia y te impresionan. Algunas películas cuentan una historia, te impresionan y te transmiten una idea. Y otras películas cuentan una historia, te impresionan, te transmiten  una idea, y te descubren algo sobre ti mismo y los demás.” Es cierto que semejante propuesta es cuestionable, que las categorías no existen –pero son pertinentes para poner orden ahí donde, sin ellas, tal vez reinaría el caos–; son útiles para separar el cine que nos interesa (o impresiona, o transmite una idea) del que nos puede resultar indiferente o insustancial. Y yo no sé cómo seleccionas lo que ves tú, pero yo sigo con gusto las películas de algunos autores (como las Wes Anderson), las de otros sólo las sigo por oficio (como las de Oliver Stone) y hay otras que ni por eso. Las categorías, decía.

De acuerdo con la clasificación de Lumet –con la que estoy de acuerdo, dicho sea de paso– las películas del danés Lars von Trier bien caben (y caben bien) en la última categoría. Así lo creo yo, firmemente: todas y cada una de sus entregas me interesan y me apasionan; todas se constituyen en espejos incómodos que...

14/04/2011 | Enlace permanente | 3 Comentarios | Lecturas (17,442)

Para dar cuenta de su magnitud y dimensión, de su importancia y relevancia, pero sobre todo para tomar distancia con los premios Óscar, a menudo me ha parecido provechoso hacer un símil entre el mundial de futbol y el Festival de Cannes. (Mientras Óscar hace una parafernalia ostentosa para premiar casi exclusivamente lo mejor del cine norteamericano y quiere hacernos creer que ahí se juega lo mejor del mundo, lo que encuentra su mejor símil en, por ejemplo, la “serie mundial” de béisbol de una liga en la que sólo participan equipos de Estados Unidos y Canadá; mientras los norteamericanos se hacen así el ombligo del mundo, el gran cine del mundo se asolea en Cannes.) No obstante que el símil es ilustrativo, no es exacto: el futbol de selecciones no es el mejor que se pude ver y, además, al mundial se cuelan equipos de segunda, tercera y cuarta categorías (por eso la selección de México casi siempre va), para alcanzar la sección oficial de Cannes compiten centenas de cintas, y sólo ingresa lo mejor de lo mejor. Por eso, por lo general, ahí sí hay una gran competencia, de alto nivel y entre pares. Creo que en futbol no hay nada similar. No, no lo hay.

            La edición de este año, la número 64, se llevará a cabo entre el 11 y el 22 de mayo. En ella se entregará una Palma de Oro de honor a Bernardo Bertolucci. La...

Páginas

  • Más reciente
  • Más popular
Ilustración: Yazz
Te presentamos el número especial de MAGIS cuyos propósitos...
Jueves, Octubre 5, 2017 - 13:10
Salir a pasear en bicicleta. Eso es lo que María Salguero hace...
Lunes, Agosto 7, 2017 - 14:19
Kumamoto en una actividad con habitantes de su distrito. Foto: kumamoto.com
Parecía una reunión de viejos conocidos: la pequeña oficina pronto se...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
El reto permanente del ITESO es buscar la mejora continua. Foto: Carlos Díaz Corona
El ITESO es una universidad que está naciendo, y su 60 aniversario...
Martes, Agosto 1, 2017 - 00:30
sígueme
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
  • Flickr
 

issuu.com

Publicidad

Web Diana Martin